Selecciona tu país

Con el asentamiento de Internet, las nuevas tecnologías y la informática, hemos tenido que adaptarnos a nuevas formas de trabajo y, sobre todo, a nuevos conceptos. Y todo ello hay que entenderlo y dominarlo a la perfección si queremos sobrevivir en el día a día actual. Hoy hablamos de las redes de datos, un término cada vez es más utilizado que nos sonará por su aplicación en el entorno no solo informático, sino también en todo tipo de empleos.

 

¿Qué son las redes de datos?

Las redes de datos son infraestructuras que han sido creadas para poder transmitir información a través del intercambio de datos. Es decir, son arquitecturas específicas para este fin, cuya base principal es la conmutación de paquetes y que atienden a una clasificación exclusiva, teniendo en cuenta la distancia que es capaz de cubrir su arquitectura física y, por supuesto, el tamaño que presentan.

 

Elementos principales de las redes de datos

Para que las redes de datos funcionen adecuadamente deben contener cuatro elementos fundamentales:

  • Hubs: se dedican a la amplificación de señales, un proceso muy importante de cara al intercambio de datos.
  • Pach Panels: los sistemas que organizan el cableado necesario para el correcto funcionamiento.

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

  • Servidores: se encargan de administrar la información y el proceso completo.
  • Cables: son de tipo horizontal y suelen ser también elementos principales dentro de las redes de datos.

 

¿Cómo se clasifican las redes de datos?

Las redes de datos tienen su propia clasificación atendiendo a una serie de factores concretos y dividiéndose en cuatro tipos:

  • LAN: la red de área local que permite que equipos que se encuentren en un mismo edificio tengan conexión, aunque de manera limitada. Suelen ser privadas.
  • MAN: redes de áreas metropolitanas que conectan equipos de una ciudad. Se puede crear una red MAN a partir de varias redes LAN y es por ello que puede ser de propiedad privada o estar ofrecida como servicio público.
  • WAN: corresponde a redes de áreas extensas, por lo que en este caso va a cubrir las necesidades de áreas geográficas más amplias, pudiendo ser de carácter regional, nacional o internacional.
  • PAN: es la red de área personal, más pequeña y cuya función es conectar ordenadores que se encuentren dentro del entorno cercano de un usuario.

 

La topología de red

La topología de red es la zona habilitada para que se produzca ese intercambio de datos del que hablamos, dividiéndose en cuatro tipos:

  • Malla: permite que un dispositivo pueda comunicarse con otro que se encuentre dentro de la misma red. La gran ventaja es que esta comunicación se hace sin ningún tipo de interferencia.
  • Estrella: aquí hay un dispositivo central y es este el que se conecta con los demás. Bajo esta configuración siempre que los demás dispositivos quieran conectarse entre sí deberán pasar por el central.
  • Estrella extendida: es similar al modelo anterior, pero en este caso hay un eje central que es la base para la conexión de los demás ejes que a su vez cuentan con otros dispositivos.
  • Anillo: en este caso se da la comunicación en círculo. Por tanto, un dispositivo se conecta con otros dos que también forman parte de la red.

 

Las redes de datos son elementos imprescindibles dentro de una organización, puesto que favorecen a que haya una mejor y más rápida comunicación entre los empleados y se pueda manejar un mayor número de datos para obtener la información necesaria en cada momento.

 

Ebook GRATIS: Informática

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia