Selecciona tu país

La kinesiología puede definirse como un conjunto de técnicas de amplio alcance centradas en la mente y las emociones. A través de la kinesiología emocional es posible  averiguar cuáles son los bloqueos emocionales y conductuales que nos provocan inseguridad, y por lo tanto, nos perjudican a la hora desarrollar nuestra personalidad, capacidad e inteligencia en todo su potencial.

A través de los ejercicios adecuados de kinesiología emocional es posible desbloquear estructuras mentales y problemas emocionales como depresiones o inseguridades, ayudando a restaurar el equilibro físico y psicológico.

kinesiologia emocional

La kinesiología emocional parte del principio de que tú eres tu cuerpo y a través de él es posible expresarnos y relacionarlos con el mundo. Al mismo tiempo, el cuerpo comunica y refleja en los demás las experiencias vitales de cada persona.

Los expertos en kinesiología actúan como facilitadores para que la persona sea capaz de identificar sus propias emociones para, posteriormente, manejarlas adecuadamente de forma que le sirvan para conseguir sus objetivos.

Kinesiología y educación

La aplicación de la kinesiologia en educación implica potenciar tanto la inteligencia kinestésica corporal como la inteligencia emocional. El objetivo es que los alumnos sean capaces de controlar y gestionar adecuadamente sus emociones ayudándose de la relajación y la expresión física o corporal.

Muchos psicólogos, pedagogos, maestros y profesores consideran que una buena parte de los problemas de las personas en general, y de los adolescentes y los jóvenes en particular, está relacionado con dificultades en la gestión de los sentimientos de las propias emociones. Otro problema es no tener la capacidad de empatizar suficientemente con los sentimientos de nuestros semejantes.

La combinación adecuada de la educación física con la emocional supone muchos beneficios, entre lo que destacan:

  • Adquirir las competencias básicas para desarrollarse y madurar adecuadamente.
  • Fijar las bases para lograr un correcto equilibrio psicológico y físico.
  • Conocer nuestro propio cuerpo y utilizarlo como forma de expresión de nuestras emociones.
  • Identificar los signos corporales y somáticos nuestro y de los demás, detectando sus implicaciones psicológicas y, de esta forma, poder ayudarles.
  • Desarrollar habilidades de autocontrol y manejo de las emociones negativas.
  • Generar y aprovechar las emociones positivas.
  • Desarrollar recursos integrales para afrontar con éxito los problemas.

La integración de la kinesiologia en la escuela

La integración en la vida académica de la enseñanza de este tipo de competencias de carácter más emocional no es fácil por la rigidez de los currículos académicos.

Una forma de conseguirlo sería desde una  perspectiva horizontal, que consistiría en la creación de asignaturas específicas, lo que sin duda entra en conflicto con la rigidez de las políticas educativas y los complicados procesos de modificación de las materias.

También se puede optar por la organización de talleres, tanto en horario escolar o como actividad extraescolar. Es un sistema interesante porque permite ofrecer formación muy concreta y específica, por ejemplo aprender técnicas de relajación o de expresión corporal.

Sin embargo, la mayoría de expertos opinan que lo más práctico y recomendable para la  integración de la gestión emocional en el ámbito académico, donde podrían incluirse los fundamentos de la kinesiología,  es hacerlo de una forma transversal. De esta manera, el maestro o profesor puede incluir aspectos emocionales en cualquier materia, incorporándolos mientras está explicando otros conceptos.