Selecciona tu país

El “coaching”, término puesto tan de moda últimamente, es un vocablo inglés cuya traducción significa “entrenamiento”. Como disciplina, el “coaching” tiene su origen en Estados Unidos hace más de 30 años, al abrigo del mundo del deporte, a raíz de la publicación del libro “El juego interior del tenis” (1974), del extenista Timothy Gallwey, cuyo objetivo era incrementar el rendimiento individual de los profesionales del deporte.

El “coaching” como disciplina se nutre de diferentes fuentes, tales como la Filosofía, la Psicología, la PNL (Programación Neurolingüística), la consultoría y empresa, y otras disciplinas científicas como la Física Cuántica o la Neurociencia, aglutinando bajo su nombre los más diversos enfoques. No obstante, es importante señalar que el coaching no es terapia, counselling, consultoría o asesoría.

No existe una definición unitaria para el concepto de coaching, pues cada vertiente pone el énfasis en unos aspectos u otros, si bien hay unas líneas claras en las que la mayoría de escuelas coinciden y que nos pueden ayudar a comprender qué es el coaching, tales como:

- Es un proceso delimitado en el tiempo, de ciclo cerrado.

- Participan un coach (experto) y un coachee (persona que recibe coaching) o varios si hablamos de empresas, equipos y organizaciones.

- Es una metodología basada en el modelo dialéctico, preguntas-respuestas, donde el coach, a través de las preguntas, invita al coachee por mediación de sus propias respuestas a explorar sus potencialidades, valores, creencias, objetivos, soluciones, etc…

- Es un proceso de cambio y aprendizaje, donde la fijación de metas y la movilización hacia los objetivos deseados lo conforman como una metodología muy potente, eminentemente práctica, muy rica en técnicas y herramientas, flexible y dinámica, que evoluciona de forma imparable ajustándose a las necesidades de las personas y de las organizaciones.

Según Sir John Whitmore, uno de los padres del coaching, "El coaching consiste en ayudar a alguien a pensar por sí mismo, a encontrar sus propias respuestas, a descubrir dentro de sí su potencial, su camino al éxito; en definitiva a conseguir sus propios objetivos, ya sean personales o profesionales".

Así pues, podríamos definir el coaching como un proceso en el que el coach acompaña al coachee (alumno, ejecutivo, directivo, deportista o cualquier otra persona dispuesta a mejorar) en la consecución de un objetivo, generando nuevas posibilidades de acción para la obtención de resultados extraordinarios, con la consecuente ganancia en el desarrollo personal y profesional del mismo.

¿Cuáles son las claves de un proceso de coaching?

El coaching tiene 5 claves fundamentales que hacen de él una metodología altamente eficaz:

  1. Potencial: el coach ayuda a cada persona (coachee) a descubrir sus capacidades, habilidades, talentos y sabiduría interior para llegar a ser “la mejor versión de sí mismas”.
  2. Toma de conciencia: el coach facilita al coachee ampliar su conciencia sobre dónde quiere llegar y dónde se encuentra actualmente, cuáles son sus prioridades y objetivos, y cuáles sus valores fundamentales que le van a permitir vivir una vida plena.
  3. Autocreencia: en un proceso de coaching uno de los objetivos del coach es que el coachee adquiera el valor para creer que puede conseguir su objetivo, elevando su autoestima y la confianza en sí mismo.
  4. Responsabilidad: mediante el coaching se fomenta la responsabilidad personal del coachee en su propio proceso, potenciando la capacidad de elección y estimulando la motivación, la voluntad, la perseverancia y la coherencia imprescindibles para lograr consecuentemente su objetivo.
  5. Acción: el coach facilita al coachee la generación de opciones y la puesta en marcha de un buen plan de acción que permita lograr los objetivos marcados. Como es bien sabido, un sueño se convierte en objetivos y metas alcanzables siempre y cuando la persona emprenda acciones concretas, de lo contrario seguirá siendo un gran sueño, nada más, por lo que, como se suele decir, “sin acción no hay coaching”.

Esta nueva disciplina profesional tiene un campo de acción muy amplio, abarcando áreas tan diversas como la educativa, deportiva, sanitaria, ejecutiva, empresarial, organizacional y personal, así como cualquier otra en la que se pretenda maximizar los resultados a través de la mejora de la excelencia personal y/o profesional. Según la prestigiosa revista Forbes (2014), el coaching es la segunda profesión con más potencial de crecimiento en los próximos años y una de las más valoradas en la actualidad. Una nueva disciplina que goza de muy buena salud y que ha venido dispuesta a quedarse.

¿Quieres conocer más sobre el “coaching”? Te invito a ver este vídeo motivacional “Donde tus sueños te lleven”, del prestigioso conferenciante y escritor Javier Iriondo.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=b2UyFJ_GMZc[/embed]

Dra. Segunda Sánchez Lorente, Directora de TFM en las áreas de Psicobiología de la Felicidad y Coaching en el Máster de Psicología General Sanitaria de la VIU.