Selecciona tu país

Al despertar, de camino al trabajo, mientras cumplimos con nuestras tareas, al hacer deporte, de fondo para compartir una velada, como desconexión personal... en todas estas situaciones, hay un elemento que suele ser común para la gran mayoría de la población: la música. Hoy en día, los medios de comunicación tienen un gran poder de influencia e inciden en los procesos de construcción y reconstrucción identitaria de las personas. Las canciones son un elemento esencial en medios como la radio, la televisión e internet, siendo sus mensajes reiterados y difundidos entre la mayor parte de la población (la actividad de escuchar música es la favorita y más desarrollada de los españoles, alcanzando alrededor de un 87,2% de la población [Anuario de estadísticas culturales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2015]). Por lo tanto, nos encontramos con uno de los medios de comunicación con mayor poder de influencia por la cantidad de personas que hacen uso del mismo (Colomo, 2014). La importancia de su investigación reside en que son construcciones creadas por el ser humano que explican los diferentes aspectos de la cultura y se convierten en vehículos transmisores de los valores presentes en los contextos socioculturales e históricos donde son creadas.

Decía Confucio (citado por Williams, 1981), que si deseábamos saber si un reino estaba bien gobernado y si las costumbres de sus habitantes eran buenas o malas, debíamos examinar su música vigente. De esta manera, las canciones se erigen como testigos de la realidad histórica, social y cultural, al llevar implícitas los modos de vida, los comportamientos, los valores, las creencias, las normas, los sentimientos, etc. (Colomo, 2014b). Como podemos observar, se trata de un elemento cultural que tiene influencia en muchos ámbitos de nuestra realidad (filosófico, axiológico, sociológico, antropológico, pedagógico, etc.). En esta ocasión, nos vamos a centrar en la importancia que las letras de las canciones pueden tener en la adquisición de valores dentro del proceso educativo.

Torrego (1999), señala los siguientes beneficios y posibilidades del uso de la música a nivel educativo:

  • La ampliación de la experiencia emotiva del ser humano. Gracias a los contenidos transmitidos en las letras, recibimos estímulos culturales que pueden reflejar sentimientos íntimos y conocidos para nosotros.
  • La posibilidad de conocer las emociones de otros. Podemos acercarnos a descripciones muy precisas de las emociones de otras personas, ya que son muchas las veces que las canciones nos permiten expresar mejor lo que sentimos que nuestras propias palabras.
  • Su uso como recurso de educación moral. Partiendo de los contenidos trasladados y el enfoque pedagógico que se le den a los mismos, podemos favorecer la creación de actitudes y juicios morales sobre la realidad.
  • La creación de una atmósfera cultural. Son muchas las personas que hacen suyas las canciones al haber vivido experiencias significativas de sus vidas en compañía de las mismas y pasan a conformar parte de su propia identidad.
  • La identificación emotiva con el personaje. Son protagonistas de historias cuyo poder evocador nos hace establecer sinergias y vínculos con los mismos.
  • La apelación directa a los sentimientos. Las historias permiten exaltar directamente las emociones sin precisar de la intermediación de experiencias.
  • La función catártica. Nos permiten purificar nuestras emociones, utilizándolas como medios de distensión de todo aquello que nos sucede.

Parece obvio que las canciones trasladan sentimientos que van a influir en las personas receptoras de estos mensajes, potenciando así estas emociones e inhibiendo las contrarias o las que no aparecen.

Redes: Música, emociones y neurociencia:

https://youtu.be/skSAnoClGws

Ante esta realidad, debemos aprovechar las posibilidades educativas de este elemento cultural para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Su explotación didáctica será a tres niveles (Fernandes, 2007).

Aprender con las canciones. La forma más habitual de uso de las canciones desde una perspectiva educativa ha sido su uso como recurso didáctico. Se abordan desde las diferentes teorías del aprendizaje, de manera que podemos adquirir conocimientos al observar e imitar/rechazar las conductas de los protagonistas que se narran en las canciones (teoría del aprendizaje social); repitiendo aquellas actuaciones que nos reportan refuerzos positivos (teoría del condicionamiento operante); asimilándolos en función de la interpretación que nuestro contexto y grupo social de referencia haga de los mismos (teoría del interaccionismo simbólico); reconstruir de manera continua los aprendizaje a partir del debate, la reflexión y la experiencia interna (teoría constructivista); posibilidad de ampliar diferentes inteligencias como la lingüística, la musical o la emocional (teoría de las inteligencias múltiples).

Conocer e interpretar las canciones. Para ello es preciso en primer lugar enseñar a nuestros alumnos a realizar una escucha activa, de manera que sea capaz de discernir los contenidos, emociones y valores trasladados en las letras. A la hora de interpretar, teniendo en cuenta que la realidad y los contextos son dinámicos, dotar de significado a los factores axiológicos, culturales, políticos, sociales, comportamentales, emocionales o económicos que se trasladen en su contenido. Para ello, es importante que los docentes hagamos una elección correcta de las canciones a analizar, teniendo en cuenta los objetivos formativos que pretendemos alcanzar; darles las orientaciones necesarias para que puedan realizar una lectura en profundidad de la letra; trabajar a partir de cuestiones, preguntas cortas, etc., que les dirijan hacia los objetivos planteados; reflexionar sobre la realidad a partir del contenido de la canción para después trasladar este análisis a su propia realidad; evaluar las modificaciones en las actitudes o comportamientos a partir del trabajo realizado.

Crear con las canciones. Puede resultar muy motivador configurar nuestra propia letra, trabajando aspectos como la creatividad, la imaginación, la escritura o la rima. Entre las orientaciones y pasos a seguir, tendríamos la selección del tema, para saber sobre qué vamos a escribir; elaborar un resumen con los puntos a tratar, llevando a cabo un trabajo de retrospección sobre los elementos (normas, valores, actitudes, etc.), que son más significativos para ellos y quieren trasladar; proceso de (re) elaborar la letra, hasta que queden satisfechos con los resultados (podemos brindar nuestra ayuda cuando sea preciso); la presentación de la canción, permitiéndonos interaccionar con el resto de participantes y valorar las mismas desde la reflexión y el debate.

Sin duda, la música es un recurso educativo que debemos aprovechar desde la educación como instrumento para entender nuestra realidad sociocultural. El propósito es concienciarnos que a través del ámbito musical podemos trabajar en el proceso de reconstrucción identitaria de los alumnos, ya que las canciones contienen mensajes y valores con capacidad de influencia en quienes las escuchan (al penetrar en los oyentes por la vía emocional e inconsciente), además de ser canal de expresión del universo de significados culturales compartidos (Oña, Vera y Colomo, 2013).

 

 

 

Referencias bibliográficas:

Colomo, E. (2014a). Las canciones como recurso didáctico para educar en el amor. Eufonía: Didáctica de la Música, 61, 76-81.

Colomo, E. (2014b). La influencia de las letras de las canciones en educación: principales valores transmitidos. Revista de Ciencias de la Educación, 239, 325-335.

Fernandes, A.L. (2007). Aprender a ver cine: diseño y evaluación de un programa didáctico para la formación de jóvenes espectadores cinematográficos portugueses. Tesis doctoral. Huelva: Servicio de publicaciones de la Universidad de Huelva.

Ministerio de Cultura, Educación y Deporte (2015). Anuario de Estadísticas Culturales. Recuperado el 2 de agosto de 2016 de: http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/estadisticas/cultura…

Oña, J.M., Vera, J. y Colomo, E. (2013). Análisis pedagógico de los valores transmitidos en las letras de las canciones con más impacto en 2010. Revista de Ciencias de la Educación, 233, 21-32.

Torrego, L. (1999). Canción de autor y educación popular. (1960-1980). Madrid: Ediciones de la Torre.

Williams, E. (1981). El valor humano de la educación musical. Barcelona: Paidós.

 

Dr. Ernesto Colomo Magaña. Coordinador del Grado de Educación Infantil VIU. Profesor colaborador en el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas.