Selecciona tu país

Una de las modalidades de acoso escolar más frecuentes en los últimos tiempos es el ciberbullying. En este tipo de actos un menor, solo o en grupo, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro chico mediante Internet (redes sociales, blogs, correo electrónico), teléfonos móviles, (mensajes por sms o whatsapp) consolas de juegos u otras tecnologías.iStock_000047809760_Large-1024x683

El gran peligro del ciberbullying es el gran anonimato que confiere, haciéndolo muy difícil de perseguir y demostrar. Por otro lado, la no percepción directa del daño causado y la adopción de roles imaginarios en la Red convierten esta práctica en un grave problema que concierne, a la comunidad educativa por supuesto, pero también a los menores, las familias y la sociedad en su conjunto.

Para ser considerado ciberbullying debe haber un acoso entre iguales en un entorno de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). También han de estar implicados menores de edad en ambos extremos: el de acosador o agresor y el de acosado o  víctima, ya que en el caso de que participen mayores de edad hablaríamos de ciberacoso.

 

Tipos de ciberbullying

Con la penetración de las nuevas tecnologías cada vez son más frecuentes los actos de ciberbullying, denominado también bullying cibernético. Los canales son muy variados:

  • Mensajes de texto en móviles, tablets y ordenadores.
  • Páginas web y blogs.
  • Juegos on line.
  • Correos electrónicos, chats, encuestas on line de mal gusto.
  • Acosos por redes sociales: facebook, twitter, tuenti…
  • Suplantación de la identidad virtual para poner mensajes, crear confusión o hacer correr bulos.

En cuanto a los contenidos del acoso existe una gran variedad, siendo las formas más habituales:

  • Los típicos insultos a montajes fotográficos o de vídeo de mal gusto.
  • Imágenes inadecuadas de la víctima tomadas sin su permiso.
  • Críticas respecto al origen, religión, el nivel socioeconómico de la víctima o de sus familiares y amigos.

 

La tecnología como barrera contar el ciberbullying

Sin embargo, la tecnología en sí no es negativa: todo depende de su uso. En base a esta máxima, un grupo de 22 jóvenes han intentado darle la vuelta a la situación y se han puesto manos a la obra con la creación de unas APPs especialmente diseñadas para frenar el acoso escolar.

Este grupo de chicos y chicas concienciados con este problema han creado 6 aplicaciones: MyFriends, Bully Freezone, Antibullying Sage, Antibullying-sector, Ray Chat y Treelp.  Estos programas competirán en la Enable Hackathon que se realizará en octubre en Londres, una actividad financiada por la Comisión Europea.

En estas aplicaciones las víctimas de ciberbullying pueden encontrar información y consejos sobre este tipo de acoso en videos y pantallas interactivas, juegos y chats. Las herramientas que han llegado al proceso final ya se pueden descargar en las principales tiendas de APPs.

Sin duda, una interesante iniciativa que nace con el propósito de poner un granito de arena para ayudar a las víctimas de un fenómeno escolar y social, por desgracia demasiado frecuente, que si  no se soluciona a tiempo puede provocar graves y perdurables problemas en la persona que sufre el acoso y una degradación general del clima escolar.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia