Todos generamos gases, de hecho, cada día producimos entre 0.5 litros y 2 litros de gases que expulsamos por la boca o a través del recto. Pueden ser embarazosos y hasta graciosos, pero también dolorosos. Muchas personas se quejan de padecer de cólicos de gases, en ocasiones generando un dolor tan intenso, que temen estar pasando por un infarto.  

¿Qué es un cólico de gases?

Se llama cólico de gases al dolor abdominal producido por la acumulación de gases en los intestinos. Además del dolor, que se describe como punzante y que puede cambiar de localización y aliviarse rápidamente, otros síntomas del cólico de gases son:

  • Eructos o flatulencias que se producen con mayor frecuencia de la normal.
  • Hinchazón y sensación de estar muy lleno.

 

¿Qué causa un cólico de gases?

De forma general, los gases se producen por dos vías fundamentales:

  • Aerofagia: por esta vía tragamos aire que en su mayor parte logra salir del estómago a través de eructos, pero una cantidad llega al intestino delgado y de ahí al grueso.
  • Gases como subproducto de la descomposición de alimentos no digeridos, en especial aquellos ricos en fibra.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

Algunos alimentos que pueden aumentar significativamente la generación de gases son:

  • Legumbres como las alubias.
  • Bebidas gaseosas.
  • Vegetales crucíferos como el repollo o la coliflor.

Hay que tener en cuenta que existen condiciones que pueden aumentar el riesgo de padecer dolor abdominal por gases, de hecho, este puede ser un síntoma clave para el diagnóstico. Entre esos trastornos están:

  • Intolerancias alimentarias, por ejemplo, a la lactosa o al gluten.
  • Estreñimiento, que puede interferir con la expulsión de los gases.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Úlcera en el tracto

 

¿Es un cólico de gases o algo más?

Ya comentamos que en ocasiones la persona afectada puede llegar a temer que está experimentando algo más que un simple gas que no logra salir. Algunas señales de alarma son:

  • Dolor que se prolonga y no se alivia después de expulsar gases.
  • Dolor que se intensifica.
  • Presencia de sangre en las heces.
  • Cambio en el color de las heces y en la frecuencia de deposiciones.
  • Pérdida significativa de peso.
  • Dolor en el pecho.
  • Náuseas y vómitos

 

¿Cómo tratar el cólico de gases?

En primer lugar, alejar la vergüenza y expulsar los gases; si en efecto se trata de un cólico de gases esto seguramente reportará alivio. Si el dolor persiste o aparece de forma muy frecuente, se aconseja acudir al médico. El profesional a cargo del caso deberá realizar la exploración física y las pruebas complementarias que permitan determinar el origen del dolor abdominal y aplicar el tratamiento en función del diagnóstico. Algunos fármacos bajo prescripción médica y otros compuestos de venta libre pueden ayudar a disminuir la producción de gases. La persona afectada por cólico de gases puede tomar medidas para prevenir la ocurrencia de estos eventos, entre ellas:

  • Evitar los alimentos que causan gases con mayor facilidad (mencionados anteriormente).
  • Mantener niveles adecuados de actividad física para evitar el estreñimiento.
  • Evitar mascar chicle, ya que se toma mucho aire con ese movimiento.
  • Si se sospecha de algún problema de equilibrio en la flora intestinal, los probióticos pueden ser una opción a considerar.

 

Ebook GRATIS: Tecnologia y Salud

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia