Para muchos un tratamiento Alzheimer ahora mismo no es más que una utopía. Y llevan razón, a medias. Un tratamiento curativo del Alzheimer no existe, pero sí existen tratamientos Alzheimer sintomáticos.

Y estos últimos pueden ser farmacológicos y no farmacológicos. Dentro de los tratamientos de la enfermedad de Alzheimer que no usan fármacos para generar beneficios a los enfermos la tecnología ha logrado ocupar un lugar importante.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

Allí donde no hay soluciones el mundo tecnológico ofrece algo igualmente valioso: opciones y ciertos beneficios ¿Qué tecnologías se emplean en el tratamiento del Alzheimer? A continuación te mencionamos las más importantes.

 

El tratamiento Alzheimer en la era digital

Plataformas de estimulación cognitiva

Son actividades, que pueden realizarse en el ordenador o desde un móvil, dirigidas a estimular o entrenar procesos cognitivos específicos, como la memoria, el lenguaje, las funciones ejecutivas o la atención.

Estas plataformas han ido creciendo en número y posibilidades. Las hay directamente orientadas a centros residenciales, como NeuronUp, mientras otras persiguen un público más general, como Lumosity o Elevate.

Se configuran en función del grado de deterioro cognitivo de cada usuario, de manera que es posible usarlas en el tratamiento del Alzheimer en fase moderada.

Roboterapia

Desde que una foca de ojos cándidos demostró que un robot en forma de mascota podía llegar a conmover a una persona con alzhéimer avanzado, la implementación de la roboterapia en los centros residenciales no ha dejado de crecer.

Al inicio los robots eran usados para estimular afectivamente al enfermo, pero en la actualidad hay modelos, como el famoso Pepper de la empresa francesa Aldebaran, que se emplean en sesiones de fisioterapia.

La roboterapia es especialmente útil en fase avanzada de demencia, logrando reacciones en los enfermos que muchas veces sorprenden.

Pizarras digitales

Con actividades semejantes a las que podemos encontrar en las plataformas de estimulación cognitiva, las pizarras digitales permiten trabajar de forma grupal. Generalmente las sesiones se desarrollan en presencia de un terapeuta, que dirige el proceso.

Como desventaja en el tratamiento Alzheimer, las pizarras digitales ofrecen poca diversidad de actividades y su uso es menos intuitivo que las plataformas de estimulación cognitiva.

Wiiterapia

Especialmente útil en fase leve y moderada de demencia, la wiiterapia utiliza los juegos de esta consola con un objetivo terapéutico.

Las sesiones generalmente incluyen pocos participantes, alrededor de dos o tres, y se desarrollan en presencia de un terapeuta que se asegura de que la wiiterapia sea más que un juego, una terapia.

Realidad virtual

Poco desarrollada hasta el momento, pero con ejemplos que hacen pensar que hay mucho potencial en esta tecnología para desarrollar terapias para el alzhéimer.

En Australia se han creado bosques virtuales que permiten a las personas con demencia disfrutar de primaveras constantes. Cognitivamente aún no se ha investigado el impacto que pueden tener, pero sí contribuye a generar bienestar en el enfermo.

 

Alcance de la tecnología en el tratamiento del Alzheimer

Las tecnologías que hemos ido describiendo tienen un alcance limitado. Ninguna influye en el curso de la enfermedad, solo ayudan a mejorar temporalmente algunos síntomas, como las alteraciones del comportamiento.

En el caso de las plataformas de estimulación cognitiva, la evidencia es contradictoria. Algunos estudios apuntan a que sí son capaces de enlentecer el ritmo de deterioro de los enfermos, mientras otras investigaciones dicen lo contrario.

Lo que nadie niega a las terapias con base tecnológica para el Alzheimer es que ofrecen a los enfermos momentos de bienestar y el impacto psicoafectivo es en sí mismo un efecto terapéutico.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia