Selecciona tu país

El Parkinson suele tener una evolución lenta que puede ser muy diferente de una persona a otra. Podemos distinguir diversas fases del Parkinson en función de los síntomas que presente el paciente, que nos ayudarán a determinar el tipo de tratamiento más adecuado.

Se trata de una enfermedad degenerativa que supone un desorden neurológico consistente en que las células del cerebro que producen dopamina dejan de hacerlo. Es una enfermedad que afecta por igual a hombres y a mujeres y la mayor parte de las personas que la padecen tienen más de 50 años. Fue descubierta por el médico británico James Parkinson en 1817, se ha convertido en la segunda enfermedad neurodegenerativa más habitual después del Alzheimer y en una de las que más afectan a la calidad de vida de quienes la padecen.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

Las 5 fases del Parkinson

En la enfermedad de Parkinson se pueden distinguir 5 fases en las que los síntomas se van agravando poco a poco a lo largo del tiempo. Las 5 fases del Parkinson son las siguientes:

Fase I

En esta fase los síntomas se suelen detectar por familiares y personas cercanas al paciente. La persona afectada de Parkinson comenzará a tener ligeros movimientos en una parte del cuerpo, arrastrará los pies al caminar y sentirá algo de rigidez.

Fase II

En la fase 2 los síntomas de la enfermedad afectan a los dos lados del cuerpo, el equilibrio se altera, el paciente tiene dificultades para caminar y comienzan los problemas para realizar movimientos (bradicinesia).

Fase III

La persona se inclina hacia delante y no es capaz de pararse o caminar recto. Los movimientos que realice son muy lentos y tienen una gran dificultad para mantener el equilibrio.

Fase IV

En la fase cuatro se acentúan los síntomas de las anteriores fases y el paciente puede caminar pero tiene muchas dificultades. Además, no puede realizar actividades cotidianas sin la ayuda de otra persona.

Fase V

En esta etapa el paciente de Parkinson permanece inmóvil y necesita una persona que le atienda las 24 horas del día porque no puede realizar ninguna tarea cotidiana como ir al baño o comer por sí misma. En cuanto al tratamiento del Parkinson debemos partir de la base de que se trata de una enfermedad que no tiene cura, pero sí se pueden controlar los síntomas. En general para el tratamiento del Parkinson se utilizan varios métodos:

  • Los farmacológicos basados en la dopamina.
  • La cirugía. Solo se utiliza en casos muy concretos tras un estudio muy detallado del paciente.
  • Los tratamientos enfocados a los síntomas no motores. Los síntomas no motores pueden ser alteraciones del sueño, estreñimiento, depresión, ansiedad, demencia y fatiga, entre otros. Estos síntomas afectan mucho a la calidad de vida del paciente, incluso más que los síntomas motores, por eso se utilizan tratamientos farmacológicos para tratarlos.
  • La terapia no farmacológica. Una dieta sana y ejercicio físico ayudan a paliar los síntomas del Parkinson y a mejorar la calidad de vida de la persona que lo padece.

Ebook GRATIS: Tecnologia y Salud

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia