Selecciona tu país

El TDAH es un patrón de comportamiento cuyos síntomas son de carácter cognitivo conductual y se caracterizan por falta de atención y un cierto grado de hiperactividad e impulsividad. Se sabe que este síndrome tiene una base neurológica, aunque no se conoce su causa específica.

El diagnóstico de TDAH es un tema muy controvertido y alrededor del mismo en ocasiones se tratan de justificar problemáticas tan diversas y complejas como: el fracaso escolar, los trastornos de conducta adolescente o las malas relaciones interpersonales en el núcleo familiar.

Unable to Be Creative

Es frecuente que muchas personas, sin ser especialistas ni tener los conocimientos necesarios sobre la materia opinen sobre el tema, vertiendo ideas falsas o poco rigurosas. Este contexto ha propiciado la aparición de muchos detractores que opinan que se está sobre diagnosticando este síndrome o que su aumento se debe a la falta de autoridad y la permisividad de padres y educadores.

El diagnóstico del TDAH

Para que un niño sea diagnosticado formal y rigurosamente de TDAH debe pasar antes por un completo proceso que incluye:

  • Verificación de que el trastorno se da en dos ámbitos: el educativo y el socio-familiar.
  • Constatación tanto por los centros educativos como por los servicios de orientación.
  • Realizar varias pruebas y cuestionarios de observación hechos de forma directa e indirecta.
  • Confirmación del diagnóstico por el pediatra o médico de atención primaria y por los servicios de orientación.

Impacto del TDAH en el rendimiento académico

Con frecuencia, el TDAH se encuentra asociado con diversas dificultades de aprendizaje: trastornos de lectura, escritura, cálculo, etc., lo cual acaba provocando un impacto negativo en el rendimiento de estos chicos y chicas.

Existen estudios que han calculado el impacto del TDAH en el rendimiento académico en los siguientes porcentajes:

  • Un 56% de los alumnos diagnosticados de TDAH requiere tutorías académicas.
  • El 30% repite uno o más cursos escolares.
  • Entre el 30-40% precisa asistir a clases de apoyo.
  • Entre un 10-35% no termina con éxito la ESO (fracaso escolar).

La intervención en el aula ordinaria

Las siguientes recomendaciones se enmarcan en el concepto de educación inclusiva en el aula ordinaria y están enfocadas a satisfacer las necesidades educativas especiales (NEE) de los niños y niñas con TEA, para que logren unos buenos niveles de integración y rendimiento:

  •  Adaptar la metodología de enseñanza a sus características. A los chicos con TEA les cuesta más que al resto de compañeros mantener la atención, por lo que es necesario espaciar las explicaciones y actividades con periodos de descanso, apostar por un modelo de enseñanza multisensorial y fomentar el uso de tecnologías de la información y la comunicación (TICs).
  • Adecuación de los currículos y formas de evaluación. En ocasiones, se comete el error de, con el objeto de preservar una igualdad mal entendida, uniformizar excesivamente los contenidos, exámenes y pruebas. Paradójicamente, esta forma de actuar crea, involuntariamente, una forma de exclusión en forma de suspensos y fracaso escolar. La solución pasa por adaptar tantos los currículos como los criterios de evaluación de forma individualizada.
  • Conferir mayor importancia a la figura del tutor. El responsable directo de estos alumnos ha de ser el tutor, por lo que es fundamental que reciba la formación adecuada y se le faciliten los recursos necesarios para poder realizar una atención y un seguimiento individualizado con estos chicos.

Los pobres resultados académicos de un alto porcentaje de los niños con TDAH son provocados, principalmente, por una falta de adaptabilidad del sistema educativo y no tanto por una cuestión de falta de interés y esfuerzo personal, como tradicionalmente se creía.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia