Selecciona tu país

La experiencia educativa infantil puede extenderse más allá del aula: las alternativas en la clase muy a mundo consisten en un esfuerzo en reproducir la realidad por parte de los maestros y las maestras. Esta circunstancia es muy natural puesto que los maestros consideran que es válido utilizar los recursos que conocen antes que aventurarse en áreas con las que no están familiarizados o suponen un riesgo para la seguridad de los niños y las niñas.

Sin embargo, a medida que las alternativas que ofrecen las herramientas tecnológicas se expanden, llega el momento de dejar de tratar el aula como el estándar con el que se compara toda la educación. Es el momento de aplicar nuevas tecnologías que aprovechen al máximo el potencial de los entornos virtuales de aprendizaje inmersivo, manteniendo al mismo tiempo la integridad educativa de los modelos pedagógicos tradicionales. En el grado de educación infantil de la VIU son abordadas estas cuestiones.

Los entornos de aprendizaje inmersivo tridimensional (3D) son excelentes ejemplos de herramientas nuevas y emergentes con gran potencial para mejorar la enseñanza y el aprendizaje en educación infantil. Estos ambientes se pueden crear para funcionar como complementos en las aulas tradicionales.

Sin embargo, dada la flexibilidad de estos entornos y las numerosas herramientas disponibles, en realidad podemos hacer más y tener interacciones mucho más atractivas virtualmente. Por ejemplo, una reciente experiencia educativa permite reproducir el inicio de un terremoto para enseñar a los niños como actuar en estas circunstancias. La tecnología ofrece un soporte para el aprendizaje de un hábito que, en algunos países del mundo, será clave para la supervivencia de los niños.

También diversos estudios relacionan el uso de la tecnología 3D o realidad inmersiva con las necesidades educativas especiales. Han sido publicadas experiencias educativas con niños sordos y experiencias educativas con niños diagnosticados con trastorno de espectro autista. Una investigación realizada en cinco escuelas de niños sordos en Estados Unidos de América mostró que utilizando la tecnología 3D o realidad inmersiva se daba un incremento del aprendizaje del  35%.

Algunos recursos permiten crear aplicaciones de realidad aumentada, incluso de manera gratuita. Por ejemplo, BuildAR es una aplicación disponible en Internet que cuenta con una versión sin coste. Descargando  BuildAR, accesible en el enlace http://www.buildar.org/, el usuario puede crear un proyecto de realidad aumentada sin necesidad de programar. Para crear el aplicativo de realidad aumentada solo es necesario disponer de una cámara instalada en el equipo informático.

También ArtoolKit, que puede encontrarse en https://artoolkit.org/ permite sobreponer imágenes virtuales al mundo real. ARToolKit fue desarrollada por el profesor Hirokazu Kato de la Universidad de Washington. Este recurso de código abierto utiliza las capacidades de seguimiento de vídeo para calcular a tiempo real, la posición de la cámara y la orientación relativa a la posición de los objetos físicos.

Los maestros y las maestras de educación infantil también cuentan con diversos juegos educativos interactivos. Por ejemplo, Intel ha desarrollado Clifford's La aventura de leer en base a cuatro episodios en los que el niño se compromete con la aventura usando las funciones de voz y pantalla táctil del ordenador. Las voces y los movimientos permiten a los niños avanzar en la aventura junto con los personajes.

https://youtu.be/nOHM8gnin8Y?list=PLk8DqE83jOBJ9uhn748FlNy_Za7nH1DA0

https://youtu.be/vFhBAQiXlpg?list=PLk8DqE83jOBJ9uhn748FlNy_Za7nH1DA0

 

Dra. Eulalia Torras

Colaboradora docente del Grado en Educación Infantil en la Universidad Internacional de Valencia.