Selecciona tu país

En la actualidad, el uso del Braille es mucho más que un sistema que permite a los niños ciegos o con deficiencias visuales aprender a leer y escribir mediante un método de relieve impreso en papel. El sistema Braille aplicado a las nuevas tecnologías abre un amplio abanico de posibilidades y nuevas funcionalidades, convirtiendo al método creado por Louis Braille a mediados del siglo XIX en una amplísima herramienta para la integración educativa, social y cultural.

Nuevas posibilidades educativas, laborales y de ocio

El sistema de escritura en Braille está inmerso en un espectacular proceso de transformación, extendiéndose a campos como la informática y, en general, a las nuevas tecnologías. Hoy en día existen periféricos que transforman la información contenida en las pantallas de los ordenadores y anotadores digitales en caracteres Braille y en voz sintética.

Estos importantes avances tecnológicos comportan un extraordinario salto cualitativo para las personas ciegas, puesto que al poder utilizar los medios informáticos con rapidez y precisión, se les abren múltiples posibilidades en los campos de la educordenador Brailleación, el trabajo o el entretenimiento. Todo un sinfín de opciones y de nuevas oportunidades en el desarrollo de sus habilidades y en la puesta en práctica de acciones comunicativas absolutamente impensables unos pocos años atrás.

Esta nueva dimensión del Braille supone también nuevos y mayores retos para los maestros especializados en la enseñanza de niños con deficiencias visuales severas. Las nuevas tecnologías permiten, por un lado, aprender el Braille con mucho más rapidez y precisión y, por otro, aplicar estas enseñanzas a los entornos informáticos y de Internet.

 

Las tecnologías como complemento del Braille, no como sustituto

No se trata de sustituir al Braille por las nuevas tecnologías, sino que ambos sistemas se complementen y asocien en todo tipo de ámbitos:

  • Enseñanza del sistema Braille tradicional con el apoyo de recursos informáticos.
  • Uso de dispositivos como máquinas, regletas o teclados perkins que sirven para transformar la información de los aparatos informáticos en sistema Braille y también funcionan en la dirección contraria, es decir: convierten la escritura en Braille en texto convencional para que pueda ser leído por cualquier persona en un ordenador o cualquier otro dispositivo informático.
  • Generalizar el etiquetaje de todo tipo de productos (alimentación, medicamentos, instrucciones de instrumentos tecnológicos, etc.) para que las personas invidentes puedan acceder al máximo tipo de información posible.

El Braille es una herramienta de gran ayuda a las personas ciegas para adquirir todo la información que precisan y desarrollarse a nivel cognitivo e intelectual, además de proporcionales una gran autonomía. Es su forma de contacto habitual con la cultura y los medios de información escritos y su principal canal de aprendizaje.

Un niño ciego puede, a través del Braille, acceder al mismo grado de conocimiento que los alumnos de su misma edad y con un ritmo de aprendizaje similar. En estos momentos, gracias a las nuevas tecnologías las distancias en el ámbito educativo entre los niños con problemas visuales graves y los que no los tienen son cada vez más cortas, favoreciendo enormemente la inclusión escolar y la igualdad de oportunidades.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia