Selecciona tu país

El acoso escolar o bullying es un problema de primer orden, con una gran prevalencia y terribles consecuencias, que no sólo afectan a la comunidad educativa, sino también toda a la sociedad en general. Las causas del bullying son complejas y afectan a diversas variables, teniendo muchas de ellas su origen fuera de la escuela, como sería el caso de un entorno social permisivo o justificador de las actitudes violentas.

Además de producirse, por definición, fuera de la vista de los adultos y de que los nuevos modelos de acoso, como el ciberbullying, favorecen el anonimato, existe otro factor clave a la hora de retrasar o dificultar la detección y resolución de las situaciones de acoso escolar: las falsas creencias sobre el buylling.

buenas prácticas bullying  

 

Principales efectos negativos del bullying en las víctimas

Por desgracia, quien se lleva la peor parte en las situaciones de acoso escolar son, lógicamente, la persona más débil o en condición de inferioridad: nos referimos a las víctimas.

  • Baja autoestima.
  • Actitudes pasivas.
  • Trastornos emocionales.
  • Problemas psicosomáticos.
  • Depresión, ansiedad y pensamientos suicidas.
  • Pérdida de interés por los estudios, lo que puede desencadenar en un menor rendimiento y fracaso escolar.
  • Aparición de trastornos fóbicos.
  • Sentimientos de culpabilidad.
  • Alteraciones de la conducta: intromisión, introversión, timidez. aislamiento social y soledad.
  • Problemas en las relaciones sociales y familiares.
  • Baja satisfacción familiar.
  • Baja responsabilidad, actividad y eficacia.
  • Síndrome de estrés postraumático.
  • Rechazo a la escuela.
  • Manifestaciones neuróticas y de ira.
  • Faltas de asistencia a la escuela e incluso abandono de los estudios.

En casos extremos, el acoso escolar ha conducido al suicido a algunas víctimas y sus perniciosos efectos para la salud física, mental y emocional del individuo pueden llegar a cronificarse, acompañando a la víctima durante toda su vida.  

Descarga nuestra guía gratuita: Resolución de conflictos en la escuela

Efectos del acoso escolar en el agresor

Pese a que no les provoca un sufrimiento directo, como ocurre con las víctimas, algunos estudios indican que los acosadores pueden encontrarse en la antesala de las conductas delictivas. Aunque resulte paradójico, con su execrable actitud los acosadores consigue frecuentemente la aprobación y hasta la admiración de algunos de sus compañeros, lo cual les hacen reforzar sus actitudes intimidatorias al lograr, al menos momentáneamente, el éxito con las mismas. Este patrón de comportamiento tiene las siguientes consecuencias para el agresor:

  • Falta de control.
  • Actitud violenta irritable, impulsiva e intolerante.
  • Muestras de autoridad exagerada.
  • Imposición de sus puntos de vista y consecución de sus objetivos mediante la fuerza y la amenaza.
  • Relaciones sociales y familiares problemáticas.
  • Pérdida de interés por los estudios y fracaso escolar.

 

Consecuencias en los instigadores o espectadores pasivos

Las consecuencias para la masa silenciosa, los chicos y chicas que mantienen una actitud condescendiente con el acoso y pasiva ante el sufrimiento ajeno, no son tan evidentes. Sin embargo, pueden provocar en los sujetos pasivos la  sensación o convencimiento de que no se puede o que es mejor no hacer nada frente a la injusticia, dando como resultado al afianzamiento de una personalidad temerosa, donde valores como el esfuerzo, la tolerancia o el afán de superación brillen por su ausencia.  

 

Ebook GRATIS: Nutricion

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia