Selecciona tu país

La consultora estratégica, Bain & Company, ha publicado un informe donde advierte que el uso de las tecnologías de la información podría estar lastrando la productividad de los empleados y de las compañías que les dan trabajo.

En el estudio titulado “Managing Your Scarcest Resources” (en español “Gestionando tus escasos recursos”), se apunta a que el elevado número de reuniones y de emails es alguno de los motivos del problema del descenso de la productividad.

 

 

Los investigadores comparan la productividad actual de las empresas con las del inicio del correo electrónico y las videoconferencias. Y señalan que mientras hace 20 años estas tecnologías hicieron de las empresas entes más productivos, actualmente no sólo no han hecho aumentar la productividad, sino que desde el 2007 la han disminuido.

Según la consultora el problema principal de todo esto se haya en la ley de Metcalfe del teórico Robert Metcalfe, quién predijo que el valor que existe en una red se incrementa con el cuadrado del número de usuarios.

No obstante, esta misma ley tiene su parte negativa. Y es que a medida que el coste de las comunicaciones experimenta un decrecimiento, el número de las interacciones se incrementa de manera exponencial, del mismo modo que aumenta el tiempo necesario para que se procesen dichas interacciones.

Esto es lo mismo que afirmar que como ahora se producen más encuentros digitales, el tiempo que los trabajadores tardan en asimilar toda esta información también aumenta.

Y es que mientras hace 30 años un ejecutivo podría recibir unos 5.000 mensajes al año, hoy en día uno que tenga un mismo nivel de responsabilidad podría estar recibiendo 50.000 al año. Esto obliga en la actualidad a los directivos a perder más de un día a la semana gestionando únicamente las comunicaciones electrónicas.

Un hecho similar a lo que pasa con el número de reuniones. La aparición de los calendarios digitales ha aumentado la posibilidad de concertar encuentros entre directivos y otros cargos de responsabilidad de la empresa. Un hecho que ha provocado, como consecuencia, un incremento del número de reuniones en los últimos años.

Y este incremento de reuniones ha causado que un directivo en la actualidad invierta cada vez más tiempo en este tipo de encuentros de la empresa.

Un panorama que actualmente ha reducido el tiempo productivo de un ejecutivo a 6,5 horas a la semana.

A todo esto la consultora Bain & Company da una serie de consejos a los responsables de las empresas en este sentido.

De esta manera recomienda que antes de invertir en nuevas tecnologías, evalúen si estas van a permitir a los trabajadores hacer más en menos tiempo.

Por otro lado, sugieren que quizá muchas de las inversiones que ahora se hacen en nuevas tecnologías están solucionando temas que se podrían hacer con unas normas internas más estrictas.

Con esto quieren decir que muchas veces se recurre a la tecnología para resolver asuntos internos de comportamiento entre los empleados que podrían solucionarse con el cumplimiento de unas normas de funcionamiento más estrictas y no usando tecnologías que, según los números, lo que hacen es ralentizar el proceso productivo de la empresa.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia