Selecciona tu país

De un modo genérico, el coaching puede definirse como un proceso interactivo basado en el diálogo entre dos personas: el coach o entrenador y el coachee o entrenando, con el objetivo de trabajar conjuntamente en unas acciones concretas para alcanzar los objetivos propuestos.

coaching para niños

Para conseguir sus objetivos, los dos actores implicados, el entrenador y el entrenando, utilizan una serie de recursos y habilidades para mejorar su desempeño, con un enfoque basado en lograr alcanzar el máximo nivel de potencial. Aunque el coaching se suele asociar al entorno del trabajo, también es posible aplicarlo al ámbito académico, asociando términos básicos como la reflexión y a la acción al entorno educativo con el fin de potenciar, maximixar y optimizar el aprendizaje.

Para que sea efectivo, es imprescindible que la persona que actué de coach tenga algunas de las siguientes actitudes, competencias y  habilidades: ser positivo, entusiasta, confiable, directo, imparcial, observador, proporcionar apoyo, respetuoso, paciente, saber escuchar, estar seguro de sí mismo y ser perceptivo.

 

El coaching entre escolares

A través de un proceso de coaching en la escuela, se instruye a los alumnos y alumnas en las consecución de nuevos hábitos, desarrollar un deseo de cambio, adquirir y aplicar nuevas habilidades y, lo más importante, crear conciencia de la importancia de una buena formación y sus aplicaciones en: la resolución de los problemas diarios, la maduración personal, el progreso individual y la consecución, en el futuro, de logros profesionales.

¿Cuándo se debe aplicar el coaching?

La aplicación del coaching en la escuela y  el ámbito académico en general puede ser útil cuando:

  • En aquellos alumnos que presentan un bajo rendimiento en relación a su potencial.
  • Se observe una escasa retroalimentación en su progreso.
  • Cuando algún alumno necesita mejorar alguna destreza o habilidad.

Beneficios del coaching para los alumnos

  • Potenciar la motivación de los alumnos por aprender, produciendo cambios positivos en su actitud tanto en clase como durante al realización de las tareas escolares de casa.
  • Mejorar el desempeño tanto en general como en aquellas materias o habilidades que le resultaban dificultosas.
  • Mejorar  las relaciones tanto entre compañeros como de los alumnos con tutores, profesores, maestros y la dirección escolar.
  • Desarrollar la autoconfianza del coachee, es decir, del alumno que recibe este tipo de entrenamiento, para que sea capaz de tomar decisiones lo más acertadas posible y asumir responsabilidades.
  • Ayudar a alcanzar a los estudiantes las metas y objetivos propuestos al inicio del proceso.
  • Potenciar y hacer evidentes las capacidades individuales de cada alumno.
  • Implicar mucho más a los padres en la educación de sus hijos.

En definitiva, el coaching educativo es aquel que, tomando como punto de referencia el proceso educativo, está dirigido a todas aquellas personas: alumnos, docentes familias.etc., implicadas de alguna manera en el desarrollo integral del niño o niño. El objetivo principal es la obtención de mejores resultados en el ámbito académico y personal. Con respecto a la estructura del coaching educativo, la escuela tiene entre sus funciones hacer partícipes a las familias del proceso educativo de sus hijos para que se sientan parte viva y activa de la comunidad escolar. Es necesario, por lo tanto, determinar estrategias claras que permitan la participación y colaboración directa de los padres.