Selecciona tu país

La semana pasada, debido al fallecimiento de un ser muy querido, he asistido a un entierro en un cementerio de un pequeño pueblo. En principio, los medios y la formación, no parecían que cumpliesen con los requisitos establecidos en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Al menos, cuando se comparan con otros cementerios de ciudades grandes en las que grandes empresas, con muchos más medios, realizan la actividad de “enterrador”.

La mente del prevencionista no deja de observar, ni con el dolor y los sentimientos a flor de piel, el trabajo de los demás para poder analizar, evaluar y obtener conclusiones. Al menos este es mi caso.

 

UN POCO DE HISTORIA

A principios del Siglo XVIII, el médico Barnardino Ramazzini, padre de la medicina del trabajo, en su obra “De Morbis Artificum Diatriba” o “tratado sobre las enfermedades de los trabajadores” trató en el capítulo XVII “De Vespillonum Morbis” o “Sobre las Enfermedades de los Sepultureros”.

Unos años antes, durante la peste que asoló Europa, el papel de los sepultureros es descrito por el Cardenal Federico Borromeo durante el brote de Milán en 1630:

este género de hombres, si bien era considerado disgustante y de temer y todos huían de su vista y de su contacto, era no obstante públicamente aclamado desde las ventanas con el fin de que se llevara los cadáveres. Naturalmente el asco y el horror suscitado por los sepultureros era superado por otro asco y horror, en el momento en que los cuerpos putrefactos plagados de pus y de sangre coagulada quedaban delante de los ojos dentro de la habitación, muy a menudo dentro del mismo lecho. Pero con ellos no valían las lágrimas, tampoco las súplicas: era necesario hacer que ellos entrasen a las casas por el dinero”

 

LA EVALUACIÓN DE RIESGOS

Dentro de la evaluación de riesgos de estos trabajadores, objeto de un trabajo mucho más extenso, me llama mucho la atención la gestión de un riesgo como el trastorno músculo-esquelético: Manejo de cargas.

Los principales objetos con los que trabaja un sepulturero se pueden resumir en dos:

  • Ataúd con cuerpo.
  • Lápidas

En ambos casos es muy fácil de superar los 100 kg de peso.

Posteriormente surge otro riesgo asociado ¿enterramiento en nicho o en tierra?

En cualquiera de los dos casos se unen los riesgos de manejo de cargas pesadas, trabajo en altura, caída a distinto nivel, entre otros.

En ningún caso me olvido de los riesgos psicológicos, químicos, biológicos, simplemente me centro en uno ergonómico y de seguridad. ¿cómo mover el peso del difunto y el ataúd o de la pesada lápida?

 

ENTERRAMIENTO EN NICHO (ALTURA)

El enterramiento en nicho, o en altura, está solucionado mediante el uso de plataformas o porta féretros, un día los definí como la “Barca de Caronte del Siglo XXI” en honor a la mitología griega, ya que lo mismo que en La Divina Comedia, se necesita un medio de transporte para cruzar el Hades, en nuestro mundo deberá ser seguro y ergonómico.

En el caso de los nichos o enterramientos en altura, la lápida suele ser de pequeñas dimensiones y poco peso, que, al estar en una altura adecuada, usando el elevador, no tiene un riesgo especial.

 

Ilustraci%C3%B3n1.png

 

Ilustración 1Portaferetros de mástil Fuente: CLEM Vehículos industriales

 

ENTERRAMIENTO EN TIERRA

Todo está inventado, pero ante la escasez de medios hace aguzar el ingenio. Existen los “descensores de ataúdes” elementos mecanizados que pueden ser manejados por un solo operario, cargan con 250 Kg y evita el manejo de la carga y la postura inadecuada a los trabajadores. Cuando el dinero escasea lo normal es que se deje a cuatro familiares realizar esta tarea.

El problema está al mover la pesada lápida de piedra que cubre el enterramiento, esta vez descubrí que, con ingenio, cuatro ladrillos, dos barras de hierro redondas y un gato hidráulico el enterrador realizó su trabajo de forma precisa y sin estar sometido a posturas ni manejo de cargas.

y a este propósito dice Plinio que no hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena”

Lazarillo de Tormes (Anónimo).

 

 

Noticias:

https://www.miciudadreal.es/2015/05/22/los-trabajadores-del-cementerio-de-ciudad-real-piden-soluciones-a-sus-truculentas-condiciones-laborales/

https://www.hoy.es/badajoz/201612/20/sepultureros-mecanizan-20161220221…

Autor

Dr. D. Juan José Agún González

Profesor colaborador del Máster Universitario en Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad Internacional de Valencia (VIU)