evaluación psicopedagógica - ES
Educación

La evaluación psicopedagógica

Equipo de Expertos en Educación

La evaluación psicopedagógica es uno de los instrumentos más valiosos en el que nos apoyamos los docentes para la toma de decisiones sobre ciertos alumnos. Se realiza sobre aquellos que poseen necesidades especiales, entendiendo por estas no solo los déficits. También se dirige hacia los niños que denotan altas capacidades intelectuales o una madurez mayor a la esperada por edad.

Proporciona información detallada sobre los elementos que intervienen en la enseñanza y nos permite personalizar la ayuda que precisa un alumno concreto. Nos facilita analizar la conducta del niño para establecer los recursos y medidas más adecuados y, de este modo, avanzar en su desarrollo educativo. Evaluación psicopedagógica y orientación educativa van así de la mano, ya que aquella es una parte fundamental de esta.

BODY-AREAEDUCACION

 

La evaluación psicopedagógica, una cuestión de concepto

Es cierto que el término evaluación implica juicio en nuestra cultura. Así, es fácil que muchas personas ajenas a la educación o que comiencen a formarse piensen en ella como un examen calificador. Nada más lejos de la realidad.

La evaluación psicopedagógica está formada por una serie de actuaciones con el fin de recoger, valorar y analizar las condiciones personales de alumnos con cierto tipo de problemas. Considera su interacción tanto dentro del ámbito escolar como del familiar. Todo ello se entiende en el contexto de su competencia curricular para definir sus necesidades educativas. Así, podemos acordar las decisiones más beneficiosas que les permitan desarrollar todas sus capacidades.

Principios de la evaluación psicopedagógica

Para obtener una información lo más pormenorizada posible sobre la manera de funcionar del niño, no podemos perder de vista los principios de la evaluación psicopedagógica. Destacamos los siguientes:

  1. Es un proceso sistemático y riguroso. Sigue una secuencia de pasos en tiempos establecidos y recopila información exhaustiva de todo el proceso.
  2. Es una evaluación funcional que se orienta a la toma de decisiones para intervenir según los resultados que se obtengan.
  3. Tiene carácter científico. Es un proceso pautado y sistemático, con los objetivos claramente definidos.
  4. Es dinámica y parte de la base de que el rendimiento no depende exclusivamente del alumno. Considera fundamental la ayuda que se le pueda prestar. En este sentido, refleja la teoría del aprendizaje de Vigotsky, esto es, tiene en cuenta dónde puede llegar el alumno con la ayuda adecuada.
  5. Su objetivo no es examinar y medir al niño. Lo que trata de determinar son las necesidades educativas que tiene para desarrollar su currículo.
  6. Debe estar realizada por personas especializadas y debidamente formadas con un máster de Psicopedagogía o un máster en Necesidades Especiales.
  7. Saca conclusiones precisas, ya que emplea diferentes herramientas de evaluación que permiten contrastar los distintos resultados.

Fases de una evaluación psicopedagógica

Es un proceso sistematizado y ordenado que podemos dividir en fases o etapas.

La observación

Se trata de una percepción racional, planificada, sistemática y atenta de los elementos que constituyen el objetivo de la investigación. Lo ideal es efectuarla en las condiciones cotidianas y naturales. Para que tenga cierto grado de rigurosidad y los resultados sean fiables, debe cumplir una serie de requisitos:

  1. La calificación de los fenómenos que incluye debe ser objetiva.
  2. Diferencia la descripción de los fenómenos de la interpretación que se realiza de ellos.
  3. Los resultados proceden de contextos naturales donde el alumno se desenvuelve normalmente. Solo así podemos proponer qué necesita el niño.
  4. Es muy detallada y, además de planificada, está contextualizada.
  5. Analiza todos los contextos del niño: el escolar, familiar y social.

Según el sujeto que la practique, puede ser externa o participante. La externa está realizada por personal especializado y adiestrado, objetivo y ajeno a los ámbitos educativos y familiares del niño. Por su parte, la participante incluye diversos grados de implicación por parte del observador.

Según la relación del observador con el objeto de estudio, puede ser una observación directa o una indirecta o mediatizada. En la observación directa, el observador tiene contacto con el objeto de investigación y puede ser abierta o encubierta.

Entrevistas a la familia y educadores

Sirven para enriquecer o verificar los datos obtenidos de la observación. Su validez va en función de la buena comunicación que se establezca entre el entrevistador y el entrevistado.

Entre las más utilizadas, destacamos:

  1. Directiva guiada. Se caracteriza porque el entrevistador es quien la estructura y se prepara con los puntos que se desea desarrollar.
  2. Individualizada. El entrevistado es una persona sola.
  3. Informativa. Su finalidad es la recopilación de datos.

Test estandarizados para niños

Nos sirven, sobre todo, para valorar su capacidad intelectual, de atención, los procesos de lectura comprensiva y escritura, personalidad, autoestima, etc. Uno de los más utilizados es el test de WISC. Sirve para medir la inteligencia global. Proporciona el coeficiente de inteligencia y se emplea en niños de 6 a 16 años.

Interpretación de resultados

Con todos los datos obtenidos, el especialista proporciona una interpretación y propone una intervención. Una evaluación psicopedagógica debe acabar siempre con una propuesta de actuación.

Ejemplo de informe de evaluación psicopedagógica

Consta de varios apartados:

  1. Datos personales del niño, en los que se incluye el curso académico en el que está.
  2. Datos escolares, donde figura su historia escolar y si ha formado parte de alguna actuación o programa de atención a la diversidad.
  3. Datos de la evaluación psicopedagógica. Se incluye la fecha que abarca el período de la evaluación y el motivo por el cual se ha realizado. También se concretan los instrumentos empleados para la recogida de la información.
  4. Información relevante del alumno. Se concretan los datos clínicos y sociales que pudieran ser trascendentes. Además, se informa sobre su desarrollo cognitivo, motor, sensorial, comunicativo y lingüístico, social y afectivo. Se suele añadir el estilo de aprendizaje y motivación. Por último, a partir de la información proporcionada por su tutor, se incluye el nivel de competencia curricular. Se hacen observaciones sobre su comprensión verbal, su razonamiento perceptivo, velocidad de procesamiento y su memoria, etc.
  5. Resultados de las pruebas aplicadas. Si se le ha practicado algún test, se incluye su resultado.
  6. Se evalúan las aptitudes psicolingüísticas. Uno de los test que se usan para ello es el ITPA o test de Illinois. Así, se efectúan análisis de las bases anatómico-funcionales. Con ellos, se valoran las funciones auditivas, la respiración, las praxias fonéticas, la fluidez verbal, etc. También es muy útil para analizar los componentes del lenguaje oral, como el fonológico, el morfosintáctico o el semántico.
  7. Se incorpora, además, una batería de evaluación de los procesos lectores y otra para escritura.
  8. Se incluye toda la información relevante sobre el contexto escolar, el entorno familiar y el contexto social.
  9. Determinación de las necesidades concretas de apoyo educativo.
  10. Orientaciones a la familia o a los representantes legales.
  11. Propuesta de atención educativa con orientaciones al profesorado.

La evaluación en niños con trastornos del espectro autista (TEA)

Entre los escolares con necesidades educativas especiales se encuentra el colectivo con TEA. Tiene mucha importancia la evaluación psicopedagógica en ellos para determinar la intervención más adecuada.

Este trastorno define una condición que afecta cualitativamente a una gran variedad de capacidades que aparecen de manera desigual. Así, existen muchos tipos de autismo y para cada individuo su manifestación y gravedad pueden ser distintas.

El TEA se considera un trastorno del neurodesarrollo que afecta, especialmente, al sistema nervioso central. En cierto modo, las personas afectadas procesan la información de manera diferente a los demás. También se suelen comportar distinto en el área social, comunicativa y conductual.

Se suele manifestar antes de los tres años y muchos síntomas son limitantes.

Para proporcionar la intervención más adecuada, la evaluación es imprescindible realizarla junto con otros profesionales. El papel del neurólogo, en estos casos, es fundamental.

Las áreas de evaluación suelen ser:

  1. Capacidades cognitivas: Ayuda mucho saber el cociente intelectual, sus procesos cognitivos, el juego, la simbolización y la imitación.
  2. Comunicación y lenguaje: Se valoran las funciones comunicativas, la comprensión oral y el lenguaje no literal, etc.
  3. Relaciones sociales: Se incluyen las habilidades sociales con otros iguales y con adultos, la resolución de conflictos, las emociones, etc.
  4. Sus intereses y actividades: Se evalúan los rituales, la anticipación, la resistencia a los cambios, sus obsesiones, etc.
  5. Conducta adaptativa: Incluimos el aseo personal, su vida en casa y cómo se adapta a la escuela.

La importancia de la evaluación psicopedagógica

Nos permite conocer el nivel de desarrollo de un alumno y si lo que está recibiendo del sistema educativo es lo más adecuado para él. Nos facilita determinar qué cambios experimenta durante la etapa escolar. De esta forma, podemos recomendar la mejor intervención para él con el fin de desarrollar sus capacidades de manera satisfactoria.

Gracias a ella, ayudamos al alumno de una manera más efectiva y minimizamos las frustraciones que un sistema no personalizado, sin duda, le causaría.

La valoración de necesidades educativas especiales es un proceso que puede iniciar cualquier profesor en cualquier momento. Posteriormente, según los casos, puede solicitar la concurrencia de otros especialistas.

La evaluación psicopedagógica es muy técnica y requiere de profesionales diferentes al equipo educativo. Se desarrolla dentro del marco escolar. Sin embargo, ante niños con TEA o trastornos de déficit de atención e hiperactividad, la evaluación se convierte en multidisciplinar. Si quieres ampliar tu formación en esta área, consúltanos ahora tus dudas y te ayudaremos a escoger la mejor opción.

Ebook GRATIS: Neuropsicología Clínica

Solicitar información

Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U., tratará sus datos personales para contactarle e informarle del programa seleccionado de cara a las dos próximas convocatorias del mismo, siendo eliminados una vez facilitada dicha información y/o transcurridas las citadas convocatorias.

Ud. podrá ejercer los derechos de acceso, supresión, rectificación, oposición, limitación y portabilidad, mediante carta a Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U. - Apartado de Correos 221 de Barcelona, o remitiendo un email a [email protected]. Asimismo, cuando lo considere oportuno podrá presentar una reclamación ante la Agencia Española de protección de datos.

Podrá ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos mediante escrito dirigido a [email protected] o a Grupo Planeta, At.: Delegado de Protección de Datos, Avda. Diagonal 662-664, 08034 Barcelona.