Selecciona tu país

Mapeo de conflictos socioambientales y nuevas tecnologías de la información.

Desde sus inicios, el uso de la cartografía ha estado ligado al ejercicio del poder. Mapear los territorios y sus recursos ha sido, en muchos casos, el paso previo a su explotación. Sin embargo, con la emergencia de las nuevas tecnologías de la información esta poderosa herramienta puede, en la actualidad, ser usada con diversidad de fines y por amplias capas de la sociedad: asociaciones, organizaciones ecologistas, plataformas ciudadanas, equipos de estudio e investigación y los más diversos grupos de trabajo. Los mapas se han convertido, y esto es lo que queremos destacar en este artículo, en una interesante herramienta colaborativa.

Más allá de que puedan ser de grandes o pequeñas dimensiones, estar en estado incipiente o muy instalados, aislados espacialmente o no, los conflictos socioambientales repiten ciertas constantes: representan una amenaza para quienes sienten sufrirlos, provocan un profundo descontento social, están presentes en los medios de comunicación, redes sociales y en el debate político, y siempre, siempre, representan un alto coste a todos los niveles: ambiental, económico, social y político.

No es lo mismo tener una visión de los conflictos socioambientales de forma aislada y dispersa que tenerla en su territorio o dentro de un conjunto de conflictos de naturaleza similar. Visualizarlos dentro de un mapa nos permite tener una visión global y dimensionar mejor la problemática. A través de la interactividad podremos encontrar medios con los que poder abordarlos y gestionarlos en beneficio de la colectividad.

El provecho de los mapas interactivos depende del objetivo con el que han sido construidos. En base a este objetivo se diseñan, al interior, las bases de datos, los filtros (campos de búsqueda de la información), que nos van a  permitir acceder a una información más precisa, a través de procesos muy sencillos, tanto para diseñarlos como para utilizarlos como usuarios.

Los mapas pueden ser simplemente descriptivos, en ese caso nos ofrecen una visión panorámica de la presencia de determinados conflictos socioambientales en el territorio sobre el que se expresan: región, país, continente. Pero generalmente nos permiten emplear diversos filtros; por temática (tipología de conflicto) región, agentes implicados, población afectada, etc. Los filtros y los campos de búsqueda son los que nos van a permitir acceder a una información más compleja, debido a que han sido descritos utilizando un lenguaje previamente consensuado, que nos permitirá la recuperación de la información. Normalmente se deja el lenguaje libre sólo para algunos campos, aquellos en los que lo importante es explicitar esa riqueza de matices que todo conflicto tiene.

En la actualidad hay interesantísimas iniciativas en este ámbito. La mayor parte son recursos interactivos que ofrecen bases de datos sobre la conflictividad ambiental en el territorio. Estas plataformas on-line permiten, en muchos casos, que los usuarios busquen y filtren información entre decenas de campos y poder visualizar los conflictos por empresas o agentes implicados, países/regiones o localidades, así como por tipo de problemática: acceso al territorio y compatibilidad de usos, extracción de minerales y combustibles fósiles, gestión de residuos, acceso/gestión y uso del agua, desarrollo de infraestructuras, urbanismo, turismo y conservación de la biodiversidad, entre otras.

Perspectivas para el abordaje de los conflictos desde el diálogo, la participación y la mediación socioambiental.

Otro aspecto importante es si el mapeo se centra únicamente en la descripción del conflicto o en los pasos dados para gestionarlo y cómo esto puede convertirse en escuela de buenas experiencias o prácticas. Es muy interesante y oportuno poder llevar al mapa la evolución de un conflicto. Con ello abandonamos la perspectiva estática y tomamos la relacional que es la que realmente nos proporciona información para la transformación de la problemática. La importancia de la actualización permanente es fundamental en estos mapas.  A los profesionales de la mediación y la gestión del conflicto, nos interesa particularmente todos aquellos elementos que nos proporcionan recursos para su abordaje desde el diálogo, la participación y la mediación ambiental; por ello apostamos por los mapas que incorporan esta información.

¿Qué puede proporcionarnos el mapeo de conflictos socioambientales?

  • En general enriquece sustancialmente la información sobre el conflicto, ofrece una información directa. Suele proporcionar fuentes complementarias de información y  nos muestra a los actores implicados, así como los resultados de sus acciones. Todo ello facilita la interacción entre grupos de trabajo afines y puede favorecer alianzas y plataformas.
  • Permite divulgar y compartir información: cualquier mapa se puede enlazar en páginas web externas o compartir a través de plataformas sociales. Esto mejora ostensiblemente su visibilidad.
  • Proporciona importantes insumos en el campo de la educación ambiental y en la defensa legal de los casos, en la medida que acerca determinada problemática a nuevas organizaciones civiles,  investigadores y expertos en la materia.
  • Puede contribuir a la justicia ambiental. Hacer importantes aportaciones al plantear casos de estudio y facilitar los recursos legales empleados.
  • Permite realizar análisis comparativos y estadísticos.

Algunos ejemplos de interés.

El EJATLAS. Atlas Global de Justicia Ambiental

El mapa interactivo, por excelencia, de los conflictos socioambientales, es el EJATLAS. Por su complejidad, ámbito y envergadura. Tiene decenas de filtros de búsqueda incluido el de casos de «éxito para la justicia ambiental» que, según explican sus gestores, alcanza el 20 por ciento.

En Mediacciona hemos empleado este recurso con fines didácticos y de trabajo colaborativo en Construyendo el mapa de conflictividad ambiental en la Comunitat Valenciana.

Por  último queremos mostrar cartografías, mapas, atlas, vigentes y que se mantienen con finalidades muy concretas:

Cartografía anti-desalojo.

Este es un proyecto realizado por un equipo de gente con el objetivo de poner en evidencia el que la economía en auge de San Francisco y Sillicon Valey está provocando que mucha gente haya sido desalojada de sus casas. El Proyecto, denominado “Cartografía Anti-desalojo” es un trabajo colectivo de visualización de datos, análisis y narración de historias que documenta la desposesión de los residentes del Área de la Bahía de San Francisco.

El aire que nos intoxica. Proyecto ESCAPE. Forma parte de un estudio de ISGlobal en el que se mide el ruido, el calor y la falta de espacios verdes de Barcelona. Es un estudio liderado por Natalie Mueller que pretende demostrar que un mejor diseño de la ciudad podría evitar 3.000 muertes al año.

Inventario de Bases de Datos sobre conflictos de Justicia Ambiental en América Latina y Caribe.

Un proyecto realizado con el apoyo de la Unión Europea en el marco de la Gobernanza Ambiental en América latina y el Caribe. En los últimos años, en gran parte de los países Iberoamericanos, se ha mapeado  los principales conflictos socioambientales.

Mapeando vertederos ilegales. Una iniciativa puesta en marcha por la Asociación ARCI, Asociación de Empresarios de Selección y Reciclaje de Residuos de Construcción y de la Industria, con el objetivo de denunciar la existencia de millones de toneladas de escombros acumuladas e incontroladas en la Comunitat Valenciana.

Podréis encontrar el vídeo del proyecto Cartografía antidesalojo al final de esta publicación.

Prof.ª Liduvina Calatayud Cros. Licenciada en Geografía e Historia, mediadora y coordinadora de la Iniciativa MEDIACCIONA (Foro de reflexión, estudio y difusión sobre la pertinencia del empleo de la mediación en el abordaje de conflictos socio ambientales), socia de In Valencia Mediación (IVMed) y colaboradora docente de la VIU en el Máster Universitario en Mediación y Gestión del conflicto.