Selecciona tu país

Estudiar un MBA: 4 + 1 claves para la elección

En España un profesional puede optar a una amplia variedad de programas Máster MBA. Presenciales u online, estudiar MBA con becas o sin ellas, hacerlo en su localidad o en otras, en centros de prestigio internacional o no. Con una oferta así de completa, no es tarea fácil seleccionar el programa y la escuela de negocios adecuados.

Sin embargo, la elección del Máster MBA requiere tomar la decisión correcta. Al fin y al cabo, tendrá un impacto en toda la carrera profesional.

Por qué estudiar un MBA

Elegir estudiar un MBA en tiempos difíciles es algo que no todo el mundo se plantea. Pero no todas las personas son iguales ni todos los profesionales llegan a triunfar en sus áreas de la misma forma.

La decisión de cursar un MBA en este momento depende en gran medida de factores personales y locales, como el presupuesto, los confinamientos y las restricciones de viaje. Sin embargo, es probable que la recesión económica anime a muchos a dar el paso. Quienes ya saben por qué estudiar un MBA no tienen dudas de que, para salir adelante en el delicado momento que vivimos se necesitan nuevas ideas.

Descarga nuestra guía gratuita: El impacto de un MBA en tu desarrollo profesional

Quienes no lo tienen claro deberían tomar nota de las principales razones que explican por  qué estudiar un MBA para enfrentarse a los desafíos y aprovechar las oportunidades de la recesión. Son las siguientes:

Aumento de la demanda de perfiles mejor preparados

Obtener un MBA durante la pandemia de COVID-19 no es un simple pasatiempo mientras está en cuarentena. En realidad, puede ser una medida inteligente para capear la tormenta económica que dejará la pandemia a su paso.

Los expertos coinciden en que las consecuencias económicas causadas por el COVID-19 desencadenarán una recesión, y eso, históricamente, ha provocado siempre un aumento en la demanda de perfiles mejor preparados. Por ejemplo, se produjo un repunte en las solicitudes de MBA durante la crisis financiera de 2008, y esa tendencia podría repetirse en esta próxima recesión, pese a que el catalizador y las circunstancias son diferentes

Necesidad de nuevas habilidades en las empresas

Sin duda, una recesión es un momento incierto, especialmente cuando se desencadena por la rápida propagación de una nueva enfermedad. La evolución del COVID-19 hacia una pandemia ha obligado a muchas industrias a adaptarse a las nuevas prácticas comerciales y a tomar decisiones difíciles, pero las habilidades emergentes de quienes deciden estudiar un MBA pueden mantener un negocio a flote mientras se enfrenta a los efectos del virus en la economía.

Posibilidad de ampliar la perspectiva y lograr un perfil más flexible y adaptable

No es solo la recesión, sino el mundo después del coronavirus en general lo que hará que el conjunto de habilidades del MBA sea tan valioso en los próximos años. Nadie sabe exactamente cómo será el negocio, por lo que la adaptabilidad y la flexibilidad serán esenciales. Los líderes empresariales deberán aplicar esta flexibilidad para inspirar nuevos tipos de equipos, en nuevos estilos de trabajo, y para detectar oportunidades de innovar a medida que las condiciones continúan mejorando.

Convertirse en líderes capaces de abrazar la diversidad

Las empresas necesitan personas que no solo puedan analizar los datos, sino también extraer conocimientos y tomar decisiones informadas a partir de ellos. Los líderes del futuro son personas que pueden trabajar con éxito en equipos interculturales y globales, que son solucionadores de problemas creativos y que pueden enfrentarse con éxito a situaciones nuevas para las que no existe un modelo a seguir.

Las prácticas de negocio han cambiado de manera acelerada en los últimos meses. Pronto veremos que surge una nueva generación de líderes empresariales capaces de darle sentido a todo a raíz del coronavirus. Un MBA es el mejor lugar para conocer a estas personas y convertirse en uno de ellos. La experiencia y la cualificación que se logran al estudiar un MBA mejoran significativamente las perspectivas profesionales en tiempos difíciles.

Qué significa estudiar un MBA

Aparte de las habilidades que se adquieran al estudiar un MBA, las que permitirán dirigir organizaciones y enfrentarse a todo tipo de desafíos empresariales, un programa de este tipo también abre puertas que podrían decidir la trayectoria profesional.

¿Eras consciente de que tu compañero de clase podría convertirse en un futuro socio de negocios? También las conexiones de los profesores podrían conducir a nuevas oportunidades, o una experiencia de prácticas o interinidad al finalizar los estudios ayudar a identificar una nueva pasión profesional.

Un Máster MBA es una seria inversión de tiempo, dinero y energía y, aunque sólo sea por estas razones, hay que asegurarse de seleccionar un programa que ofrezca un valioso retorno de la inversión.

En las siguientes líneas repasaremos cuáles son los elementos son los más importantes a tener en cuenta al dar este paso.

Qué detalles valorar antes de formalizar la matrícula del Máster MBA

Si bien muchos Máster MBA presumen de ser los mejores, la verdad es que no todos los programas de MBA son iguales. Para que un MBA valga la pena la inversión, debe integrar ciertos elementos clave que enriquecen la experiencia de los estudiantes dentro y fuera del aula.

Para simplificar la búsqueda y el proceso de decisión que le sigue, tan solo hay que centrarse en cuatro componentes cruciales. Son los siguientes:

  1. Tecnología. Todos los profesionales deberían adquirir las competencias digitales necesarias para satisfacer las demandas del entorno de trabajo moderno. Un currículo de MBA de calidad debe integrar tecnología de vanguardia para garantizar que los estudiantes estén actualizados y familiarizados con las últimas herramientas necesarias para impulsar hacia el éxito a las empresas donde trabajen.
  2. Perspectiva global. Las tecnologías web y de nube permiten la comunicación y colaboración instantáneas lo que consigue que las empresas pueden adquirir un alcance global mucho más fácilmente que hace una década. Y, por este motivo, los Máster MBA de la más alta calidad no solo inculcarán la importancia de una perspectiva global en sus estudiantes, sino que, además, deberían ejemplificarlo en el aula, con la diversidad en el alumnado, para así llevar diversas perspectivas a las clases a diario.
  3. Aprendizaje práctico. El aprendizaje tradicional en el aula sirve como la base para el éxito profesional, pero hay que complementarlo con experiencias en el mundo real. Prácticas, interinidades y colaboraciones con empresas son experiencias profesionales auténticas que elevan el valor de un Máster MBA.
  4. Cultura. La cultura podría jugar un papel más importante en el futuro del profesional de lo que podría parecer a primera vista, al tener el potencial de impulsar diferentes habilidades, estilos de liderazgo o una perspectiva del mercado y la empresa alternativa. Conviene informarse de si en la Escuela de Negocios existen conciertos con aceleradoras de empresas, o clubes de startups.

Por último, al elegir la institución donde estudiar un MBA siempre hay que prestar atención al cuadro docente. Los profesores impactan la experiencia de los estudiantes en el aula y más allá y, muy a menudo, las conexiones con la Escuela de Negocios pueden ser igual o incluso más importantes que la red formada con otros estudiantes.

 

Ebook GRATIS: MBA

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia