Selecciona tu país

La metodología agile se ha posicionado por una de las tendencias de mayor éxito entre todo tipo de empresas de formación y universidades como método para el aprendizaje. En formación tecnológica está alcanzando unos niveles de interés muy elevados debido a la forma en la cual prepara al alumnado. Está dirigido a profesionales que ocuparán puestos de importancia y que tendrán capacidad para llevar a cabo procedimientos con los que se potenciará el rendimiento de sus empresas. Una de sus principales ventajas es que este tipo de metodología se adapta de una forma flexible para responder exactamente a las necesidades de cada momento.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Aspectos a tener en cuenta

Uno de los focos de interés en los que se concentran las metodologías de este tipo está relacionado con conseguir que el nivel de satisfacción de los estudiantes sea superior a la media. Dentro de esta forma de trabajar el estudiante pasa por tener un papel más activo, participando en los procesos de la formación que se esté diseñando y dejando su posición estática para involucrarse en todo momento. Para ello se le informará de los distintos progresos y la relación con el mismo mejorará, siendo también más posible que el resultado le sea más satisfactorio. Uno de los errores comunes en el trabajo con alumnos, los malentendidos que se pueden crear fruto de una mala explicación, se reduce al mínimo o se anticipa.

De igual manera un sistema de formación ágil aumenta el nivel de motivación y la forma en la que se continúa con el aprendizaje día a día. Los profesores están más involucrados y su filosofía a la hora de conducir las clases se contagia a los estudiantes para crear un vínculo más satisfactorio. En las distintas clases se crea un sentimiento de flexibilidad en el cual las ideas de todos los involucrados terminan siendo útiles.

 

Optimizando la formación

Otra de las grandes ventajas de aplicar esta metodología se encuentra relacionada con la manera en la que se ahorra tiempo y esfuerzo durante el proceso lectivo. Es un tipo de formación mucho más rápida, pero que no por ello resulta menos eficiente. En realidad el nivel de implicación es tan alto que acaba resultando adecuado para los alumnos porque en menos espacio de tiempo que el dedicado a otros cursos pueden aprender mucho más. Para alcanzar este buen rendimiento se hace especial hincapié en que el trabajo y el aprendizaje tiene que ser rápido, pero estar siempre de la mano con la búsqueda de eficiencia. Para ello de manera progresiva se realizan valoraciones y entregas que ayudan a delimitar que el camino esté desarrollando con una buena progresión por parte del alumno. La intención en este sentido es comprobar cómo los conocimientos comienzan a acumularse con rapidez y derivando en que puedan realizarse tareas desde poco tiempo después por mucho que sean inicialmente sencillas.

Gracias al nivel de interacción entre maestros y alumnos, esta formación soluciona errores y se anticipa a posibles problemas que puedan aparecer en el camino. Es una forma de agilizarlo todo y de conseguir que se mantengan los niveles de satisfacción en su más alto nivel. Para evitar sorpresas se habrá delimitado una serie de temas complicados o de posibles obstáculos en el inicio del curso.

La formación agile aplicada al sector tecnológico ayudará a que los profesionales estén preparados para aportar a su empresa el mayor nivel de rendimiento. Una vez se introduzca este sistema los clientes estarán más satisfechos, los miembros del equipo rendirán más y se evitarán pérdidas económicas al detectar problemas en su primera fase antes de que se compliquen. La agilidad que proporciona esta metodología reducirá el número de reuniones, permitirá a los implicados en los trabajos que piensen de una forma global para optimizar el rendimiento y se comenzará a trabajar a máxima velocidad, como en cápsulas de sprints enfocados hacia un desenlace óptimo.

Con una dosis de planificación bien elaborada y un equipo que trabaje en agile los procesos tecnológicos de cualquier tipo de empresa se completarán con mayor eficiencia. Por eso es importante que los alumnos se formen teniendo a su alrededor los conceptos de este tipo de metodología y que estén preparados para aplicarlos una vez comiencen a trabajar en la empresa que les haya contratado.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia