Selecciona tu país

Cada segmento de la economía está siendo transformado al incorporar la inteligencia humana a la computación y permitir que las máquinas aprendan de la experiencia y tomen decisiones de tipo humano. Es la base de la inteligencia artificial. Ejemplos como la automatización de tareas rutinarias, la personalización de las experiencias o la mejor comprensión de los clientes son solo una pequeña parte de las posibilidades de esta tecnología.

AI no solo consigue reducir los costes operativos y maximizar la eficiencia de cualquier proceso, sino que da forma a una nueva realidad, introduciendo mejoras en diferentes industrias.

El futuro está ligado a la inteligencia artificial (IA), y los ejemplos que te presentamos en las siguientes líneas lo demuestran. Pero, antes de llegar ahí, vamos a repasar qué es inteligencia artificial, para qué sirve la IA y cómo la usas a diario.

¿Qué es IA?

La IA es una disciplina que aúna ciencias, teorías y técnicas (entre ellas, lógica matemática, estadística, probabilidades, neurobiología computacional e informática) y cuyo objetivo es lograr la imitación por una máquina de las capacidades cognitivas de un ser humano.

Según algunos expertos, la ambición de lograr la imitación de la cognición humana (o incluso animal) requeriría nuevos descubrimientos en la investigación básica y no solo una evolución de las tecnologías actuales de aprendizaje automático. Estas tecnologías, que son de naturaleza esencialmente matemática y estadística, no pueden actuar intuitivamente o modelar su entorno rápidamente.

Por lo tanto, los impactos en la sociedad, la ética y los derechos fundamentales no deben construirse temiendo que el aprendizaje automático dé lugar a una forma artificial de conciencia dentro de una o dos décadas, sino previniendo los prejuicios, la discriminación, los ataques a la privacidad, la libertad de expresión o conciencia o incluso sobre la vida misma con armas autónomas provenientes de una concepción de la sociedad reduciéndola a un modelo matemático.

Para qué sirve la inteligencia artificial

La inteligencia artificial con sus ejemplos da muestra de la ventaja competitiva crítica que supone para aquellas organizaciones que pueden y desean usarla. Los sistemas de IA tienen la capacidad de gestionar grandes cantidades de datos de varias formas.

En la actualidad, se han desarrollado diferentes tipos de inteligencia artificial dedicados a una variedad de tareas, que van desde el reconocimiento facial hasta el diseño de fármacos o la conducción de automóviles.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

En el campo de la logística, una IA puede optimizar el enrutamiento de los vehículos de reparto de mercancías, mejorando así la eficiencia del combustible y proporcionando tiempos de entrega más rápidos. Se ha convertido en una valiosa herramienta de respuesta en los centros de atención al cliente. En el mundo de las ventas, la combinación de los datos demográficos de los clientes con los datos de transacciones anteriores y las redes sociales puede dar como resultado recomendaciones adaptadas al cliente.

La inteligencia artificial puede mejorar el mantenimiento predictivo e incluso se pueden utilizar técnicas específicas de aprendizaje profundo para adaptar esta tecnología a objetivos y tareas específicas.

Ejemplos de inteligencia artificial que usamos a diario en el trabajo

La inteligencia artificial es una especie de nueva generación del software al nivel que conocemos. En este estadio evolutivo, la máquina puede tomar decisiones por sí misma, debido a su amplia autonomía en comparación con la aplicación de otras tecnologías de programación.

Algunos de los diferentes usos de la IA que has probado a diario, durante tu trabajo en la oficina, son:

  • Descubrimiento de la información para la resolución de problemas o la planificación estratégica: la inteligencia artificial puede ayudarnos a dar sentido a cantidades masivas de datos, incluidos los datos no estructurados. La IA ha ayudado a las organizaciones a encontrar nuevos conocimientos que se habían guardado en los datos almacenados, permitiéndoles sacar el potencial para desarrollar negocios asombrosos y resolver algunos de sus principales desafíos.
  • Música en tu despacho: usando un dispositivo como puede ser cualquier altavoz inteligente impulsado por el procesamiento de lenguajes naturales, tus órdenes de voz se convierten en deseos cumplidos. Te basta con pedirlo, para empezar a disfrutar de tu lista de reproducción favorita de fondo mientras trabajas.
  • Gestión de la relación con los clientes: la inteligencia artificial se está utilizando para mejorar los sistemas de gestión de relaciones con los clientes. Algunos sistemas de software, como Salesforce, requieren un mantenimiento humano significativo para seguir siendo precisos. Sin embargo, cuando se aplica una IA a estas plataformas, se transforman en sistemas de autocorrección y actualización automática que almacenan y administran datos de manera eficiente, sin problemas técnicos constantes.

El trayecto en coche hasta la oficina o hacia una visita comercial pronto entrará en la lista de usos de la inteligencia artificial que se experimentan a diario. Sin embargo, la seguridad es crucial cuando se trata de vehículos autónomos, y para que el público adopte los vehículos autónomos, deben ser más seguros en comparación con los vehículos impulsados por humanos, por lo que aún hace falta esperar a que la tecnología se perfeccione.

Inteligencia artificial: ejemplos relevantes

Sector financiero. A medida que las transacciones en línea se vuelven más populares cada año, la industria financiera y bancaria se enfrenta a casos cada vez más complejos de robo de identidad y pérdidas por fraude. AI puede optimizar la ciberseguridad financiera, ya que los sistemas que utilizan tecnologías de Deep learning pueden analizar patrones y detectar comportamientos sospechosos y posibles fraudes. Es una de las ventajas de usar en este sector la inteligencia artificial. Ejemplos como los siguientes lo demuestran:

  • Análisis de transacciones en tiempo real para reducir el fraude en base a sofisticados sistemas de Deep learning.
  • La gestión del comercio y la inversión para aumentar la rentabilidad de las operaciones.
  • Aumento de los fondos de cobertura artificialmente inteligentes y las plataformas de robo-asesoría.
  • Evaluación de la calidad crediticia, automatización de las interacciones con los clientes y otras tareas cotidianas están impulsadas por AI en muchas empresas del sector que, con esta ventaja, se ponen por delante de la competencia.

Sector salud. La IA puede proporcionar una gran ayuda en el análisis de datos médicos complejos, como rayos X, tomografías computarizadas y diferentes pruebas de detección. Utilizando los datos del paciente y las fuentes de conocimiento externas, como la investigación clínica, los profesionales médicos pueden construir una ruta de tratamiento personalizada para todos. Además del apoyo a la toma de decisiones clínicas en el lugar, hoy día es posible brindar asesoramiento médico en tiempo real a los pacientes gracias a la inteligencia artificial. Ejemplos de los grandes beneficios del valor de AI en esta industria hay muchos, aunque se pueden destacar los siguientes:

  • Aplicaciones que utilizan el reconocimiento de voz para pasar consulta a los pacientes, comparar sus síntomas con una base de datos y ofrecerles tratamientos adecuados.
  • Enfermeras virtuales que conectan a los pacientes con consejos y servicios clínicos mediante el uso de un motor de clasificación patentado que escucha al paciente y brinda una respuesta adecuada.
  • Análisis predictivo basado en el aprendizaje automático y el procesamiento de lenguaje natural para elegir la opción de tratamiento de medicamentos contra el cáncer más efectiva para cada paciente, individualmente.

Sector minorista. La inteligencia artificial es probablemente la más conocida por sus aplicaciones en la industria del retail. El software de conversación inteligente ayuda a las empresas a interactuar con los usuarios y hacer un seguimiento de los clientes potenciales mediante el análisis y la segmentación de las llamadas de ventas. Para ello, utiliza el reconocimiento de voz y el procesamiento de lenguaje natural. Chatbots y asistentes virtuales permiten a las empresas minoristas ofrecer un servicio de atención al cliente 24/7 y responder preguntas básicas sin la participación del personal humano, solo con inteligencia artificial. Ejemplos no faltan en este sector, como:

  • Recomendaciones personalizadas a cada cliente, que son posibles gracias a motores de recomendación.
  • Campañas de ventas con objetivos geográficos específicos y la optimización de precios, como el software de precios dinámicos, también son implementaciones de inteligencia artificial que vale la pena observar.

Existen innumerables implementaciones de inteligencia artificial en la industria y su prevalencia continúa aumentando a medida que las empresas deciden incorporar la tecnología más avanzada en sus estrategias de negocio para ofrecer un mayor valor a sus clientes.

Si quieres saber más sobre inteligencia artificial y estás pensando en formarte en un ámbito en auge y con muchas salidas profesionales, visita nuestro artículo Qué es y dónde se estudia ingeniería artificial en el que te descubrimos por qué estudiar inteligencia artificial para ser un profesional completo en el sector de la tecnología.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia