Características y buenas prácticas para la educación inclusiva-IMG
Educación

Características y buenas prácticas para la educación inclusiva

Equipo de Expertos en Educación

La educación inclusiva se caracteriza principalmente por tener un objetivo muy claro: que todos los niños y jóvenes de una determinada comunidad desarrollen su etapa escolar en un mismo centro y en aula ordinaria, sin que tenga lugar ningún tipo de separación en función de unas determinadas condiciones personales, sociales o culturales. 

iStock_000016533242_Medium-1024x728

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) define la educación inclusiva como el «derecho de todos los alumnos a recibir una educación de calidad que satisfaga sus necesidades básicas de aprendizaje y enriquezca sus vidas».

El concepto de inclusión es integral y completo, incluyendo también a aquellos niños que presentan algún tipo de discapacidad o trastorno del aprendizaje.

Características de la educación inclusiva

Para poder llevar a la práctica la idea de una escuela donde todos tengan cabida de una forma natural, armoniosa y sin conflictos significativos, y que además resulte exitosa a la hora de extraer el máximo potencial individual de cada alumno o alumna, es necesario que se den las siguientes características:

  • El principio rector y filosófico de un proyecto educativo inclusivo debe basarse en el concepto de NOSOTROS como sinónimo de COMUNIDAD.
  • Debe ser una escuela flexible en su currículo, evaluación, promoción y organización.
  • La escuela debe estar enfocada y prestar una gran atención a la diversidad de intereses, capacidades, ritmos y necesidades de aprendizaje de cada alumno de manera individual.
  • Humanización, libertad, democracia, justicia e igualdad de oportunidades deben ser los principales valores por los que se rijan las diversas actuaciones y actividades de la escuela.
  • A nivel metodológico, el enfoque ha de centrase en las características del alumno y no tanto en los contenidos.

Para la UNESCO, la educación inclusiva debe caracterizarse por prestar especial atención a los grupos marginales y vulnerables con una voluntad integradora, buscando la máxima calidad y el desarrollo del máximo potencial de cada persona.

La Organización distingue entre 6 grandes grupos de niños en situación de marginalidad y exclusión social, recomendando una serie de intervenciones y pautas de actuación en cada uno de ellos:

Niños gitanos

Pese a los esfuerzos realizados para ampliar y mejorar la educación que se brinda a los niños gitanos o romaníes, se calcula que en la actualidad el 50% de los que viven en Europa no llegan a completar la enseñanza primaria. Por este motivo, la UNESCO ha iniciado un programa de colaboración con el Consejo de Europa con el objeto de garantizar los derechos de esos niños a recibir educación básica, con especial atención a la mejora del acceso a las oportunidades educativas.

Algunos ámbitos de actuación recomendados para niños gitanos son:

  • Desarrollar relaciones personales de confianza con padres y miembros influyentes de los clanes gitanos.
  • Dar apoyo institucional y formación a las ONG gitanas.
  • Generar oportunidades de formación, desarrollo, pasantías y financiación para la generación de hombres y mujeres romaníes, ya que en el futuro serán los dirigentes de los movimientos gitanos nacionales e internacionales.
  • Promover el acceso de las mujeres de origen gitano a las instituciones públicas.

Niños de la calle

Para los millones de niños de la calle que existen en el mundo, la educación es el medio más eficaz de lograr la reinserción social. Las características y líneas de intervención de la educación inclusiva respecto a estos niños deben ser:

  • Sensibilizar al público en general acerca de los niños de la calle y su derecho a recibir, como el resto de niños, educación.
  • Brindar apoyo técnico a las organizaciones e instituciones con miras a satisfacer las necesidades básicas de esos menores.
  • Fortalecer las iniciativas conjuntas entre los sectores público y privado, en los planos nacional e internacional, para que estas acciones sean constantes y eficaces.

Niños trabajadores

Promover la educación paras todos es la herramienta fundamental para prevenir el trabajo infantil, ya que muchas veces este constituye un obstáculo para que los niños asistan a la escuela. El acceso universal a la educación y, en particular, a la enseñanza de calidad gratuita y obligatoria hasta la edad mínima que fija la ley para empezar a trabajar, es un derecho básico que se ha de conseguir en todos los países del mundo.

Alumnos con discapacidad

La educación inclusiva debe garantizar la escolarización de todas las personas (salvo casos muy excepcionales) en el aula ordinaria, sin que tener algún tipo de discapacidad intelectual o física sea motivo de segregación o exclusión. En este aspecto, la educación inclusiva debe poner todo el esfuerzo y medios en lograr:

  • Ofrecer el apoyo y refuerzo necesario a los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) para que se integren lo mejor posible.
  • Fomentar la capacitación de docentes y el uso de las tecnologías de la información (TIC) en la enseñanza de las personas con discapacidad.

Pueblo indígena

Se calcula que existen en el mundo unos 370 millones de indígenas, que representan alrededor del 5% del total de la población mundial. Por lo tanto, la educación inclusiva debe favorecer la inclusión de estos alumnos, defendiendo al mismo tiempo su idiosincrasia.

Alumnos de poblaciones rurales

En las zonas rurales de los países menos desarrollados es habitual que la población carezca de  servicios sociales básicos, incluida la educación, siendo también muy habitual que los niños no sean enviados a la escuela para poder utilizarlos como mano de obra barata en condiciones de esclavitud.

La líneas de actuación específicas de la educación inclusiva en las zonas rurales son:

  • Fomentar e incentivar a los maestros de las zonas rurales con mejores salarios y otros alicientes.
  • Combatir el absentismo escolar, informando a las autoridades y denunciando los hechos.

Para la UNESCO, el horizonte de la educación inclusiva debe tener un objetivo final con un enfoque más amplio del ámbito exclusivamente académico: terminar con todas las modalidades de discriminación y fomentar la cohesión social.

Buenas prácticas para la educación inclusiva

En base al concepto de escuelas para todos y de las características anteriormente reseñadas, existen una serie de buenas prácticas que favorecen la inclusión en el ámbito escolar.

  • Facilitar la diversificación de la enseñanza y la personalización de las diversas experiencias de aprendizaje.
  • Fomentar la participación de los padres en los siguientes ámbitos: actividades de la escuela, apoyo en determinados aprendizajes y control de los progresos de sus hijos.
  • Diálogo y consenso de todos los miembros de la comunidad educativa: profesores, padres y todos los alumnos.
  • El centro debe estar abierto a su entorno y realizar acciones conjuntas con instituciones, asociaciones culturales, empresas, etc.
  • Contar con los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE): profesores de apoyo, material informático y didáctico, clases especiales para llevar a cabo algún tipo de aprendizaje específico, aunque lo ideal es que la inmensa mayoría de las clases se realicen en el aula ordinaria.
  • Crear lazos de convivencia y tolerancia entre toda la comunidad escolar.
  • Prevenir la exclusión por motivos culturales, favoreciendo la adaptación de los alumnos inmigrantes y realizando actividades que fomenten la aceptación de la diversidad y la interculturalidad (visión positiva y enriquecedora de la mezcla de culturas).
  • Crear una relación cálida y de confianza entre los profesores y los alumnos y sus familias.

La educación inclusiva debe beneficiar, cubrir las necesidades, y estar a la altura de las expectativas tanto de los alumnos con necesidades especiales como de los que no las tienen. De igual modo, debe atender tanto a los chicos procedentes de culturas diferentes como de la autóctona o mayoritaria. Un enfoque excesivo en las minorías, aun realizado de forma inconsciente, puede conducir a la paradoja de que, buscando la inclusión, se reavive el conflicto entre alumnos, o el malestar entre los chicos que por tener unas capacidades o perfil más estándar puedan sentirse menos atendidos o valorados.

Solicitar información

Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U., tratará sus datos personales para contactarle e informarle del programa seleccionado de cara a las dos próximas convocatorias del mismo, siendo eliminados una vez facilitada dicha información y/o transcurridas las citadas convocatorias.

Ud. podrá ejercer los derechos de acceso, supresión, rectificación, oposición, limitación y portabilidad, mediante carta a Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U. - Apartado de Correos 221 de Barcelona, o remitiendo un email a [email protected]. Asimismo, cuando lo considere oportuno podrá presentar una reclamación ante la Agencia Española de protección de datos.

Podrá ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos mediante escrito dirigido a [email protected] o a Grupo Planeta, At.: Delegado de Protección de Datos, Avda. Diagonal 662-664, 08034 Barcelona.