Selecciona tu país

Para entender qué es un mediador de conflictos es importante tener en cuenta que desde la antigüedad llevar a cabo procesos que impliquen llegar a un acuerdo, y más aún cuando las partes se encuentran en una relación tensionante, resulta ser bastante desgastante. Además, cuando hay un interés por una resolución justa se puede llegar a un punto difícil para no permitir que las diferencias personales complejicen la posibilidad de un desenlace justo en medio de una negociación más práctica.

Por esta razón la aparición de la mediación, como un mecanismo eficaz para lograr los objetivos en este tipo de procesos, se ha convertido en una de las mejores herramientas. En distintos países la mediación ha sido implementada con unos niveles superlativos de éxito para todos los involucrados en ella; tal vez la razón principal de estos resultados positivos se deba a la pertinente utilización de la figura del mediador. Aunque para que la mediación se desarrolle con avances satisfactorios es necesario que este personaje cumpla con ciertas características.

Las habilidades de un mediador exitoso

A raíz de lo que hemos expuesto en nuestros últimos artículos acerca del tema, pareciera que ser mediador es una labor sencilla. Pero en realidad no es nada fácil encomendar esta labor a cualquier persona. Cometer errores en la selección de un mediador dotado con las capacidades ideales para desarrollar esta gestión puede llevar a no cumplir los objetivos planteados o hasta a generar un conflicto mayor del que se había planteado al inicio de la negociación.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

Alguien que se enfrente a la extenuante función de mediador, inicialmente tiene que cumplir con un perfil en el que demuestre su capacidad de ser una persona neutral; esta es la principal característica para que el proceso se desarrolle de forma fluida. Un aspecto que debe ser evaluado, en cuanto a rasgos de personalidad, es su empatía, el mediador debe tener la capacidad de entender al otro y demostrarle que su opinión tiene validez.

Por otra parte, el mediador debe ser una persona que tenga la habilidad de asumir con criterio los momentos de transformación; esto debido a que en medio de una negociación puede haber muchos cambios de rumbo en el proceso, y en este momento el mediador debe tener la habilidad de leer con agudeza qué giro es el adecuado para seguir avanzando.

Los principales tipos de mediadores

Con el fin de tener mayor claridad sobre qué es un mediador de conflictos, veremos algunos de los perfiles más conocidos en el ámbito profesional.

  • Mediador familiar: Son profesionales como abogados, sicólogos, educadores, pedagogos, etc., que han estudiado ampliamente las técnicas de negociación, y además conocen a fondo teorías de sistemas familiares, teorías de la comunicación y derecho de familia.
  • Mediadores licitados: En un campo estrictamente legal hay un tipo de mediadores, que son los licitados. Estos, por lo general se denominan así porque sus procesos han sido adjudicados, por lo general por instituciones como el Ministerio de Justicia, o sus pares, en el contexto de la mediación previa u obligatoria.
  • Mediadores privados: Este tipo de mediadores, por lo general participan en negociaciones de forma particular, pero también están avalados por el Ministerio de Justicia para desarrollar esta labor.

La información que hemos visto en este artículo, tiene como finalidad profundizar en la figura clave de los procesos de mediación. Esperamos que sea de gran ayuda para entender mejor y para conocer con mayor detalle la importante tarea del mediador de conflictos, ya que nos encontramos frente a una herramienta fundamental para distintos contextos profesionales.

Ebook GRATIS: Psicología

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia