Selecciona tu país

Los centros de educación especial son una opción alternativa para atender satisfactoriamente a aquellos alumnos que, por tener unas discapacidades muy graves y permanentes, no pueden ser escolarizados en un centro ordinario, puesto que aunque se tomen las medidas previstas para alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) no se dan las condiciones adecuadas para potenciar su desarrollo. Actualmente, este recurso está orientado a niños con un retraso mental severo y profundo o con trastornos generalizados del desarrollo asociados a otras deficiencias.

Diferencias entre la adaptación curricular de los centros ordinarios y los de educación especial

En los centros ordinarios se realizan habitualmente adaptaciones curriculares individuales, que consisten en ciertas modificaciones del currículo ordinario para responder a las necesidades individuales de aprendizaje que presentan los alumnos con NEE. Por lo general, se trata de modificaciones realizadas sobre unidades didácticas ya preparadas para el resto de alumnos y que afectan, en mayor o menor medida, al contenido y/o la evaluación.

En los centros de educación especial la adaptación curricular se aleja considerablemente del currículo ordinario, precisando intensa y permanentemente de una serie de recursos humanos y materiales distintos de los que se utilizan en la educación ordinaria.

Por lo tanto, la diferencia fundamental entre la educación del currículo en un centro ordinario y otro especial es que los cambios curriculares del segundo son mucho más importantes y significativos. De hecho, normalmente la escolarización de un niño en un centro de educación especial se propone cuando, como consecuencia de sus graves deficiencias, la adaptación que necesita de su currículo lo aleja considerablemente del ordinario.

Características del proyecto curricular en los centros de educación especial

La elaboración del proyecto curricular en los centros de educación especial está determinada por los siguientes aspectos:

  • Unas necesidades educativas del alumnado especialmente graves y permanentes.
  • Un proceso de enseñanza adaptado a estas necesidades.
  • El currículo debe estar alineado con los objetivos generales del centro.

En consecuencia, este tipo de centros deben plantear y ejecutar un currículo individualizado para cada alumno, por supuesto, pero que al mismo tiempo sirva como base para alcanzar los objetivos generales del propio centro en función de las características y distintos tramos de edad de su alumnado.

De esta forma, las características propias de la planificación curricular de los centros especiales, que en ciertos aspectos son diferenciadores de los centros ordinarios, son en líneas generales las siguientes:

  • La elaboración del currículo individualizado a cada alumno supone realizar importantes modificaciones que influyen en los objetivos, contenidos y criterios del currículo tomado como general o base.
  • El currículo no sólo afecta a los contenidos y competencias, sino que influye en la organización de tareas, secuenciación de las actividades y modos de organización escolar.
  • Basándose en un mismo proyecto curricular, se debe dar respuesta a necesidades muy diversas en cuanto a:
    • Edad.
    • Nivel de desarrollo.
    • Grado de dependencia.
    • Intereses personales.
    • Expectativas de mejora
    • Etc.
  • El currículo propuesto debe estar alineado y en consonancia tanto con las necesidades educativas y personales de cada alumno, como con los intereses propios de la edad de cada tramo educativo y los objetivos globales del centro.
  • Debe haber una compatibilidad entre la planificación curricular y las adaptaciones y evolución particular que puede experimentar cada alumno y que a veces es muy difícil de prever.

adaptación curricular

En conclusión, la elaboración del currículo de este tipo de centros tienen una mayor complejidad que los que se utilizan en la educación ordinaria, puesto que no solo se trata de realizar una definición de contenidos  y competencias académicas, sino que se han de readaptar temarios y objetivos, compatibilizar objetivos personales con los generales del centro en función de las distintas etapas educativas y tener en cuenta la evolución y desarrollo de cada alumno.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia