Selecciona tu país

Los protocolos de enfermería son uno de los pilares básicos para determinar la forma de actuar y el compromiso de los profesionales de la salud en el desarrollo de los cuidados que llevan a cabo. Las investigaciones que se realizan en el ámbito de las ciencias de la salud aportan cada día nuevas evidencias que suponen cambios en los cuidados de los pacientes.

La práctica de la enfermería se basa, entre otras cosas en la evidencia, por lo que aplica aquellas técnicas que se consideran más efectivas y relevantes. Para poder cumplir el objetivo citado en el párrafo anterior, los profesionales de la salud disponen de diversas herramientas que ayudan a tomar decisiones, estas herramientas son los protocolos, las guías y los procedimientos, entre otras.

Los protocolos de enfermería son documentos que además de establecer una normativa para la práctica, constituyen una importante fuente de información y facilitan la incorporación de nuevos profesionales. Por lo tanto, los protocolos deben ser actualizados para adaptarse a todas las novedades y reducir la variabilidad de la práctica clínica.  

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

Pasos básicos para elaborar los protocolos de enfermería

La elaboración de los protocolos de enfermería atraviesa varias fases entre las que podemos distinguir los siguientes pasos básicos:

Selección del problema de salud

Es posible protocolizar muchos problemas de salud, fundamentalmente cuando exista una posibilidad de mejora en los cuidados de salud y  en los resultados que se obtengan con el paciente. Para priorizar el problema de salud que se quiere protocolizar se pueden tener en cuenta las siguientes cuestiones:

  • Supuestos en los que existe una gran variedad en la práctica clínica o en los resultados.
  • En el caso en el tratamiento pueda reducir la morbilidad o mortalidad.
  • Casos en los que las intervenciones tienen un alto riesgo o alto coste.
  • Necesidad de que exista un protocolo.

Composición del grupo de trabajo

El grupo de trabajo que elabore el protocolo debe estar formado por varios profesionales expertos en la cuestión objeto de protocolización. Es fundamental que exista un acuerdo entre los profesionales que van a elaborar el protocolo porque se verán afectados por dicho protocolo en su trabajo diario.

Revisión de la mejor evidencia científica

Esta revisión requiere una búsqueda bibliográfica y en revistas científicas para seleccionar el material en base a su calidad. La información se puede extraer de artículos, tesis doctorales, guías clínicas etc.

Redacción del documento

Es preciso que los protocolos de enfermería estén redactados de forma clara, utilizando frases cortas y términos sencillos, evitando siglas y redundancias. Se trata de elaborar un documento que sea de fácil comprensión por los profesionales que lo van a utilizar.

Estructura de los protocolos de enfermería

De forma genérica los protocolos de enfermería pueden seguir la siguiente estructura:

  • Introducción. En este apartado se hablará de la justificación del protocolo.
  • Son los resultados que se pretenden obtener.
  • Responsabilidad de cada profesional implicado en su implementación.
  • Profesionales a los que va dirigido.
  • Población a la que va dirigida el protocolo.
  • Descripción del procedimiento a implementar.
  • Glosario de términos y biografía.

Ebook GRATIS: Tecnologia y Salud

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia