Selecciona tu país

La utilización de las nuevas tecnologías en los últimos años ha revolucionado y modificado muchas formas de actuar de las personas a la hora de relacionarse, trabajar, consumir o comunicarse. Las nuevas tecnologías han llegado también a la psicología, permitiendo utilizar novedosas herramientas para psicoanalizar a los pacientes.

Solemos imaginar una consulta psicológica como un espacio en el que un psicólogo se sienta en una silla y hace preguntas a su paciente que se encuentra sentado en un diván, pero psicoanalizar a una persona puede ir mucho más allá si se utilizan las nuevas herramientas que proporciona la tecnología actualmente. De hecho, se ha sustituido en muchos casos el lápiz y papel a la hora de realizar evaluaciones psicológicas por el ordenador.

 

Descarga gratis nuestra guía: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Ventajas de las nuevas tecnologías a la hora de psicoanalizar

Como decíamos anteriormente, la imagen tradicional del psicólogo ha cambiado y han surgido nuevas posibilidades para el tratamiento de pacientes utilizando avances tecnológicos, que conllevan una serie de ventajas como las siguientes:

  • Anonimato. El uso de internet permite el anonimato del paciente por lo que muchas personas que necesitan apoyo psicológico se han atrevido a solicitarlo amparadas por el anonimato que proporciona la red.
  • Accesibilidad. Actualmente se puede acceder a internet desde casi cualquier lugar por lo que las personas con movilidad reducida pueden solicitar tratamiento psicológico online.
  • Facilidad de uso. Para el acceso a internet se puede utilizar un ordenador, un teléfono, un Ipad, que suelen ser de fácil manejo.
  • Inmediatez. Internet proporciona la posibilidad de una atención psicológica inmediata, a cualquier hora y cualquier día, lo que favorece la continuidad de los tratamientos y la atención en casos de urgencia.

 

Limitaciones de las nuevas tecnologías

Es evidente que un cara a cara de un paciente con su psicólogo no puede ser sustituido por una videoconferencia, un correo electrónico, un mensaje de WhatsApp o un programa informático de ayuda. La proximidad y la confianza que se genera entre paciente y psicólogo en una consulta es muy difícil de reproducir con las nuevas tecnologías.

El análisis del lenguaje corporal del paciente no se puede llevar a cabo de la misma forma en un espacio físico de una consulta que en un tratamiento online. Otra de las limitaciones de las nuevas tecnologías a la hora de psicoanalizar a un paciente es la confidencialidad. Este aspecto tan importante en la relación con el paciente puede verse amenazado por la piratería o los fallos de seguridad de internet.

Como consecuencia de lo anterior, muchos psicólogos opinan que las nuevas tecnologías pueden utilizarse como un apoyo en el tratamiento de trastornos psicológicos de forma presencial, pero no como una forma sustitutiva de tratamiento.

El uso de la realidad virtual o de la realidad aumentada, la aparición de los psicólogos online, la utilización de juegos para tratar determinadas patologías, o de ordenadores para realizar evaluaciones psicológicas, son solo algunos de los aspectos de las nuevas tecnologías que han supuestos importantísimos avances en los diagnósticos y en los tratamientos de afecciones psicológicas.

Guía: Áreas de la psicología

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia