Selecciona tu país

Finlandia, considerado el país con el mejor sistema educativo del mundo, lo que queda refrendado por sus excelentes resultados en los informes PISA, se ha propuesto también lograr la excelencia en la prevención del acoso escolar (buylling). Para ello, en el año 2007 comenzó a implantar el sistema KIVA para combatir el acoso escolar. Actualmente, el programa se aplica con gran éxito en un 90% de las escuelas finlandesas y ha sido exportado a una decena de países, incluidos Holanda, Reino Unido, Bélgica, Italia o EEUU, aunque no se utiliza en España.

Dos terribles tiroteos impulsaron la puesta en marcha de KIVA

En finlandés coloquial, la palabra Kiva se usa para describir algo agradable, pero al mismo tiempo es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan (que en español podría traducirse por contra el acoso escolar). Se trata de un programa desarrollado por la Universidad de Turko a raíz de dos sucesos que sacudieron a la opinión pública finlandesa y que suponen dos terribles puntos negros en la historia del país nórdico. En noviembre del año 2007, un joven de tan solo 18 años irrumpió en su propia escuela de la localidad de Jokela (Tuusula) y asesinó a tiros a 8 personas antes de suicidarse. Apenas un año después, un suceso similar se repitió en el centro de Kauhajoki, en el oeste del país, con el resultado de 10 personas muertas, incluido el autor de la matanza, un chico de 22 años que puso fin a su vida con un tiro en la sien.

En realidad nunca se demostró que estos luctuosos hechos, por otro lado incomprensibles en un país con un muy bajo nivel de delincuencia y actos violentos, tuviesen algo que ver con el acoso escolar, pero el gobierno finlandés optó por tomar una posición preventiva poniendo en marcha ambiciosos programas para evitar posibles suicidios o acciones violentas relacionados con el sistema educativo.

¿En que consiste el programa KIVA?

Se trata de un sistema que otorga tanta importancia a la prevención del acoso como a su resolución, priorizando el diálogo y el consenso sobre medidas de carácter disciplinario, llevado a cabo por un grupo de profesores de cada centro que, tras entrar en el programa de forma voluntaria, reciben una formación especializada.

En el ámbito preventivo, los estudiantes acuden a unas 20 de clases donde aprenden a reconocer el acoso y se realizan ejercicios para mejorar la convivencia. Estas clases se reparten durante tres etapas de su vida escolar: a los 7, 10 y 13 años.

Cuando se ha detectado el bullying, los docentes que integran el programa KIVA actúan siguiendo el siguiente protocolo: en primer lugar se entrevistan, con la víctima, el acosador o grupo de acosadores, los instigadores, observadores pasivos y con todos aquellos alumnos que tengan alguna relación con la situación de acoso. El segundo paso es comunicar los hechos a los padres de víctimas y agresores, lo que únicamente se hace en el momento que consideran oportuno.

Lo normal es que, tras la entrevista, en la cual el acosador es apercibido, éste deje de hacerlo. No obstante, se dan casos más complicados, donde se producen reincidencias que han de ser atajadas con métodos más drásticos, como la separación de los implicados en distintos colegios. El último paso es realizar un seguimiento del caso.

Tras varios años de funcionamiento del proyecto KIVA, los casos de acoso escolar en Finlandia se han reducido en más de un 60% y, hasta la fecha, no se ha vuelto a producir ningún caso de violencia extrema

Los miembros del grupo contra el acoso (que suelen ser 4, aunque el número puede variar) se compone de maestros seleccionados por el director de cada centro, teniendo en cuenta su motivación y cualificaciones universitarias en temas relacionados con la violencia escolar o estudios de comportamiento de grupos.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia