Selecciona tu país

La organización de un curso basado en las nuevas Tecnologías de la Información y  la Comunicación (TICs) exige altos grados de flexibilidad, accesibilidad, usabilidad y amigabilidad,  con el objetivo de favorecer el desarrollo de las actividades de aprendizaje, evaluación y seguimiento.

Para lograr estos objetivos resulta imprescindible adoptar métodos de diseño, modelos, herramientas y estándares para la creación y organización de escenarios virtuales de aprendizaje de calidad, que garanticen el cumplimiento de los propósitos de formación definidos en un curso virtual.

La producción de un curso virtual es una tarea compleja y rigurosa que implica el esfuerzo de un grupo de trabajo de carácter multidisciplinar que incluye: expertos en contenidos, ingenieros de sistemas, pedagogos y comunicadores sociales, entre otros.

Elementos fundamentales de un curso virtual

Antes de poner en marcha un curso virtual con sus distintas unidades de aprendizaje es fundamental definir sus elementos principales, que son los siguientes:

  • Datos generales. Donde se especifica el nombre del módulo o curso, nivel y programa académico y número de horas de formación o de créditos.
  • Propósito de Formación. Se describen las metas de aprendizaje que se desean alcanzar con los estudiantes del curso.
  • Competencias: Consiste en la especificación de las unidades y elementos de competencias, así como los criterios de evaluación.
  • Metodología. Declara el conjunto de estrategias, instrumentos pedagógicos y didácticas que dinamizarán el desarrollo de competencias de los estudiantes. La metodología expresada debe estar acorde a los fundamentos que declara el modelo  y las orientaciones pedagógicas para el desarrollo de cursos virtuales.
  • Calendario. Describe los tiempos en que se llevarán a cabo las actividades académicas y administrativas del curso.

curso virtual

Unidades de aprendizaje

Las unidades de aprendizaje son un conjunto de indicaciones dirigidas a los estudiantes en forma índice del curso para orientarlos tomando como referencia un determinado elemento de competencia. Normalmente estas indicaciones se organizan en un paquete SCORM, donde se  detalla lo siguiente:

  • Nombre de la unidad de aprendizaje. Cada unidad de aprendizaje debe identificarse con un nombre que resume el conjunto de aprendizajes que se desarrollarán.
  • Introducción. Breve presentación de algunas ideas que permiten tener una imagen general de la unidad de aprendizaje.
  • Objetivos. Descripción de forma clara los logros o resultados concretos que se esperan en el proceso de aprendizaje de una determinada unidad de aprendizaje.
  • Competencias. Elementos competenciales a desarrollar por las personas que hagan el curso.
  • Contenido. Conjunto de conceptos que se estudiarán en el curso.
  • Actividades. Ejercicios que los estudiantes deben realizar como forma de práctica y autoevaluación de los aprendizajes que van adquiriendo a lo largo del curso.

Contenido

El contenido didáctico de un curso ser articula básicamente en objetos de aprendizaje, normalmente digitales: archivos de texto, animaciones, vídeos, evaluaciones, archivos en formatos pdf, etc.

Para que un elemento pueda ser considerado un objeto de aprendizaje y  parte de un contenido didáctico debe estar compuesto por el contenido y por meta-información o metadatos que describan sus características, los cuales han de estar especificados a través de un estándar.