Selecciona tu país

La integración de las tecnologías de la información (TICs) en los procesos de enseñanza-aprendizaje en los diversos niveles educativos a través del uso de diferentes herramientas 2.0, es uno de los principales recursos de que disponen los profesores para ayudar a mejorar el desarrollo de las capacidades de sus alumnos. De cualquier modo, para conseguir extraer el máximo provecho de estos recursos innovadores se requiere de la utilización de la tecnología adecuada al nivel y edad de los alumnos, unos programas o aplicaciones correctamente conceptualizados y diseñados y un ambiente de trabajo propicio.

iStock_000017523126_Large-1024x682

Los beneficios de las TIC en el rendimiento académico

Los principales beneficios del uso de recursos innovadores o TICs en el aula son los siguientes:

1. Mejora del aprendizaje. Está demostrado que la incorporación de las TIC como recurso educativo en el aula fortalece y mejora el aprendizaje de los alumnos tanto en materias lingüísticas, como lógico-matemática y, en general, en cualquier tipo de contenidos.

2. Estimulación del papel activo del alumno. Casi todos los niños ven las TIC como algo divertido y amigable y están acostumbrados a participar activamente y utilizar los ordenadores para jugar y divertirse con sus amigos y en familia. Por este motivo, el alumno rápidamente adopta un rol activo que mejora el proceso de aprendizaje. En realidad, suponen una ventaja tanto para el niño como para el profesor: para el alumnado actúa como un factor motivador, fomentando las intervenciones e iniciativas, mientras que para los docentes significan un recurso muy efectivo en el apoyo de su proceso de enseñanza.

3. Mejora en la comprensión conceptual. El uso de las TIC mejora también la comprensión de ideas y conceptos, provocando una repetición menor del número de explicaciones. El uso de estas herramientas ha contribuido a que los estudiantes comprendan y retengan mejor los contenidos aprendidos.

4, Mayor atención y ayuda en la expresión. La utilización de las herramientas 2.0 facilitan la atención y participación de los alumnos en las actividades propuestas por los profesores, ayudándoles también a expresar de mejor manera lo que han trabajado.

5. Mejora de competencias en informática e Internet. Tras la puesta en práctica de estos recursos, se perciben cambios en el aprendizaje del alumnado en cuanto a competencias digitales se refiere, lo que sin lugar ayuda les confiere autonomía y flexibilidad y les ayuda a realizar trabajos bien documentados.

6. Actúan como alternativa en el aula. Por otro lado, las TIC pueden complementarse muy bien con los materiales más tradicionales, como libros de texto o fichas, convirtiéndose en un alternativa de trabajo en el aula que, en ningún caso, tiene por qué substituir a otros métodos.

Valoración del uso de TICs en el aula

Como hemos visto, el uso de recursos relacionados con las nuevas tecnologías en el aula influye positivamente en la motivación, aprendizaje y mejora de competencias de la mayoría de materias, por lo que sin duda merecen una valoración muy positiva como instrumentos de mejora del rendimiento y los resultados académicos.

Su implantación choca, en algunas ocasiones, con problemas como la falta de un espacio y una infraestructura adecuada (ordenadores modernos, software variado, de calidad y actualizado) y también con inexperiencia o falta de formación adecuada en algunos profesores.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia