Selecciona tu país

Está más que claro que hoy en día la informática se ha impuesto en la sociedad de forma considerable. Cada vez son más los dispositivos y los avances tecnológicos que requieren de esta ciencia y a la misma vez esta se nutre de todas las novedades que asiduamente se presentan en el mercado.

Sin embargo aunque todo ello se ha asentado entre nosotros aún somos grandes desconocedores de muchos sistemas y técnicas que hacen posible lo que conocemos como informática en su sentido más amplio. Especialmente si pensamos en dedicarnos a ello tenemos que ponernos manos a la obra para aumentar nuestros conocimientos. Por ejemplo, es fundamental dominar el concepto de los sistemas distribuidos. Seguro que lo has utilizado en multitud de ocasiones aunque no seas consciente de ello, dado que forma parte de la informática actual. Básicamente los sistemas distribuidos se constituyen a través de la conexión de un grupo de varias computadoras. Estos ordenadores están físicamente separados, cada uno contiene su software y su hardware individual, pero tienen en común una red de comunicaciones que conecta a todos ellos a la vez. Así el programador los analiza como un sistema único pero con múltiples destinatarios.  

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

 

¿Qué características presentan los sistemas distribuidos?

Para entender los sistemas distribuidos hay que comentar que se trata de un sistema de “tolerancia a fallos”. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que al ser una única red pero con muchas computadoras si alguno de los elementos falla, los otros podrán seguir realizando la función correctamente, por lo que los errores se complementan y evitan rápidamente. Por este motivo los sistemas distribuidos suelen otorgar bastante confianza a la hora de trabajar con ellos, ya que es muy raro que falle el sistema por completo.

También hay que tener en cuenta que esta confianza hace que el sistema sea muy seguro, puesto que las tareas no radican solo en un aparato, sino en varios equipos. Esto además facilita que se hagan varias copias de seguridad, existiendo normalmente una por cada ordenador. En ocasiones incluso estos dispositivos pueden trabajar con sistemas operativos diferentes, lo que no evita que siempre vayan a poder ofrecer a los usuarios los mismos servicios. Por este motivo todos los dispositivos que están conectados son compatibles entre ellos. Se evita así obtener errores a la hora de realizar las labores pertinentes y se consigue que el ambiente de trabajo sea mucho más cómodo, ya que todos pueden realizar sus tareas con los mismos servicios y programas. En este sentido el diseño del software es otro punto fundamental, puesto que este es también compatible con todos los usuarios y sistemas que se presentan en cada computadora.

Otra de las características principales es que los sistemas integrados ofrecen la posibilidad de la interacción entre todos los equipos, pudiendo conectarse el usuario desde cualquier ordenador a otros. Es mucho más rápido el acceso a la información, además de otorgar transparencia al sistema.  

¿Cuántos sistemas distribuidos existen?

Aunque hemos comentado que los sistemas distribuidos se centran en una única red conectada a varias computadoras, en cuanto a la función de los mismos la red de mallas distribuidas puede clasificarse en dos: las computacionales y las de datos.

A través de ambas se pueden compartir los recursos de un dispositivo a otro, dependiendo de en qué se basen, es decir, si en la información en sí o en los dispositivos que la albergan. En este sentido el estado principal de esta clasificación es el conocido como XML. Son los llamados servicios web, a través de los cuales podemos acceder a un gran número de aplicaciones y programas dentro de una red de mallas, como las existentes en los sistemas distribuidos. Teniendo en cuenta todo esto cabe destacar que este tipo de sistemas se pusieron en funcionamiento a partir de 1970 con un objetivo principal: resolver grandes problemas de los supersistemas informáticos y a la vez poder seguir trabajando desde pequeños dispositivos.

Hoy en día estos sistemas se diferencian bastante de los que se presentaron en un comienzo, aunque siguen siendo una herramienta de gran utilidad para organizar todos los recursos que las nuevas tecnologías de la información nos ofrecen. Por este motivo en la actualidad los sistemas distribuidos son los más utilizados en cuanto a las redes se refiere, teniendo sus redes varios tamaños, las locales, las metropolitanas y la más grande entre las grandes, Internet, que da soporte a millones de usuarios al día.  

Ebook GRATIS: Informática

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia