Selecciona tu país

Dicen que cada maestro tiene su librillo y en la terapia psicológica podríamos decir que cada psicólogo tiene su modelo teórico. Y distinguir el enfoque (o los enfoques) que adopta cada profesional no carece de importancia; va a implicar una forma de ver los problemas psicológicos, de evaluarlos y de tratarlos.

Creer que la ansiedad de una persona se debe a un trauma acontecido en la infancia, o por el contrario, a respuestas desadaptativas condicionadas a determinados estímulos, implica la aplicación de una terapia psicológica diferente en cada caso.

Los modelos teóricos y metodológicos en los que se basa la terapia psicológica son muchos, pero una gran mayoría bebe de los modelos clásicos, esos que llegaron a la categoría de paradigma y de los cuales en este artículo te vamos a hablar.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Terapia psicológica: del psicoanálisis al humanismo

Psicoanálisis: defendido con igual fervor que con el que se le ataca, no hay dudas de que este paradigma psicológico impulsado por el austriaco Sigmund Freud ha marcado la historia de la psicología y, en buena medida, la historia del arte.

Desde el psicoanálisis se considera que la génesis de los desequilibrios psicológicos hay que entenderla en las experiencias del sujeto, que incluye su nacimiento, las relaciones con sus padres en la infancia, la sexualidad y otros eventos vitales que inconscientemente marcan una forma de sentir y actuar.

El objetivo de la terapia psicoanalítica es hacer consciente las motivaciones y los significados inconscientes del sujeto. Para ello se vale de su técnica más conocida, la asociación libre, mediante la cual se estimula a la persona a expresar libremente todo lo que venga a su mente. El psicoanálisis clásico, no obstante su importancia en la historia de la psicología, como método de terapia psicológica tiene un gran inconveniente: implica años de sesiones frecuentes de psicoanálisis.

Conductismo: si en el psicoanálisis las razones de la conducta de la persona había que buscarlas en experiencias del pasado, el conductismo clásico no busca en ese pasado, de hecho, apenas si busca causas. Su objeto de estudio es la conducta observable, porque todo lo demás no es susceptible de medirse científicamente.

La terapia psicológica conductista da un papel fundamental al aprendizaje en el desarrollo de las conductas tanto anormales como normales. Las conductas son aprendidas y por tanto, se pueden desaprender o aprender nuevas conductas más adaptativas. Pioneros de esta corriente son los científicos John Broadus Watson y Burrhus Frederic Skinner, quienes sostuvieron sus postulados en los descubrimientos del fisiólogo ruso Ivan Petrovich Pavlov.

En el conductismo la persona tiene un papel muy activo en la terapia y lo común es que deba realizar independientemente actividades que forman parte del proceso terapéutico.

Psicología cognitiva: para el cognitivismo no solo importa lo que hacemos, sino cómo pensamos y cómo los pensamientos disfuncionales nos llevan a conductas anómalas. Desde esta corriente se busca conocer los constructos cognitivos del mundo que tiene la persona y cambiarlos para generar bienestar. Si cambias cómo piensas, cambiarás cómo te sientes, parecen decirnos desde este enfoque.

La simbiosis entre conductismo y cognitivismo dio como resultado una de las corrientes psicológicas más sólidas en la actualidad: el enfoque cognitivo-conductual.

Humanismo: muchos cuestionan sus resultados, pero pocos niegan que el humanismo es un enfoque inspirador. Como corriente psicológica fue impulsada por figuras como Carl Rogers y Abraham Maslow. Ve en el hombre un ser capaz de tomar decisiones racionales y desarrollar su máximo potencial. El humanismo cree en el hombre y su capacidad innata para crecer, no huye de la subjetividad humana como objeto científico, sino que la abraza y realza.

Desde la terapia psicológica humanista el terapeuta no es una figura de autoridad, sino que tiene una relación cercana con su cliente ayudándole a ser más consciente de sí mismo, más responsable y a alcanzar nuevos escalones en su autodesarrollo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia