Selecciona tu país

Un informe realizado realizado por la Fundación Botín sobre el Estado de la Educación Emocional y Social en distintos lugares del mundo constata que la inteligencia emocional cobra cada día mayor importancia en una gran parte de los colegios. Los principales beneficios de la enseñanza del control de las emociones y sentimientos desde el ámbito escolar son los siguientes: fomenta la igualdad, mejora la conducta y el aprendizaje de los niños y potencia su capacidad para afrontar las incertidumbres, favoreciendo su creatividad y su sentido de la responsabilidad.

Montessori/Pre-School Class Listening to Teacher on Carpet

Estas ventajas han puesto el foco de atención en la inteligencia emocional, lo que hace que cada vez sean más fáciles de encontrar proyectos e iniciativas de este tipo promovidas desde el ámbito académico. Mediante estos proyectos de inteligencia emocional se  trata de lograr que los niños asuman responsabilidades y entiendan las diferencias entre los individuos como una cuestión positiva y una posible suma de actitudes y talentos, y no como una elemento negativo, que reste posibilidades en las relaciones interpersonales.

La empatía es clave

Una de las cuestiones que más se trabaja en el entorno de la educación emocional es la empatía, es decir, la capacidad de ponerse en el lugar del otro. En esta cuestión se encuentra la clave para que los chicos entiendan y asuman las diferencias como algo enriquecedor, lo que les llevará a adoptar actitudes comprensivas hacia el otro y solidarias con sus problemas y dificultades, asumiendo que todos debemos ayudarnos mutuamente.

Las personas con un alto grado de inteligencia emocional son capaces de orientar sus propias emociones y las de lo demás hacia el logro de objetivos positivos, tanto individuales como colectivos, con un correcto autocontrol de los sentimientos y las emociones. Esta actitud está demostrada como clave para triunfar en la vida y para aprovechar, de un modo armonioso y en la dirección correcta, las competencias y habilidades aprendidas a través de las distintas materias escolares incluidas en el currículo oficial.

Por lo general, los centros escolares que ponen el énfasis en una educación repleta de valores suelen lograr una considerable reducción de la violencia en los centros escolares, mejorando por lo tanto la convivencia.

El valor didáctico de los cortos de animación

Además de con proyectos colectivos escolares, los niños también pueden interiorizar valores positivos a través de largometrajes y cortometrajes de animación. Películas como 'For the birds’, ‘Chicken o the Egg’, ‘.Empathise’, ‘El poder de la empatía’ o ‘Los ojos de Lena’ están consideradas por muchas pedagogos como magníficas obras para transmitir valores como la convivencia o la solidaridad, así como para ofrecer pautas o referencias a la hora de  tomar decisiones trascendentes en la vida real.