Selecciona tu país

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico que a medida que evoluciona produce una incapacidad progresiva como consecuencia de la destrucción de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra. El Parkinson tiene varios síntomas: temblor en reposo, bradicinesia, rigidez e inestabilidad postural.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

Síntomas del Parkinson

Tal y como hemos comentado en el apartado anterior, la enfermedad de Parkinson tiene diversos síntomas, sin embargo, la bradicinesia es el síntoma definitorio de la enfermedad. A continuación, vamos a ver con detalle cada uno de los síntomas.

Temblor en reposo

En las primeras fases de la enfermedad el 70% de los pacientes sienten un ligero temblor en la mano, en el pie y, en algunos casos en la mandíbula o en la cara. El temblor supone un movimiento de oscilación y suele aparecer cuando los músculos están relajados o en reposo.

Es decir, la parte del cuerpo que se ve afectada tiembla cuando no está ejecutando ninguna acción. Por lo general, el temblor se detiene cuando la persona comienza a realizar una acción. A medida que la enfermedad progresa, el temblor se puede extender al otro lado del cuerpo.

Bradicinesia

La expresión bradicinesia significa movimiento lento y, tal y como decíamos anteriormente, es un elemento característico del Parkinson. Por otro lado, implica una reducción del movimiento, de la expresividad de la cara y entorpece los movimientos repetitivos.

La bradicinesia dificulta al enfermo de Parkinson la realización de tareas cotidianas como abrochar una camisa, cortar la comida con un cuchillo o cepillarse los dientes. Además, los enfermos caminarán con pasos lentos y, en ocasiones, arrastrando los pies y verán afectada el habla.

Rigidez

La rigidez que produce el Parkinson ocasiona falta de flexibilidad en extremidades, cuello y tronco. La rigidez afecta a los movimientos y el enfermo siente opresión en el cuello, en el hombro y en la pierna.

La rigidez que provoca el Parkinson es incómoda para los enfermos y en algunos casos puede producir dolor.

Inestabilidad postural

Las personas que padecen Parkinson tienden a ser inestables cuando están en una posición vertical, ya que pierden los reflejos para mantenerse erguidos. Por lo tanto, se produce una pérdida de equilibrio de forma que la persona puede caerse si se la empuja ligeramente.

 

Nuevas tecnologías aplicadas al Parkinson

Las nuevas tecnologías no solo han favorecido la elaboración de fármacos más eficaces para el tratamiento del Parkinson sino que han facilitado la investigación y, sobre todo la mejora de la calidad de vida de los enfermos.

Para los problemas de habla que pueden derivar de la bradicinesia se pueden utilizar sistemas digitales de salida de voz, mensajes de voz grabados o mecanismo de biofeedback con microordenador portátil.

El grupo de la Universidad Politécnica de Madrid denominado Life Supporting Technologies trabajó en el desarrollo de aplicaciones móviles que se combinan con redes de sensores portátiles, lo que permite monitorizar a los pacientes de Parkinson de forma continua para poder elaborar un perfil personalizado de cada enfermo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia