Selecciona tu país

Para lograr la integración educativa de todos los alumnos en el aula ordinaria es necesario promover una educación inclusiva, es decir, un aprendizaje personalizado diseñado a la medida de un grupo de escolares homogéneos en edad, pero atendiendo a sus necesidades individuales de aprendizaje, habilidades y niveles de competencia.

La integración se fundamenta en un concepto u objetivo básico: proporcionar el apoyo necesario dentro del aula ordinaria para educar a cada niño de la manera que éste precisa, atendiendo las diferencias en el nivel de competencias y necesidades individuales de cada alumno desde la pluralidad y la diversidad.

Indicadores que favorecen la integración

Existen una serie de indicadores que, desde diferentes perspectivas como la filosofía de trabajo, las características del centro, la relación con la familia o las actitudes y competencias del profesorado inciden positivamente en una integración en el aula por encima de diferencias, culturales, discapacidades físicas o psíquicas, problemas individuales de aprendizaje, etc.

Política educativa

La integración escolar es mucho más fácil de conseguir cuando las políticas educativas se rigen por los siguientes valores, métodos y filosofía de trabajo y actuación:

  • Concepción de la educación en términos de construcción, entre todos los agentes implicados, de una comunidad educativa: profesores, padres y alumnos.
  • Flexibilidad en el currículo, evaluación, promoción y organización.
  • Atención a todo tipo de diversidades: nacionalidad, cultura, capacidad, ritmo y necesidades de aprendizaje de cada alumno.
  • Metodología educativa centrada principalmente en las características del alumno y no tanto en los contenidos.
  • Fomentar y promulgar los siguientes valores: humanización, criterio y normalización, democracia y justicia.

Características del centro 

Para propiciar la integración es necesario que el colegio o centro educativo cumpla las siguientes características:

  • Está abierto a su entorno: familias, instituciones, cultura, empresas, etc.
  • Disponga de aulas preparadas y compartidas para las Necesidades Educativas Especiales (NEE) y la inserción de los alumnos que lo precisen.
  • Potencie la máxima participación de los alumnos con NEE para que se integren lo más posible en la vida del centro.

Relaciones con la familia

Ninguna familia puede quedar al margen de la educación de sus hijos. Para ello es necesario:

  • Acoger, formar y acompañar a familiar con problemas de integración social y escolar.
  • Potenciar la participación de los padres en la organización y vida escolar.
  • Fomentar encuentros, relaciones y fiestas que propicien la expresión de la pluralidad cultural.
  • Recoger y valorar sugerencias sobre el grado de satisfacción familiar y social del centro y las posibles mejoras.

Proyecto educativo del centro

Para propiciar la inclusión educativa de todos los alumnos sin excepción y estrechar los vínculos es necesario que desde el colegio:

  • Se preste especial atención a los niños con mayor riesgo de fracaso escolar, exclusión social y NEE.
  • Se recojan expresiones multiculturales de todo tipo: religiosas, culturales, festivas, etc., siempre desde el respeto y la tolerancia.
  • Se tengan cuenta los cambios que puedan darse en el conjunto del centro y en cada uno de los alumnos.
  • Se utilicen las nuevas tecnologías (TIC) y las estrategias más adecuadas de aprendizaje,

Propuesta curricular

No hay peor enemigo para la integración que la excesiva rigidez y los planteamientos únicos e inamovibles. Por eso es necesario que el colegio se base en un currículo con las siguientes características:

  • Flexible y abierto a los cambios y los alumnos con NEE.
  • Para casos particulares, es conveniente la realización de adaptaciones curriculares individuales.
  • Diseño del programa por un equipo multidisciplinar que asegura las aportaciones de expertos.

Profesorado

El equipo docente juega, lógicamente, un papel absolutamente capital en el proceso de integración. Por ello es necesario que:

  • Los profesores tengan una relación muy cercana y personal con cada uno de sus alumnos.
  • Planifiquen y trabajen en equipo, aportando ideas y nuevas propuestas que faciliten y añadan calidad y eficacia a los métodos de enseñanza.
  • Se reciclen constantemente en los nuevos métodos y recursos de aprendizaje.

integracion educativa en el aula ordinaria

La experiencia demuestra que la integración en el aula ordinaria es posible, incluso con alumnos con ciertos grados de síndrome de Down o trastorno del espectro autista. Es cuestión de contar con el apoyo necesario, que se puede realizar tanto dentro como fuera del aula, y el uso de técnicas especializadas como los pictogramas o la adaptación de temarios y currículos.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia