Selecciona tu país

Que las Tecnologías de la Información y la Comunicación forman parte muy importante de nuestras vidas no es una novedad.

Ahora bien, ¿nos relacionamos de un modo adecuado con ellas? ¿Contamos con conocimientos específicos que nos permitan utilizarlas de un modo seguro y crítico, optimizando sus posibilidades en todos los contextos?

Estas preguntas se asocian al concepto de competencia digital que, según la Comisión Europea (2006), “entraña el uso seguro y crítico de las tecnologías de la sociedad de la información (TSI) para el trabajo, el ocio y la comunicación. Se sustenta en las competencias básicas en materia de TIC: el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y comunicarse y participar en redes de colaboración a través de Internet”.

Partimos, por tanto, de que la competencia digital incluye una serie de destrezas de índole diversa (desde el manejo de sistemas de tratamiento de textos y hojas de cálculo, al conocimiento de los riesgos y potencialidades de Internet, a la puesta en marcha de redes de colaboración).

En este sentido nos preguntamos, ¿quién o quiénes son los agentes responsables de que todos adquiramos y desarrollemos esta competencia?

Teniendo en cuenta que la competencia digital fue reconocida como una competencia clave para el aprendizaje permanente, no cabe duda de que parte de esta responsabilidad se traslada al ámbito educativo. Es decir, los maestros/as y profesores/as de las diferentes etapas educativa (Infantil, Primaria y Secundaria) tienen un peso fundamental en el desarrollo, por parte de los estudiantes, de todas aquellas destrezas y habilidades que se vinculan a la competencia digital.

Sin embargo, para que este hecho pueda darse con un sentido completo, hay un requisito imprescindible: que el profesorado cuente con un nivel de competencia digital lo suficientemente alto como para poder trabajarla con los estudiantes.

Dada la amplitud de la etapa y las características evolutivas de los estudiantes, la etapa de Educación Primaria se convierte en un contexto especialmente relevante para el desarrollo de la competencia digital.

Hasta hace más bien poco, los planes de formación inicial de los maestros no contemplaban la formación tecnológica de los estudiantes como un objetivo o como un contenido específico. Con la llegada del EEES, tuvieron mayor presencia, aunque se pudieron constatar diferencias importantes en su oferta por parte de las diferentes instituciones de Educación Superior (Herrada y Herrada, 2011).

A día de hoy, propuestas como el Marco Común de Competencia Digital Docente (Ferrari, 2013) nos permiten conocer qué destrezas y habilidades compondrían la competencia digital para los maestros y profesores identificando, de este modo,  las áreas en que éstos deberían manejarse de un modo eficaz (Información, Comunicación, Creación de Contenido, Seguridad y Resolución de problema).

En este sentido, propuestas como la de Safont, Moreno y Gabarda (2016) y Fernández-Cruz y Fernández-Díaz, nos aproximan al impacto que la adopción de este Marco ha tenido en la identificación de la competencia digital docente. En estas investigaciones, se concluye que, aunque los maestros y futuros maestros cuentan con competencias aceptables en las áreas más básicas (Información y Comunicación), siguen teniendo dificultades en el resto de áreas. Por tanto, se puede concluir que hay discrepancias importantes entre las habilidades que los maestros deberían tener y las que realmente poseen.

Cabría reflexionar cuáles deberían ser las vías de trabajo para que los profesionales de la educación mejoren su nivel de competencia digital. Desde VIU apostamos por la formación inicial como periodo fundamental para desarrollar esta competencia, aunque los planes de formación continua constituyen, igualmente, una oportunidad inestimable para seguir trabajando en este sentido. Solamente de este modo podremos considerar que la competencia digital docente dejará de ser una asignatura pendiente.

 

Vídeo relacionado: Las 5 dimensiones de la competencia digital (Jordi Adell):

https://youtu.be/qWLTMr6ZmzM

 

El Grado en Educación Primaria de la Universidad Internacional de Valencia posibilita que los futuros maestros adquieran y desarollen su competencia digital a través de dos vías fundamentales: por una parte, su plan de estudios ofrece formación de carácter general en Tecnologías de la Información y la Comunicación, así como una mención específica para que los estudiantes puedan especializarse. Por otra parte, la propia metodología online de VIU permite aprender a través de la acción, siendo necesario que los estudiantes interactúen de un modo activo con las TIC.

Nuria Cuevas Monzonís

 

Referencias