Selecciona tu país

La legislación española en relación a la educación inclusiva ha experimentado un progresivo enriquecimiento a partir de la promulgación, en 1985, del Real Decreto de la Ordenación de la Educación Especial, momento en que se empieza a plantear la integración de niños con discapacidades en centros ordinarios. Partiendo de esta normativa, en nuestro país se han logrado importantes logros como la escolarización de todas las personas en un único sistema, el incremento de equipos psicopedagógicos y la ampliación de centros y recursos para atender debidamente a los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE).

El marco legislativo: del Real Decreto de 1985 a la LOMCE

Se puede afirmar que le educación inclusiva en España no comienza hasta 1985 con la promulgación del Real de decreto de Ordenación de la Educación Especial, puesto que las leyes anteriores se limitaban a reconocer el derecho a la educación de todos los ciudadanos, aunque concebiendo la Educación Especial como un proceso paralelo al sistema educativo ordinario.

La Ley de 1985 plantea explícitamente los beneficios y la necesidad de escolarizar en centros ordinarios a todas aquellas personas «con deficiencias psíquicas y sensoriales» a través de apoyos individuales específicos. Sólo cuando las características del alumno no hacen posible su insersión en el sistema educativo convencional, se debe recurrir a centros de educación especial.

Posteriormente, la Ley Orgánica 1/1990 de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) apuesta claramente por los principios de normalización e integración, introduciendo por primera vez el concepto de NEE para referirse a aquellos chicos y chicas que, llevando a cabo su escolarización en aulas ordinarias, precisan de apoyos especiales e incluso algún tipo de adaptación curricular  para superar  deficiencias o problemas de desarrollo o aprendizaje.

Con la Ley Orgánica de Educación (LOE, 2006) se ahonda en el compromiso social de los centros de realizar una escolarización sin exclusiones, respondiendo a los principios de calidad y equidad. Además, se intenta dotar a los centros escolares de la autonomía suficiente para favorecer la inclusión de todos los alumnos.

La normativa de educación más actual: la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE, 2013) tiene entre sus objetivos promover el máximo desarrollo personal y profesional de las personas. Sin embargo, diversos sectores relacionados con la educación consideran que no supone ningún avance significativo en material de inclusión escolar.

Los avances en educación inclusiva

En base a esta legislación, es indudable que la educación en España ha avanzado decididamente hacia la educación inclusiva, especialmente en las dos últimas décadas, tratando de integrar en el mismo sistema a los alumnos con algún tipo de NEE, ya sea por dificultades en el aprendizaje como por motivos socio económicos o culturales. En este sentido, los esfuerzos para integrar en el sistema educativo a la numerosa población inmigrante que se ha asentado en nuestro país especialmente desde el año 2000 han sido muy importantes, y los resultados obtenidos bastante satisfactorios.

Tras realizar una valoración de los logros alcanzados por el sistema educativo español en materia de educación inclusiva podemos indicar los siguientes:

  • Escolarización de todos los alumnos en un único sistema.
  • Aumento de los recursos tanto personales como de materiales y de infraestructuras para atender las NEE de los alumnos.
  • Utilización de los Centros de Educación Especial sólo en los casos en que no es posible ni aconsejable una educación ordinaria.
  • Elaboración de planes de atención a la diversidad.
  • Notable mejora de la formación del profesorado en temas de inclusión.
  • Creación progresiva de las denominadas aulas abiertas de Educación Especial en centros ordinarios para atender a los alumnos con necesidades educativas severas.

iStock_000031661562_Medium-1024x682

Las líneas de futuro

La opinión de los expertos es que, aunque se ha mejorado mucho, aún queda mucho por hacer en educación inclusiva. El objetivo ideal de lograr una sociedad más justa, donde las deficiencias o diferencias de cualquier tipo no supongan un impedimento o hándicap para logar un desarrollo pleno para todas las personas comienza en la educación. Y para conseguirlo es necesario trabajar mucho y redoblar esfuerzos en las siguientes líneas de actuación:

  • Mejora de la calidad de la enseñanza en general y el de los chicos con NEE especialmente.
  • Evitar cambios constantes en las leyes, puesto que dificultan el avance y crean inseguridad entre alumnos y profesionales. Es necesario un gran pacto social que evite cambios constantes en las normativas paralelos a la llegada al poder de un nuevo partido político.
  • Evitar una degradación de los currículos de algunos alumnos con NEE especiales como fácil solución a su integración escolar.
  • Mejorar la inclusión en cursos más avanzados: bachillerato y formación profesional, donde se observa un frenazo y en ciertos casos la inexistencia de programas de inclusión.
  • Aumenta la inversión en investigación y medios humanos y materiales destinados a la educación inclusiva.
  • Mejorar la formación específica del profesorado en inclusión y NEE.
  • Poner en marcha de  planes de concienciación en los alumnos y la sociedad sobre el respeto a la diferencia y la diversidad.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia