Selecciona tu país

El campo de la nutrición y dietética vive un momento dulce, gracias en buena medida a los cambios en la concepción sobre la alimentación que se están experimentado a nivel social. Si en un periodo de nuestra historia comer todo lo que podíamos era símbolo de bienestar social y económico, posteriormente, gracias los avances científicos que vincularon la dieta al surgimiento de determinadas enfermedades, se pasó a alertar sobre la posible influencia de lo que comemos en nuestra salud. Era un enfoque preventivo de enfermedades como la diabetes o la hipertensión.

Hoy en día se ha ido un paso más allá; pensamos en los alimentos como generadores de salud y bienestar en general, utilizándolos para potenciar funciones tan específicas como la cognitiva. A este punto se ha llegado gracias a los avances científicos y tecnológicos en el campo de la nutrición y dietética, una tendencia innovadora que no hace más que crecer. A continuación, vamos a ver cinco tendencias que están marcando el desarrollo de este área.  

Nutrigenómica y nutrigenética

Enmarcada dentro de las llamadas tecnologías ómicas (término derivado de las ciencias que le dan origen, por ejemplo, la genómica y la metabolómica), la nutrigenómica estudia el modo en que los alimentos que ingerimos habitualmente afecta a nuestros genes y, a la vez, como esos genes tienen relación directa con la reacción del cuerpo frente a ciertos alimentos.

Descarga nuestra guía gratuita: 6 tendencias en nutrición que marcarán los próximos años

A través de la nutrigenómica podemos saber cómo afectan los alimentos a la salud y al riesgo de aparición de ciertas enfermedades como el cáncer.

Por otra parte tenemos la nutrigenética, que estudia la influencia de variantes genéticas que pueden llegar a causar una cierta enfermedad y busca disminuir el riesgo de aparición de la enfermedad a través de un tipo de dieta específica. Así, existen por ejemplo planes de alimentación especialmente diseñados para quienes tienen más riesgo de acabar desarrollando diabetes 

Ambas disciplinas son la base de la llamada nutrición personalizada que, aunque aún en sus inicios, ya permite dar consejos nutricionales adaptados a las condiciones metabólicas y bioquímicas individuales. A través de ella se busca que la persona no solo mantenga un peso sano adaptado a su edad, altura y género, también que su dieta esté basada en alimentos que le ayuden a cuidar su salud.

Alimentos funcionales

Si bien llevan muchos años en el mercado y empezaba a parecer que su popularidad disminuía, las recientes investigaciones científicas que describen una estrecha relación entre la microbiota intestinal y la salud cerebral e inmunitaria, han vuelto a añadir atractivo a los alimentos funcionales.

Bajo esta categoría se agrupan los llamados probióticos, prebióticos y simbióticos, que suponen un beneficio para la salud más allá de su aporte nutricional. 

A medida que sigan descubriéndose relaciones entre patologías específicas y desequilibrios en la microbiota, los alimentos funcionales deberán expandir su alcance.

Encontramos alimentos funcionales en la naturaleza, y un buen ejemplo de ellos es la avena, cuya fibra soluble ayuda a mejorar el tránsito intestinal pero también disminuye el colesterol. Pero en otros casos lo que se hace es modificar alimentos añadiendo componentes biológicamente activos para hacer que un determinado producto tenga efectos más positivos sobre la salud. Un ejemplo clásico es la leche enriquecida con calcio.

No obstante, los expertos en nutrición y dietética aconsejan consumir este tipo de alimentos con moderación, porque el consumo excesivo de nutrientes puede provocar efectos contrarios a los buscados. 

Dispositivos para monitorizar la condición física

Los wearables que miden la frecuencia cardiaca, la calidad del sueño, el número de pasos o calorías consumidas son muy habituales hoy en día. 

La información que relojes y pulseras inteligentes aportan es usada a diario por millones de personas para hacer un seguimiento más activo de su estado de salud y les anima a alimentarse mejor para prevenir enfermedades a través de la nutrición.

Aplicaciones

Mucho más desarrollado que los wearables está el mundo de las aplicaciones móviles orientadas a la nutrición y dietética. Desde apps que ofrecen recetas y menús saludables para toda la semana, hasta aquellas orientadas a contabilizar todas las calorías que nos aportan los alimentos. 

También hay aplicaciones que se conectan a los dispositivos wearables y usan los datos que estos recolectan para ofrecernos información más personalizada.

Esta tecnología contribuye a que todos seamos más conscientes de nuestro estado de salud y de aquellas cosas que no son buenas para ella y de las que sí son recomendables. El auge de los dispositivos wearables y las apps sobre nutrición es responsable en gran medida del crecimiento del interés en una alimentación sana.

Alimentos más saludables y respetuosos con el medio ambiente

Parece lógico que en el área de la nutrición y dietética se apueste por los alimentos saludables. Es una tendencia tan sólida que, en los últimos años, ha llevado a cambios notables aunque aún insuficientes en las grandes superficies y la industria de los alimentos en general

Ya no solo están las versiones light de los productos, están también las ecológicas o las elaboradas con productos más sanos como el aceite de girasol en lugar de aceite de palma.

El cambio en las tendencias de consumo está obligando a la industria alimentaria a innovar a marchas forzadas, algo que los profesionales de la nutrición y dietética no pueden menos que aprovechar para hacer ver a los ciudadanos lo importante que es seguir unas pautas de alimentación que sean sanas y equilibradas. 

Derribando mitos sobre nutrición y dietética

Estas tendencias que hemos vistos están contribuyendo a que por fin desaparezcan los mitos que durante mucho tiempo han existido sobre la alimentación. Veamos algunos:

  • El pan no es saludable.
  • Si haces ejercicio físico de forma habitual puedes comer y beber lo que quieras.
  • Las grasas vegetales son siempre más sanas que las animales. 
  • Comer huevo es malo para el colesterol.

Si te interesan estos temas, encontrarás realmente útil nuestro Máster en Ciencias Avanzadas de la Nutrición Humana

Cuanto más sabemos sobre nutrición y dietética mejor podemos entender que una dieta sana implica comer de todo pero con moderación, y que además existen alimentos que pueden ayudarnos a cuidar especialmente de nuestra salud. Si todo esto lo combinamos con un poco de ejercicio a diario, al final el resultado es que nos vemos y nos sentimos mejor.

Si quieres saber más sobre nutrición y dietética y estás pensando en formarte en un ámbito en auge y con muchas salidas profesionales, visita nuestro artículo Estudiar nutrición humana: el éxito saludable en el que te descubrimos por qué estudiar nutrición y dietética para ser un profesional completo en el sector de la salud.

 

Ebook GRATIS: Nutricion

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia