Selecciona tu país

El TDAH (trastorno del déficit de atención con hiperactividad) es un problema muy frecuente en las aulas ordinarias, estimándose que aproximadamente un 5% de los alumnos y alumnas lo padecen en mayor o menor grado

Estos chicos son impulsivos y a veces desordenados, tienen mucha actividad y les cuesta estarse quietos y muestran problemas de concentración. Estos patrones de conducta les puede originar problemas para seguir el ritmo de la clase y concentrarse en las tareas. El resultado puede ser un rendimiento académico pobre en relación a su potencial, ya que los chicos  y chicas con TDAH en ningún caso presentan un déficit  intelectual.

 

La integración de los alumnos con TDAH

La educación no puede, bajo ningún concepto, excluir a nadie por padecer un síntoma como el TDAH. Al contrario, desde el aula ordinaria se debe poner en marcha todos las acciones y los mecanismo posibles para favorecer la integración de estos chicos y chicas, ayudándoles a desarrollar destrezas sociales y de lenguaje, con el objetivo de formar ciudadanos dignos, autónomos y capaces de desenvolverse en la sociedad.

Para conseguir la integración total y que el alumno con TDAH acabe desarrollando todo su potencial en el aula ordinario es preciso:

  • Involucrar no solo a los profesores, sino también a padres y alumnos y compañeros. Esto implica una labor de información sobre qué es el TDAH Y y cómo tratarlo. El desconocimiento es el peor enemigo de la integración y se debe luchar contra él con todas las fuerzas.
  • Reforzar la educación del niño con el fin de que consiga superar sus problemas de aprendizaje y concentración con los medios oportunos: una formación más individualizada, unas horas de clase con un profesor de apoyo…
  • En caso necesario, realizar una adaptación del currículum y/o de los criterios de evaluación.
  • Tratar de minimizar los efectos adversos que pueden tener determinados comportamientos del niño, derivados de aspectos como la impulsividad, la falta de autocontrol, o los comportamientos disruptivos en los que puede incurrir, etc.
  • Establecer en el aula la planificación, organización y condiciones más idóneas para lograr que los individuos con TDAH se desarrollen de forma plena e integral.iStock_000046061938_Large-683x1024

En la integración de los niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad es necesario que el docente plantee un ambiente participativo y tolerante, ya que estos niños, por sus características y conductas específicas, precisan de un apoyo y un modelo a seguir.

Posteriormente, en la medida que el alumno o alumna se sienta cómodo y en ambientes de tranquilidad, esto lo llevará a bajar sus niveles de agresividad y de intranquilidad, reforzando la confianza en sí mismo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia