Selecciona tu país

En la actualidad no hay un tratamiento que cure la enfermedad de Parkinson, pero sí se aplican tratamientos que mejoran la calidad de vida de los enfermos. Las nuevas tecnologías plantean nuevas vías en este sentido, a través de herramientas que permiten desarrollar diversos ejercicios para el Parkinson.

El Parkinson es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso que se caracteriza fundamentalmente por los siguientes síntomas:

  • Temblor en reposo. Este síntoma se presenta en el 70% de los pacientes aproximadamente. Se manifiesta durante el reposo y desaparece al realizar una acción. Suele manifestarse sobre todo en las extremidades superiores.
  • Se trata de la resistencia a la realización del movimiento pasivo, tanto flexor como extensor.
  • Pérdida de habilidad. Se manifiesta en actividades como escribir, coser o afeitarse y a medida que avanza la enfermedad se va agravando.
  • Trastornos posturales. Suelen aparecer en la fase avanzada del Parkinson. El paciente tiende a flexionar el tronco, la cabeza y las cuatro extremidades.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

Ejercicios para el parkinson y nuevas tecnologías

Además del tratamiento farmacológico del Parkinso, existen otros tratamientos que se han revelado muy eficaces como el ejercicio físico para ayudar en los síntomas motores que tiene la enfermedad y que afectan al equilibrio y a la postura.

La práctica de ejercicio físico debe ser suave, dinámica y regular. Se pueden practicar ejercicios como caminar, bici estática, ejercicios aeróbicos. En ese sentido es importante evitar una vida sedentaria y realizar tareas en el hogar y fuera de él.

Las nuevas tecnologías también han supuesto un avance en la práctica de ejercicio para las personas con Parkinson puesto que existen diversas aplicaciones que muestran cómo hacer ejercicios en casa o dan trucos para mejorar la calidad de vida.

El Parkinson suele producir aumento de peso por lo que la práctica regular de ejercicio físico puede ayudar a adelgazar y aumentar la masa muscular.

La realidad virtual, es decir, la inmersión de un paciente en un entorno creado digitalmente, se utiliza también para entrenar las habilidades de los pacientes de Parkinson como preparar la comida, tomar el autobús o cruzar una calle. La ventaja de la realidad virtual es que crea un entorno seguro en el que el paciente puede interactuar y, además, se pueden valorar los resultados de la evolución de dicho paciente.

 

La monitorización de forma no intrusiva y las nuevas tecnologías

En el año 2015 un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid anunció el desarrollo de una herramienta que podía ayudar a los profesionales sanitarios a tomar decisiones. Se genera información a través de sensores vestibles low-cost que llevan los enfermos de Parkinson.

Estos sensores detectan y cuantifican los síntomas de cada paciente de manera continuada y permite monitorizar al enfermo de forma no intrusiva. Con la monitorización se crea un perfil de cada persona y se puede aplicar un tratamiento adecuado para cada paciente.

Como consecuencia de todo lo anterior, aunque no existe cura para el Parkinson, sí existen cada vez más herramientas para luchar contra los síntomas que produce. El objetivo es mejorar la vida de los pacientes y que, tanto a través de los fármacos como de tratamientos complementarios, mejoren su estado.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia