Selecciona tu país

La tecnología basada en la radiofrecuencia, al igual que otros sistemas inalámbricos, se basa en dos elementos. Por una parte está el emisor, que puede ser activo o pasivo. Por otra se encuentra el lector rfid, que es del que vamos a hablar en este artículo.  

Qué es un lector rfid

Este elemento es un dispositivo que se encarga de recibir una señal de radio. Y transmitirla de un modo comprensible para un ordenador en el que se recopila la información. En el caso de los emisores pasivos, el lector suministra una pequeña cantidad de energía a estos, para que se produzca la onda de radio. Para lograrlo, estos lectores pueden estar conectados a una antena, ser totalmente autónomos o estar incorporados a otros elementos. Por ejemplo, brazos mecánicos, impresoras y cintas transportadoras.  

Leer y escribir en etiquetas rfid

La inmensa mayoría de lectores rfid tienen la capacidad de grabar datos en las etiquetas. Además de poder leerlos posteriormente, tanto los que se han grabad con ellos como con otros dispositivos compatibles.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

En el caso de control de almacenaje, una de las labores en las que es más habitual usar esta tecnología, un fabricante puede usar un lector rfid para enviarlos a un almacén de distribución con los datos que se le hayan solicitado. Además de otra información, como su ID de productor, número de lote o código de producto.  

En qué bandas funciona un lector rfid

Como norma general, un lector es capaz de funcionar en cualquiera de las bandas de radiofrecuencia que puede tener una etiqueta. Por ello, es habitual utilizar un mismo lector rfid para cualquier etiqueta. Sea que funcione en bandas de alta o baja frecuencia, o con microondas, el dispositivo emisor siempre podrá ser leído e interpretado.  

¿Se pueden usar varios lectores a la vez?

La emisión y recepción de ondas de radio por parte de varios lectores, así como por distintas etiquetas, no supone ningún problema de funcionamiento. Se emplea un software que depura la información y la ordena de tal manera que no haya bloqueos. Se conoce como sistema de procesamiento contra colisiones, y es de uso general en todos los sistemas rfid.  

¿Es segura la tecnología rfid?

Cada vez es más frecuente el uso de chips de radiofrecuencia. De hecho, la mayoría de tarjetas, tanto bancarias como de otros tipos, incorporan ya una etiqueta rfid. En algunas ocasiones se ha escuchado acerca de ladrones de identidades que se han valido de lectores rfid para hacerse con información sensible. También se habla de quienes con solo acercase pueden robar pequeñas cantidades de dinero de las tarjetas bancarias que se llevan en la cartera. Aún así, no es cuestión de entrar en pánico. Las comunicaciones inalámbricas están abriendo la puerta a nuevas oportunidades. Esto lleva a que algunas veces se busquen formas de aprovecharlas con no muy buenas intenciones. Aunque también hay modos de protegerse, como el uso de carteras con bloqueo, que evitan que alguien pueda leer cualquier tipo de información sin estar autorizado.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia