Selecciona tu país

La presencia de alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) por problemas en el aprendizaje de algunas o asignaturas o materias, que pueden ser puntuales o prolongados durante uno o varios cursos académicos o incluso durante toda la escolaridad del alumno, es muy frecuente en las aulas ordinarias de todo el mundo.

De hecho, se calcula que casi la mitad de las personas podemos precisar de apoyos, muchas veces puntuales, para superar problemas de algún aspecto del currículo durante nuestra escolaridad.

buenas prácticas NEE

Buenas practicas en alumnos con NEE

El poder dar respuesta a las necesidades de cada alumno de una forma individualizada supera las posibilidades del profesor en el aula, ya que se trata de un tema de resolución compleja en el que influyen múltiples factores relacionados con: las políticas educativas, la organización de cada centro o la adaptación de los currículos.

No obstante, los maestros pueden mejorar, en la medida de sus posibilidades, la adaptación e inclusión en el aula ordinaria de los los alumnos incluidos en el grupo con NEE del aula ordinaria en la imparten sus clases. Para ello es preciso incorporar una serie de buenas prácticas:

  • Proponer, y una vez aprobadas por el centro, incorporar  las adaptaciones del currículo oficial y de la evaluación de las materias a las circunstancias y capacidades individuales de cada alumno.
  • Incluir a estos niños en grupos de refuerzo escolar dentro del horario habitual de clase.
  • Siempre que el maestro lo considere necesario, recomendar que el alumno acuda a refuerzo escolar o profesional (logopega, psicopedagogo) fuera de las horas de clase.
  • Potenciar la comunicación con el tutor y el niño y este con las familias. 
  • En el caso de alumnos extranjeros, trabajar la enseñanza de la lengua y cultura tanto del país de acogida como del de origen, a través de las aulas de acogida.
  • Reforzar los programas de refuerzos y los itinerarios individuales.
  • Tratar de recibir ,y demandar si se observa un déficit, formación específica para alumnos con NEE.
  • En los claustros y reuniones defender siempre la flexibilidad en la organización escolar. Los expertos coinciden es que es conveniente dotar al centro de la máxima autonomía en la organización de temas como: distribución equilibrada del alumnos con NEE, sobre todo si se trata de inmigrantes o de  minorías culturales.
  • Potenciar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación(TICs). Utilizadas de la forma adecuada, los nuevos recursos de Internet y las nuevas tecnologías son de gran utilidad para que los niños y niñas con problemas de aprendizaje superen sus limitaciones.

Como hemos comentado al principio del artículo, la integración del alumno con NEE, es una cuestión compleja que compete tanto a los docentes, como al alumno y su familia. los responsables de la política educativa y  la sociedad en general. El éxito radica en encontrar un punto de equilibrio que garantice la prevención efectiva de la exclusión social y educativa por motivos de problemas de aprendizaje y un enfoque de la enseñanza en cada aula hacia objetivos y capacidades individuales, y no tanto colectivas.