Selecciona tu país

La psicología es una de las carreras que ha aumentado las posibles salidas profesionales porque además de las salidas clásicas, las nuevas tecnologías permiten tener herramientas adicionales que dan un abanico de posibilidades más amplio.

La psicología estudia el comportamiento humano y, por lo tanto, se puede aplicar a muchos campos como la salud, el trabajo o la educación.

A continuación, vamos a analizar cómo se relacionan las nuevas tecnologías con la psicología y con las diferentes salidas profesionales de este tipo de formación.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Big Data y psicología

El tratamiento masivo de datos, que se utiliza en diversos ámbitos, beneficia también a la psicología, puesto que permite estudiar en un estado natural datos de un gran número de personas. Esto ayuda a superar los límites que se ha encontrado la psicología a la hora de tomar muestras de individuos en estado natural.

El Big Data se puede utilizar en salidas profesionales de la carrera de psicología como la psicología clínica, la forense o la del trabajo. Las posibilidades son infinitas puesto que todas las áreas de la psicología requieren estudio y análisis de datos.

 

Una app para detectar la depresión

Actualmente existen multitud de apps para jugar, monitorizarnos cuando hacemos ejercicio o cuando comemos, pero las apps también tienen aplicación en el campo de la psicología. En el año 2014 diversos científicos de la Universidad de Maryland cotejaron que la voz de los pacientes cambia cuando los síntomas de una depresión empeoran.

Finalmente, en 2016 la Universidad del Sur de California desarrolló un software llamado SimSensei a través del cual se analiza la voz de los pacientes para detectar la depresión. Teniendo en cuenta que la depresión es un trastorno psicológico que afecta a un gran número de personas, el software puede servir de ayuda en muchas áreas o salidas profesionales de la psicología como la psicología forense, la clínica, la del trabajo o la de la educación.

 

Realidad virtual y trastornos relacionados con la imagen

La realidad virtual es una tecnología que permite la inmersión del paciente en un entorno digital con el que puede interactuar. Se ha utilizado en trastornos relacionados con la imagen como la anorexia o la bulimia puesto que es posible ver el cuerpo en un entorno distinto y tener otra perspectiva.

La realidad virtual se comenzó a probar también para tratar el alcoholismo o el estrés postraumático, por lo que tiene aplicación en muchas ramas de la psicología.

 

Realidad aumentada y fobias

La realidad aumentada supone la introducción de elementos virtuales en la realidad que vemos y sentimos. Esto permite tratar fobias como la fobia a volar o a algunos insectos o animales, puesto que se realiza una inmersión gradual del paciente en la situación que teme, a la vez que se pueden medir los avances y personalizar el tratamiento. Este tipo de tecnologías serán de gran utilidad para los psicólogos clínicos y a los dedicados a la psicología del trabajo y de las organizaciones, por ejemplo.

 

Telepsicología

La asistencia psicológica a distancia hace tiempo que es una realidad. Aunque es cierto que se pierde el trato cercano con el psicólogo, también es cierto que se pueden beneficiar del tratamiento psicológico muchas personas que tiene problemas de movilidad o que se encuentran en lugares aislados. Por lo tanto, los psicólogos, en muchas de sus ramas, pueden ser psicólogos virtuales.

 

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia