Selecciona tu país

“La creatividad requiere tener el valor de desprenderse de las certezas.”

ERICH FROMM

“El que no inventa, no vive.”

ANA MARÍA MATUTE

La creatividad está en la mirada con la que vemos las cosas y a las personas. Es percibir de otro modo, ver lo que los demás no ven o no quieren ver. Por ello, debemos detenernos y prestar atención a nuestros alumnos, a nuestros hijos, a nuestro entorno. Y ese “detenernos” y “prestar atención” implica huir de las prisas y desplegar todos los sentidos. A través de ellos captaremos los matices que, probablemente, se nos escapan cuando solo paseamos la mirada sin intención, sin curiosidad, sin emoción.

La mirada creativa, en efecto, exige una intencionalidad de encontrar algo distinto. Es un deseo de ver desde otra perspectiva, sin enjuiciamientos previos ni bloqueos mentales paralizantes.

El arte implica esa capacidad para observar y captar la realidad desde otro ángulos. Por ello, la expresión artística acepta la diversidad. Por ello, los niños con necesidades especiales se sienten bien en este territorio expresivo. Precisamente porque el arte es libre.

La creatividad. Aprender a mirar - ELSA PUNSET - El Mundo En Tus Manos

Cómo hablar de arte con nuestros hijos

https://youtu.be/qg1f0gFDvvY

La pregunta clave es si en los centros escolares se da prioridad a la expresión artística. Es más, ¿se potencia la creatividad del tipo que sea?

Sentimos que hemos avanzado en el uso de nuevas tecnologías y en diferentes metodologías activas: trabajo cooperativo, por proyectos, aula invertida (flipped classroom), debates, pensamiento crítico, etc. Sin embargo, si hacemos un ejercicio de autocrítica, ¿qué nos importa realmente cuando observamos la evolución del alumnado?, ¿su uniformidad o su autenticidad?

Si realmente nos importase que cada alumno expresase su talento, no les evaluaríamos a todos del mismo modo, no daríamos tanto valor a una nota numérica, no les catalogaríamos por la asimilación de unos contenidos uniformes que no siempre les dejamos cuestionar.

Ken Robinson - Educación que da Títulos, pero no Habilidades y Creatividad

https://youtu.be/i1G4owK2jCk

Si la escuela tiene una gran parte de responsabilidad, no la tiene menos la familia. ¿Les preguntamos a nuestros hijos qué les gusta? ¿Les retamos a resolver acertijos, a inventar, a experimentar, a indagar en múltiples posibilidades? ¿Les permitimos equivocarse?

A veces nos angustia que nos lleven la contraria; sin embargo, opinar diferente responde a un grado de curiosidad que deben llenar con preguntas. Permitámosles que manifiesten su opinión, que propongan otras opciones. Dejémosles que imaginen y, sobre todo, que sueñen.

No le robes su creatividad

https://youtu.be/HLrVkqWwzoU

Según la Real Academia Española de la Lengua,  el término “Creatividad” tiene dos acepciones: “facultad de crear” y “capacidad de creación”. En este caso, ¿hemos de considerar creativo únicamente el resultado surgido de la acción creativa? ¿Y qué hay del proceso?

Si retomamos la acepción de “facultad de crear”, comprobaremos que la creatividad suele relacionarse con la capacidad de hacer cosas novedosas u originales. En cualquier caso, según Vázquez (2000), lo que llegamos a calificar de creativo serían aquellas formas nuevas a partir de otras ya creadas a las que damos una nueva utilización. De ahí la importancia de captar conexiones, de relacionar, de observar con perspicacia. Y esta capacidad de crear e innovar puede desarrollarse mediante el entrenamiento.

Las opciones para incentivar su creatividad son múltiples; pero ninguna de estas posibilidades llega a cobrar fuerza si está carente del acompañamiento que más necesitan nuestros hijos: el nuestro.

Todo incentivo exige tiempo y paciencia. Toda motivación requiere cercanía y cariño. Compartir historias y lecturas es un buen modo de acercarse juntos a la imaginación y a la creatividad. Y, en este caso, contemplamos también las historias visuales para introducir un proyecto que nos parece interesante y que se refleja en el siguiente vídeo.

Cuentos para aprendices visuales (Cuentos para niños con autismo)

https://youtu.be/HkSuotivkAI

Por tanto, el talante creativo consiste en adoptar una sensibilidad abierta para percibir más allá de lo que ven nuestros ojos y advierten el resto de nuestros sentidos. En palabras de William Blake, sería algo como “ser capaces de ver  en un grano de arena el mundo; y el cielo en una flor silvestre”. Por ello, De la Torre (2003) define la creatividad como la “capacidad y actitud para generar ideas nuevas y comunicarlas”. Insistiendo en este “estado” creador, creemos oportuno señalar la definición de Pereira (1997) por parecernos una de las más acertadas:

Ser creador no es tanto un acto concreto en un momento determinado, sino un continuo “estar siendo creador” de la propia existencia en respuesta original… Es esa capacidad de gestionar la propia existencia, tomar decisiones que vienen “de dentro”, quizá ayudadas de estímulos externos; de ahí su originalidad.

Dra. María Ángeles Chavarría Aznar

Profesora del Máster Universitario de Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas de la Universidad Internacional de Valencia (VIU). Profesora colaboradora del Máster Universitario de Educación Especial y Atención Temprana de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

 

BIBLIOGRAFÍA

CHAVARRÍA, María Ángeles (2015): La eficacia de la creatividad: Creactívate, Madrid, ESIC Editorial.

DE LA TORRE, Saturnino (2003): Dialogando con la creatividad. De la identificación a la creatividad paradójica, Barcelona, Octaedro.

PEREIRA DE GÓMEZ, María Nieves (1997): Educación en Valores. Metodología e innovación educativa, México, Editorial Trillas.

VÁZQUEZ, M. (2000): “Apuntes sobre creatividad: origen del término y su pervivencia”, Revista Latina de Comunicación Social, 25, pp. 1-7.