Selecciona tu país

Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al año 2014, los profesionales formados en Matemáticas y Estadística son los que tiene las tasas de paro más bajas de España según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al año 2014, facilitados recientemente Instituto Nacional de Estadística (INE). Derecho, Veterinaria y las carreras y profesiones relacionadas con la Salud y la Seguridad también tienen unas buenas perspectivas laborales, al igual que ocurre con Magisterio y el resto de carreras relacionadas con la docencia.

docencia salidas laborales

En concreto, el desempleo en el 2014 únicamente afectó al 5,7% de los profesionales dedicados a las Matemáticas y la Estadística y al  7,45% a los servicios de Seguridad. Siguiendo con este tipo de datos, Derecho y Veterinaria presentaron un 10,63 y un 10,65% respectivamente. Tras la salud (12,18%) y los servicios de transporte (12,.64%), la siguiente profesión con menos paro correspondió a las carreras relacionadas con la docencia, con una tasa de desempleo del 13,94%, siempre citando datos de la EPA.

Este ranking presenta variaciones si se hace la distinción por sexos. Así, en el caso de las mujeres, las profesionales con menos paro son también las formadas en Matemáticas y Estadística (7,79%), pero el segundo puesto lo ostentan las que han estudiado Informática (11,62%).Sin embargo, en Magisterio y otras carreras del área docente no se aprecian diferencias significativas en función del sexo.

Las tasas de paro más elevadas corresponden a aquellas personas que han estudiado programas de Formación Básica, que son las que han alcanzado como máximo la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) o el Bachillerato, y no han seguido estudios superiores. De hecho, este es con diferencia el colectivo más numeroso en España del total de población mayor de 16 años.

La principal conclusión a la luz de estos datos es que el nivel de formación alcanzado es, por tanto, un factor determinante de la tasa de actividad de la población, tanto de su cuantía como de la distancia entre la tasa masculina y femenina. Las personas con algún título universitario tienen, por lo tanto, muchas menos posibilidades que el resto de la población de permanecer en situación de desempleo durante periodos prolongados.

Otras conclusiones de la muestra

Las personas desempleadas en 2014 procedían, en su mayoría, de situaciones previas de empleo. Así, de los 5.610.400 parados de media en ese año, 5.090.600 habían trabajado anteriormente. Por otro lado, el principal motivo de haber dejado su empleo fue la finalización del contrato, que afectó a 2.424.600 parados con empleo anterior (el 47,6% del total) frente a 2.711.100 de 2013 (el 49,1%).

Otro motivo de peso para acabar en situación de desempleo fue el despido o supresión del puesto, que afectó al 17,0% de los desempleados con experiencia laboral previa en 2014 (frente al 20,1% en 2013). En valores absolutos, los desempleados procedentes de despido o supresión del puesto disminuyeron hasta 864.300 desde los 1.109.300 del año anterior. El número de parados que dejó su empleo hace tres años o más aumentó un 9,5% hasta alcanzar los 1.397.000. Esta cifra representó el 27,4% del total de parados con experiencia laboral, 4,3 puntos más que en 2013. En variación anual ésta fue también la categoría que más aumentó, con un incremento de 121.300 personas desempleadas.