Cómo ser profesor de universidad
Educación

Cómo ser profesor de universidad en España

Equipo de Expertos en Educación

La labor docente atrae a muchos estudiantes. Para un buen número, impartir clases en una facultad es su máxima aspiración. Pero ¿cómo ser profesor de universidad? Sin duda, una pregunta muy habitual que en la Universidad Internacional de Valencia (VIU) queremos responder con todo lujo de detalles.

Los diferentes tipos de profesores universitarios

Para encontrar los diferentes tipos de profesores universitarios que existen en nuestro país debemos recurrir a la ley de universidades (Ley Orgánica 4/2007, que modifica a la Ley Orgánica 6/2001). En concreto, hablamos de:

  • Ayudantes. Se trata de estudiantes que se encuentran realizando estudios de doctorado. Durante el transcurso, es necesario que complementen su labor investigadora con la docente. Únicamente pueden estar contratados con carácter temporal. Estos contratos tienen una duración de entre 1 y 5 años y pueden prever la realización de este tipo de labores por un máximo de 60 horas.
  • Profesores ayudantes. En este caso ya no hablamos de estudiantes, sino de personas que han obtenido el título de doctorado. Sin embargo, también compaginan la docencia con la investigación. Para trabajar en las universidades públicas es necesario que cuenten con una evaluación positiva por parte de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). Sus contratos son de entre 1 y 5 años también, pero no tienen limitación de horas.
  • Profesor contratado. Sus funciones son prácticamente idénticas a las de los profesores ayudantes. También se les exigen los mismos requisitos. Sin embargo, cuentan con un contrato indefinido. Suele ser el paso natural posterior a trabajar como profesor ayudante.
  • Profesores asociados. Compaginan la actividad docente con un trabajo fuera de la universidad. El objetivo es que aporten conocimientos con un carácter más práctico que teórico. Suelen estar vinculados a la facultad mediante contratos trimestrales, semestrales o anuales que deben ser renovados por el mismo período de tiempo tras extinguirse.
  • Profesores visitantes. No pertenecen a la propia universidad, sino a otra dentro del ámbito nacional o internacional. Sin embargo, son invitados para impartir sus conocimientos durante un período de tiempo determinado en otro centro.
  • Profesores eméritos. Los profesores jubilados que hayan prestado una serie de servicios especialmente destacados en el ámbito universitario pueden seguir ejerciendo su profesión. Es la última etapa de sus carreras.

También debemos hablar de los profesores sustitutos interinos. En concreto, quedan vinculados a la universidad mediante un contrato temporal de sustitución que, en muchos casos, tiene derecho de reserva del puesto. Sus características hacen que no sea necesario ser doctor para ejercer como docente.

Por su parte, el actual Gobierno de España se encuentra trabajando en la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario. En el texto se prevé la creación de dos nuevas figuras docentes, que son:

  • Profesor permanente laboral. Pretende unificar las figuras de profesores ayudantes y profesores contratados. ¿El motivo? La última reforma laboral dio prioridad a la contratación indefinida. Un precepto que se quiere llevar también al ámbito académico de máximo nivel.
  • Profesor distinguido. El objetivo de la creación de esta figura es atraer talento internacional de máximo nivel. Estará sujeto a contratos de tres años como máximo y verá mejoradas las condiciones establecidas para los profesores visitantes.

¿Cuánto tiempo se tarda en llegar a ser profesor universitario?

Cualquier persona que quiera ser profesor universitario necesita realizar una fuerte inversión de formación en educación. Sobre todo, en términos de tiempo. Estos son los requisitos académicos que debe cumplir:

  • Obtener un título de grado universitario (cuatro años, como mínimo).
  • Realizar un máster (uno o dos años, según el tipo). Puede ser un máster en Dirección de Centros Educativos, de Formación del Profesorado o cualquier otro que tenga que ver con su especialidad.
  • Llevar a cabo un doctorado (entre tres y cinco años trabajando a tiempo completo).

Todo esto, en el mejor de los casos, implica ocho años de dedicación. En el peor, once años. Sin embargo, los requisitos no terminan ahí. También es necesario impartir, como mínimo, 60 horas de clases durante el desarrollo de la labor investigadora. Además, es necesario acumular méritos (publicaciones en medios destacados, participación en congresos y ponencias, etc.).

Lo normal es que, para que un estudiante recién titulado de bachillerato llegue a ser profesor de universidad, tenga que invertir unos quince años de su vida.

¿Es necesario hacer una oposición para ser profesor de universidad?

No necesariamente. Sin embargo, es la única forma de acceder a las condiciones de un funcionario. Las diferencias entre un profesor contratado y uno que cuente con esta consideración son muy importantes, sobre todo, en el ámbito económico.

No obstante, las oposiciones para profesores universitarios no tienen nada que ver con las necesarias para trabajar en colegios o institutos. Se convocan por cada universidad según sus necesidades y constan de dos etapas:

  • Méritos. En este punto se evalúa el currículum del candidato. Esto supone el 60 % de la nota final.
  • Defensa. El otro 40 % depende de una presentación realizada por el docente ante un tribunal en sesión pública.

En caso de superar la prueba, el profesor pasa a ostentar el rango de titular o de catedrático, según el caso. Para hacernos una idea, el suelo de los docentes que alcanzan este grado, según su antigüedad, oscila mensualmente entre los 3000 y los 6000 euros.

En cualquier caso, no importa si nos preocupa cómo ser profesor de universidad en Madrid o cualquier otra ciudad de España. Aunque cada universidad convoque las plazas según sus necesidades, el proceso de oposición es el mismo en todos los casos.

Cómo ser profesor asociado de universidad

Los requisitos para ser profesor asociado en una universidad son los mismos que hemos comentado anteriormente. Sin embargo, para alcanzar el puesto, es necesario demostrar que se cuenta con una experiencia laboral interesante y que se está trabajando en ese momento.

Tengamos en cuenta que la labor de estos docentes es dar un soplo de aire fresco a los contenidos mediante la aplicación de sus conocimientos prácticos. Además, es un trabajo de carácter temporal diseñado para compaginarse con otras actividades.

Por su parte, también es interesante contar con el máster CAP, es decir, con el destinado a la formación del profesorado. En él se imparten conocimientos muy útiles a la hora de dar clase a jóvenes y adultos.

El sueldo de un profesor universitario

Muchas de las personas que se plantean cómo ser profesor de universidad en España lo hacen pensando en que se trata de un buen puesto de trabajo. Sin embargo, el estatus que se tenga marca mucho el salario, como vamos a ver a continuación:

  • Profesores asociados. Trabajan a tiempo parcial y, generalmente, tienen un sueldo que ronda los 400 o 500 euros al mes. Lo normal es que complementen esta actividad con otra en una empresa privada.
  • Profesores ayudantes. Su salario bruto ronda los 25 000 euros al año.
  • Profesores contratados. Superan ligeramente los 31 000 euros, lo que supone unos 2000 euros de media al mes.
  • Profesores titulares y catedráticos. Como hemos dicho antes, cobran entre 3000 y 6000 euros mensuales.

Un apunte. El sueldo de los profesores de las universidades públicas en España está definido por tres conceptos: base, categoría y antigüedad. Esta última marca una serie de incrementos con el paso de los años. De este modo, un profesor contratado empieza ganando unos 31 000 euros brutos, pero en diez años puede situarse fácilmente por encima de los 45 000 euros.

Qué ocurre con la universidad privada

Por lo general, cuando se piensa en cómo ser profesor de universidad en Sevilla o cualquier otra ciudad española, se suele pensar en la enseñanza pública. Sin embargo, también existen centros privados capaces de ofrecer las mismas titulaciones y que cuentan con un grado de prestigio igual o superior. VIU es un magnífico ejemplo de ello.

Es cierto que la ley de universidades establece una serie de requisitos que los centros privados deben cumplir. Por ejemplo, el 50 % de sus plantillas deben contar con el título de doctor. Asimismo, el 60 % ha de disponer también de una evaluación positiva por parte de la ANECA.

Sin embargo, es posible ser profesor en una universidad privada sin tener un doctorado ni dicha evaluación. La razón principal es que la ley da libertad a este tipo de centros para la contratación de su personal docente. Es decir, les brinda la posibilidad de establecer los requisitos que estimen oportunos.

Esto tiene sus pros y sus contras. Por ejemplo, para un alumno brillante o con éxito profesional, el proceso para ser profesor universitario será más corto. Además, tendrá la posibilidad de negociar la remuneración con el centro sin ceñirse a lo dictaminado por la ley de universidades.

En definitiva, esto es todo lo que hay que saber en torno a cómo ser profesor de universidad en nuestro país. Un proceso que conlleva bastantes años de esfuerzo y dedicación, pero que brinda un magnífico futuro laboral tanto en términos de salario como de satisfacción personal al investigar y formar a nuevos profesionales. En VIU ayudamos cada año a muchos alumnos a alcanzar este objetivo. ¿A qué esperas para convertirse en uno de ellos?

Solicitar información

Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U., tratará sus datos personales para contactarle e informarle del programa seleccionado de cara a las dos próximas convocatorias del mismo, siendo eliminados una vez facilitada dicha información y/o transcurridas las citadas convocatorias.

Ud. podrá ejercer los derechos de acceso, supresión, rectificación, oposición, limitación y portabilidad, mediante carta a Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U. - Apartado de Correos 221 de Barcelona, o remitiendo un email a [email protected]. Asimismo, cuando lo considere oportuno podrá presentar una reclamación ante la Agencia Española de protección de datos.

Podrá ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos mediante escrito dirigido a [email protected] o a Grupo Planeta, At.: Delegado de Protección de Datos, Avda. Diagonal 662-664, 08034 Barcelona.