Selecciona tu país

Dentro del marco de la atención a la diversidad del alumnado, frecuentemente se obvian las necesidades especiales de los chicos y chicas alumnados con altas capacidades intelectuales. Se considera que un alumno o alumna presenta necesidades específicas de apoyo educativo por "alta capacidad intelectual" cuando maneja y relaciona, de manera simultánea y eficaz, múltiples recursos cognitivos diferentes: de tipo lógico, numérico, espacial, de memoria, verbal y creativo, o bien destaca especialmente y de manera excepcional en el manejo de uno o varios de ellos.  

 

 

Las medidas a implementar

Una vez se ha detectado a un alumno o alumna con capacidades muy superiores al nivel medio de su clase o edad, siendo necesario para ello una evaluación psicopedagógica individual, donde se identifican sus capacidades y competencias, es necesario dar respuesta a sus necesidades personales en el ámbito educativo. Para ello es conveniente tomar una serie de medidas:

  • Enriquecer y acelerar el proceso educativo de estos alumnos mediante adaptaciones curriculares individuales o flexibilización de la duración del período escolar.
  • Medidas organizativas complementarias que sean necesarias en cada circunstancia.
  • Poner en marcha estrategias específicas de enseñanza y aprendizaje. Como por ejemplo: contenidos con distinto grado de dificultad o actividades de ampliación y de libre elección.
  • Adecuar recursos y materiales con el fin de enriquecer las experiencias de aprendizaje de este tipo de alumnos.
  • Poner en marcha modelos organizativos flexibles y adaptaciones en los procedimientos de evaluación.
  • Flexibilización del período de escolarización. Se puede hacer de dos formas distintas: anticipando el comienzo de la escolaridad o reduciendo la duración del nivel educativo. También se puede optar por adelantar materias o áreas o llevar a cabo adaptaciones curriculares individuales de ampliación vertical.

 

Algunas consideraciones

No se debe olvidar que en la mayoría de países, incluido España, existe un marco normativo claro que especifica el procedimiento a seguir, destacando la importancia de la detección precoz y la implementación de medidas adecuadas para evitar los riesgos derivados de la falta de motivación consecuencia de la falta de significatividad en el aprendizaje. Esta falta de motivación puede dar lugar a la aparición de conductas disruptivas que pueden derivar, si la situación se prolonga en el tiempo, en problemas de integración e incluso fracaso escolar. Por otro lado, la  variedad de opciones en la atención a este alumnado existentes hace que siempre se deban tomar decisiones desde la perspectiva de intentar colmar de la mejor manera posible las características y necesidades individuales, desde una enfoque y una valoración integral del alumnado.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia