Selecciona tu país

La informática tiene muchas bases de contenido y relevancia funcional sin las que el resto de funciones serían inútiles. Hay que profundizar en el pasado y en la historia de la tecnología para ver qué es lo que ha permitido que todo se desarrolle con eficacia y sencillez. El software de sistema ocupa uno de estos papeles de relevancia, dado que se trata de la base sobre la que se sustenta el sistema operativo y que proporciona control del hardware. Hay numerosas maneras de entender el software de sistema dependiendo de cuál sea la funcionalidad que se busca detallar, pero no hay ninguna duda de que el patrón de todos los software de sistema debido a su cuota de mercado es la plataforma Windows creada por Microsoft. Aún así, hay otros software de sistema que se pueden mencionar, como es el caso de:

  • OpenGL para aceleración de rendimiento gráfico
  • HDPARM en el control del disco duro
  • PNG en la gestión del sistema gráfico
  • CPUDYN en la tasa de frecuencia del procesador
  • GNU que actúa de forma alternativa a Windows y que deriva en el uso de Linux

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

Software de Sistema, una presencia crucial en la informática

Hay que entender que un sistema operativo como Windows se engloba en un grupo mayor, que es el conocido como software de sistema por mucho que el concepto pueda llegar a resultar confuso. La plataforma de Microsoft que está instalada en la mayor parte de los ordenadores del mundo entero (con la excepción de sistemas como el Mac creado por Apple) se encuentra colocada de tú a tú con otros software de sistema tal y como hemos mencionado. La lista crece con los software de sistema que se ocupan de controlar los dispositivos, aquellos compiladores usados en labores de programación, la BIOS, los bootloaders o los programas utilitarios. Hay mucho que conocer del entorno informático y en especial con los distintos software de sistema, aunque no hay ningún tipo de duda de que Windows es el principal y el cual salvo sorpresa va a seguir cubriendo a todos los demás en términos de popularidad.

¿Qué hace un sistema operativo?

Partiendo de la idea indicada de la importancia de Windows, aunque sin limitarnos al ejemplo de Microsoft para este apartado, mencionaremos las cinco funciones que se sustentan con este tipo de software de sistema:

  • Crear una interfaz aprovechable por el usuario
  • Administrar los recursos del sistema
  • Gestionar los archivos del equipo
  • Administrar las tareas que se emprenden y que se ejecutan
  • Dar soporte completo

En el primer punto el sistema operativo da forma a una interfaz que sirve para que el usuario y el equipo puedan tener una vía de comunicación fluida. A través de un buen sistema de menús es posible determinar los pasos a realizar en el contacto con el ordenador, materializándose actualmente los comandos con golpes de ratón y selección de opciones que lo hacen todo extremadamente sencillo. Los recursos que se administran por parte del software de sistema incluyen tanto el almacenamiento representado por el disco duro como la memoria, el rendimiento del procesador o los distintos accesorios, entre los que se incluyen el ratón y el teclado, por ejemplo. Como indicamos, también se administran y gestionan tanto los archivos como las tareas. La intención es que todo funcione de manera fluida y que el equipo no tenga ningún momento de bajada de rendimiento. Los archivos se controlan y supervisan en su creación, en su eliminado, en la duplicación de los mismos e incluso cuando se realizan transferencias. El sistema operativo también controla las acciones del sistema, las tareas que se inician y que están en combinación en un momento dado. Del software de sistema depende que el equipo pueda gestionar sus recursos con eficacia para que no se llegue a producir ningún tipo de ralentización, caída o apagado, fomentándose que la experiencia siempre esté dentro de los límites de lo conveniente. Así mismo, el sistema operativo da soporte a resolución de problemas y se encuentra abierto a la llegada de actualizaciones que permitan dar respuesta a las necesidades de los usuarios. Este tipo de gestión es constante y va mejorando a medida que hay nuevas actualizaciones lanzadas por los creadores de cada uno de los sistemas operativos en relación a descubrimientos de vulnerabilidades o posibles mejoras de rendimiento.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia