Selecciona tu país

El fracaso escolar y el abandono del periodo educativo obligatorio y postobligatorio constituyen factores de riesgo de exclusión social y pobreza, afectando negativamente a la evolución personal y profesional de los jóvenes afectados. Este problema es particularmente intenso en España donde según los datos publicados por la oficina de estadística comunitaria Eurostat un 23,5% de los jóvenes españoles abandonaron la enseñanza prematuramente el pasado año 2013, el doble de la media comunitaria situada en el 11,9%.

Motivos del fracaso escolar

Para poder prevenir el fracaso escolar es imprescindible conocer sus motivos, que son múltiples y relacionados con esferas diversas: personal, familiar y social. Estos serían los cinco condicionantes más comunes:

  1. El entorno en que vive alumno. Es una pieza fundamental para el desarrollo de los comportamientos y actitudes de niños y adolescentes, entrando en juego aspectos, culturales y socio-económicos.
  2. El sistema educativo. Las medidas que desde la escuela y las instancias educativas superiores se proponen para hacer frente a esta problemática se muestran insuficientes en la práctica, por lo que los índices de bajo rendimiento escolar y abandono prematuro se perpetúan en el tiempo.
  3. Situación familiar. Circunstancias por desgracia muy comunes como la precariedad económica, las relaciones familiares complicadas y, algunas veces, la escasa importancia otorgada a la educación en algunos grupos son problemas asociados al fracaso escolar.
  4. El grupo de iguales. Los compañeros pueden ejercer una influencia negativa en la toma de decisiones de cada sujeto.
  5. El propio alumno. Por supuesto, la personalidad de cada cual y sus capacidades e intereses juegan un papel básico en el rendimiento escolar finalmente alcanzado.

fracaso escolar

Intervenciones contra el fracaso escolar

Una vez conocidas la causas, se pueden planificar y ejecutar estrategias que contribuyan a solucionar, o al menos mejorar, cada una de las diversas problemáticas. Estos serían los principales programas de intervención.

  1. Prevención y control del absentismo escolar. Campañas de información y concienciación a los alumnos y, especialmente, a las familias de ciertos colectivos de la importancia de la educación para el desarrollo personal de los niños y jóvenes y para su integración en la sociedad y el mundo laboral.
  2. Mejora del éxito escolar. Replantearse las políticas educativas a nivel de materias, currículos y metodologías, buscando siempre su renovación y adaptación a las necesidades actuales y a un entorno social, laboral y tecnológico en constante evolución.
  3. Atención de las necesidades individuales. Favorecer la motivación del alumno con métodos más amables y amenos, fomentando el uso de recursos innovadores ligados sobre todo a las nuevas tecnologías (TICs). También es muy importante detectar los problemas de aprendizaje que pueda tener cada alumno y sus causas: problemas físicos, psicológicos, emocionales, dislexia, trastornos del espectro autista (TEA), etc.
  4. Potenciar los programas de alumnos con NEE. Muchos niños y adolescentes precisan de necesidades educativas especiales (NEE), las cuales no siempre obedecen a una discapacidad física o intelectual. Para evitar que estas personas caigan en el fracaso escolar es necesario un diagnóstico precoz de su problema y, posteriormente, la puesta en marcha de programas de apoyo o refuerzo escolar y, en ciertos, casos de adaptación individualizada del currículo.

Para que todos estos factores de intervención tengan éxito es necesaria una mayor inversión en personal especializado y medios de todo tipo, así como una corresponsabilidad e implicación de todas las partes. Esta línea de trabajo, continuada y potenciada en el tiempo es la mejor forma de: mejorar la motivación y rendimiento de los alumnos, contribuir a la adquisición de las destrezas suficientes y configurar el contexto adecuada que evite el absentismo continuado y, finalmente, el abandono prematuro de los estudios.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia