Selecciona tu país

La determinación de las distintas variables que inciden en el bajo rendimiento en el aprendizaje es una cuestión fundamental, especialmente en un país como España, donde los últimos datos oficiales ponen de manifiesto que el 26% de los alumnos de ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria) no terminan los estudios con la titulación correspondiente, por no ser capaces de alcanzar las competencias básicas.

¿Qué es el fracaso escolar?

El concepto mismo de fracaso escolar varía en función del enfoque que se le dé, ya que se trata de una cuestión complicada y compleja, donde se entrecruzan un gran número de variables. En principio, se considera fracaso escolar aquella situación en la que el alumno no rinde al nivel esperado. No obstante, las teorías más actuales entienden el fracaso escolar como un rendimiento del alumno por debajo de su potencial como consecuencia de errores e ineficacias en el sistema educativo, sumado a ciertos determinantes personales.

El verdadero problema del fracaso escolar es que en un buen número de casos incide más allá del encuadre meramente académico, influyendo negativamente en el desarrollo de la persona y en el resto de aspectos de su vida: integración social, oportunidades laborales, etc.

¿Por qué se producen los bajos rendimientos en el aprendizaje?

aprendizaje

 

Cuando un alumno no consigue seguir el nivel medio de aprendizaje del resto de la clase y la situación se perpetúa curso tras curso, es muy probable que acabe engrosando el nutrido porcentaje de fracaso escolar, en especial al llegar a la ESO. La pregunta es: ¿por qué se produce este bajo rendimiento en un porcentaje tan elevado de alumnos? Aunque la respuesta es compleja, la mayoría de estudios intentan explicar el fracaso escolar partiendo de las variables que intervienen en los tres principales elementos que influyen en la educación:

  • Determinantes personales. Los factores que se originan en el interior de los propios alumnos.
  • Determinantes socio familiares. Básicamente la influencia de los padres y del entorno.
  • Determinantes académicos. Sistema educativo, maestros y profesores.

Determinantes Personales

Los principales factores de carácter personal que influyen en el aprendizaje son la motivación y el autoconcepto. Existiendo otros elementos que también pueden influir en una situación de fracaso escolar, como por ejemplo los trastornos del aprendizaje (dislexia, dislalia, discalculia...), especialmente sino se detectan y tratan a tiempo.

La motivación es el principal elemento propiciador de la implicación del sujeto. Cuando un alumno está suficientemente motivado, todo su esfuerzo, personalidad y potencial personal se orienta hacia el logro de una determinada meta, en este caso las consecución de unos buenos resultados académicos. La cuestión es que la motivación no puede considerarse ni tratarse como un hecho aislado, puesto que investigaciones recientes han puesto de manifiesto que ésta tiene una relación circular con el nivel personal de procesamiento de la información y de rendimiento.

El autoconcepto tiene que ver con la interiorización que cada niño o niña hace de su imagen social, la cual se va construyendo desde la etapa infantil, conformando la base del posterior rendimiento académico.

Determinantes socio familiares

Cuestiones como el nivel cultural de los padres y su situación económica y, especialmente, el apoyo e implicación en la educación de los hijos tienen un notable nivel de influencia en el rendimiento académico, detectándose un porcentaje mayor de fracaso escolar en los barrios o zonas más desfavorecidos.

Determinantes académicos

La calidad del sistema educativo, la metodología empleada y la competencia de los profesores tienen también una gran influencia en el fracaso escolar, aunque obviamente está influenciada por el entorno social cultural del alumno y sus aptitudes previas.

Para tener una visión objetiva y completa de las causas de fracaso escolar es muy importante analizar la situación de forma integral, estudiando las relaciones de los distintos factores y cómo influyen unos a otros, en ocasiones retroalimentándose. Un enfoque centrado exclusivamente en un único grupo de factores muy probablemente nos ofrecerá una visión parcial y sesgada del problema, reduciéndose las oportunidades de abordar eficazmente el fracaso escolar en España y conseguir reducirlo a los niveles de los países más desarrollados.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia