Selecciona tu país

Las discapacidades visuales severas suponen un importante hándicap para el aprendizaje de las enseñanzas básicas, como leer y escribir, lo cual dificulta enormemente el acceso de los niños ciegos o con disminución severa de su visión a las diferentes áreas del conocimiento. Afortunadamente, este problema está superado gracias al sistema de lecto-escritura conocido como Braille, que toma del nombre de su inventor Luis Braille, en el año 1829. Con este método es posible satisfacer en gran medida las necesidades educativas de las personas con estos problemas.

Un poco de historia

Louis Braille fue un eminente pedagogo francés (Coupvray, 1809 - París, 1852). A los tres años, como consecuencia de un accidente quedó totalmente ciego de ambos ojos. Braille fue de capaz de dominar totalmente su discapacidad, convirtiéndose en un destacado estudiante. Tras recibir una beca en el Institut National des Jaunes Aveugles, empezó a desarrollar un código táctil que permitiese a las personas ciegas aprender a leer y escribir de forma rápida y eficiente.

De esta forma, creó un revolucionario sistema basado en la criptografía militar y dedicó gran parte de su vida a us perfeccionamiento y expansión, aunque no fue hasta después de su muerte cuando fue realmente valorado y reconocido. Actualmente se usa en todo el mundo y ha sido adaptado a los idiomas más importantes.

El proceso de alfabetización en Braille

La mayoría de niños ciegos logran beneficiarse de este método, aprendiendo a leer y escribir, lo que les permitirá adquirir la base para desarrollar y potenciar sus capacidades de aprendizaje e intelectuales. No obstante, para lograr el éxito en el aprendizaje de este sistema se deben dar los siguientes condicionantes:

  • Los profesores debe estar altamente especializados.
  • El aprendizaje debe valorar las capacidades de cada niño y su nivel adaptación al sistema.
  • Antes de aprender el sistema Braille, el niño deber adquirir una serie de destrezas básicas de lectura y escritura adaptadas a su discapacidad.

 

sistema Braille

 

Se puede considerar que el método de alfabetización básico de un niño ciego o con graves problemas visuales es parecido al de los alumnos que ven con normalidad, con la diferencia de que en los primeros el ojo es sustituido por la yema de los dedos. Otra diferencia fundamental es que el niño vidente es capaz de enfocar la palabra entera, mientras que el que no  ve únicamente puede identificar símbolos sueltos mediante el tacto. Partiendo de esta realidad, el método más efectivo para enseñar a leer y escribir a niños ciegos suele ser el fonético, aunque también existen método especiales, como el conocido como Tomillo o el Braille grado 2, que sirven para evitar un excesivo deletreo e introducir al alumno en las formación de sílabas y palabras.

Áreas de desarrollo del niño con discapacidad visual

Desde los niveles más iniciales, este tipo de alumnos deben recibir un entrenamiento especial con el fin de potenciar el desarrollo de ciertas habilidades y sentidos que les servirán para compensar su falta de visión y así poder aprender tanto Braille como otras competencias y madurar a nivel personal, logrando los suficientes conocimientos y destrezas para llevar una vida lo más autónoma y plena posible.

Las habilidades que deben ser potenciadas al máximo son: el desarrollo motor, las destrezas auditivas y el desarrollo del lenguaje.

Desarrollo motor

Con el objeto de potenciar el sentido del tacto y el uso de sus manos para enfrentarse con éxito tanto a las tareas cotidianas como a la lecto-escritura en Braille, se deben promover actividades como:

  • Movimientos de flexibilización de muñecas y dedos.
  • Coordinación de ambos manos.
  • Actividades para motivar a los niños a reconocer formas usando solo las yemas de los dedos (percepción táctil).
  • Clasificación de texturas.
  • Avanzar con las manos en línea recta, izquierda-derecha, adelante-atrás, etc.
  • Introducción básica a la identificación de los símbolos de Braille.

Destrezas auditivas

Las experiencias auditivas ricas en sonidos con significado sirven de gran ayuda tanto para la enseñanza del Braille como para el desarrollo de un sentido que va resultar esencial en toda la experiencia vital del niño con discapacidad visual y, que en cierta forma, actuará de sustituto de su falta de visión.

  • Repetir oraciones breves.
  • Aprender canciones cortas.
  • Escuchar y obedecer órdenes.
  • Desarrollo del lenguaje.

Desarrollo del lenguaje

Es importante que los niños desarrollen un lenguaje cuyo significado esté basado en experiencias concretas y donde tiene un gran valor el conocimiento de la lectura en Braille. Se debe motivar a los niños a familiarizarse con el Braille, primero simplemente tocando libros en este sistema para familiarizase con el tacto. En esta cuestión juegan un papel fundamental los padres, que deberían aprender también Braille para estimularles y comprender desde dentro el proceso de aprendizaje de sus hijos.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia