Selecciona tu país

Factores personales de los propios alumnos como la falta de motivación, dificultades de aprendizaje o inmadurez, entornos familiares o sociales poco favorecedores para una buena integración escolar, fallos en el sistema educativo y en la organización de los centros, métodos de enseñanza obsoletos y anticuados o currículos demasiado rígidos. Estas son los motivos más comunes y recurrentes a la hora de enumerar las causas del bajo rendimiento escolar en una buena parte de los alumnos. Sin embargo, existe otra cuestión poco conocida y tratada que, según algunos expertos, también tiene una importante influencia en el fracaso escolar: las deficiencias en el sistema de evaluación.

exámenes

Principales errores a la hora de evaluar

¿Son justos los sistemas y criterios para evaluar a los alumnos? El tema es complejo y no cabe duda de que, al menos en el sistema educativo español, se ha evolucionado mucho en este aspecto, pasando de un sistema basado casi exclusivamente en la nota obtenida en los exámenes a la evaluación continua donde en la nota final se tienen en cuenta factores como la actitud, el comportamiento y la progresión del alumno.

No obstante, muchos expertos han identificado una serie de fallos o errores que todavía están presentes en los sistemas de evaluación más utilizados, especialmente en las etapas educativas superiores: bachillerato y, sobretodo, en la universidad:

  • Errores subjetivos o arbitrarios par parte de los profesionales (profesores y maestros) encargados de evaluar.
  • Posibilidad de que evaluadores distintos puedan adjudicar calificaciones diferentes al mismo trabajo o examen.
  • Uso de instrumentos de evaluación poco eficientes o incoherentes para determinar el éxito o el fracaso escolar.
  • Dependencia excesiva del nivel de exigencia de cada profesor, preferencias o puntos de vista personales.
  • Sobrevaloración de las capacidades repetitivas o memorísticas de los alumnos en muchas pruebas evaluativas.
  • Ignorar los procesos personales y subyacentes al aprendizaje del alumno, así como su esfuerzo e interés.

La evaluación cualitativa

Los defensores de la evaluación cualitativa exigen un mayor equilibrio entre los métodos evaluativos de carácter cuantitativo, basados en los "clásicos" exámenes y los cualitativos, donde se conceda un mayor peso en la nota final a:

  • Las características individuales de cada alumno: necesidades educativas especiales (NEE), dificultades específicas de aprendizaje, progresión, esfuerzo, motivación, etc.
  • Adaptación de los sistemas de evaluación a cada alumno de manera individual en los casos necesarios, igual que se hace con el currículo.
  • Ampliar a la educación secundaria (ESO, FP, Bachillerato) y universitaria el apoyo y refuerzo individual en los aspectos necesarios, ya que las dificultades de aprendizaje pueden tener lugar durante toda la etapa educativa, no solamente en las etapas infantil y primaria. Incluso pueden sobrevenir problemas relacionados con el aprendizaje también en la edad adulta, como consecuencia de enfermedades sobrevenidas o cualquier otro motivo

La evaluación cualitativa puede significar ciertas modificaciones en la toma de conciencia de los roles, funciones, actitudes y tareas tanto de alumnos como de profesores.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia